×
×
Red Internacional

Reproducimos a continuación la participación de Mariana Morales, docente de la UNAM, participante del movimiento #UNAMNoPAGA e integrante de la Agrupación Desde las Bases STUNAM en la conferencia de prensa realizada frente a la SEP "Por un regreso seguro"

Viernes 9 de julio | 20:18

A las comunidades educativas: estudiantes, docentes y trabajadores 
A quienes están al frente de las familias 
A la Rectoría de la UNAM 
A las y los trabajadores del STUNAM
A la opinión pública

Docentes junto a estudiantes, construimos en los meses recientes el “Movimiento UNAM no paga”, visibilizando y denunciando el régimen de contratación eventual que mantiene al 75% de los docentes de la UNAM en condiciones de precarización con salarios que representan una tercera parte del poder de compra en 1977 (CAM, 2021) y sin estabilidad laboral.

Sabemos que esta estructura laboral está soportada por un sindicato patronal, AAPAUNAM, y por la misma estructura antidemocrática de la UNAM que como en otras universidades del país, no es representativa ni de los estudiantes, ni de los docentes, ni de los trabajadores y son quienes deciden cómo gastar el presupuesto, quiénes son contratados y quiénes no, así como preservar sus privilegios por encima de la comunidad universitaria.

Contra el movimiento, la burocracia dorada y el conjunto de las autoridades están ejerciendo represión con despidos a docentes de la FES Acatlán, los cuales en su mayoría son mujeres y, levantando actas administrativas y reduciendo materias como medida de aleccionamiento contra quienes han alzado la voz contra la precarización, exigiendo los pagos adeudaos, basificación, estabilidad laboral y salarios acordes a la canasta básica y la inflación. Así mismo, las autoridades buscaron por todas las vías desarticular el movimiento infiltrándose en las asambleas e imponiendo recalendarizaciones que rompieron los paros.

Como docentes también hemos visto reducidas drásticamente las aulas virtuales, pues muchos estudiantes se han visto obligados a abandonar la escuela y trabajar producto de la crisis económica que golpea a miles de familias en México, dejándolos sin el derecho a la educación.

La actual situación que vivimos en la UNAM, sabemos que no es una situación aislada puesto que la pandemia agudizó la crisis educativa que tiene décadas agravándose con una política que mercantilizó la educación y con hoy tiene como consecuencia a nivel superior 12 universidades en quiebra, docentes que son contratados de manera eventual en todo el país y con salarios que no cubren la canasta básica y violación de los CCT y de los derechos laborales.

Como en la UNAM, también los despidos se han dado en otros sectores: son los profesores de la UACM, las trabajadoras del IEMS, Conalep, lxs trabajadorxs de General Motors Silao y en Sutnotimex que lleva más de 500 días en huelga. A esto se suman los más de 4 millones de despidos que se han dado en la pandemia (INFONAVIT, 2021) y los recortes salariales a miles de trabajadoras y trabajadores.

Para el sector educativo en el actual gobierno prevalece un política de austeridad, pues sólo basta ver que se destina mayor presupuesto del PIB para mantener a la Guardia Nacional y a los cuerpos policiacos que para la educación. Aunado a ello, no ha resuelto ninguno de las luchas en curso, avalando los despidos y las bajas salariales.

Por todo ello como docente de la UNAM, participante del "Movimiento UNAM no paga" e integrante de la Agrupación Desde las Bases STUNAM, ante el regreso a los centros de estudio y de trabajo, exigimos que existan las condiciones mínimas de salud, higiene y limpieza para considerar un regreso seguro a clases: agua potable, jabón, personal médico suficiente, una cantidad adecuada de estudiantes por aula, que se rehabiliten los espacios, entre otros. Todo aquello que garantice un retorno de manera responsable y que resguarde la integridad y la salud de toda las comunidades educativas y de su entorno.

Pensamos que sólo la más amplia unidad y coordinación de las luchas en curso, entre ocupados y desocupados, entre sindicalizados y no sindicalizados, docentes, estudiantes, trabajadores con independencia política del gobierno y de de los empresarios, así como la acción efectiva y en las calles de los sindicatos que se reivindican democráticos como el STUNAM y la UNT, lo cual implica romper con la tregua que mantienen con el gobierno de la 4T, son pasos necesarios para reinstalar a todas y todos los despedidos, para conquistar basificación y derechos laborales plenos, un aumento salarial que este acorde a la canasta básica y a la inflación, así como un aumento al PIB en educación y salud.

¡Las y los maestros luchando también estamos enseñando! ¡Resolución inmediata a las demandas de las y los docentes y estudiantes de la UNAM y de todos los conflictos en curso!




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias