×
×
Red Internacional

El pasado 4 de septiembre se hizo pública la actualización del manifiesto de la Agrupación Juvenil Anticapitalista, presentamos a continuación algunas impresiones de las y los asistentes.

Martes 14 de septiembre | 23:57

Jóvenes de entre 16 y 28 años de edad nos dimos cita este sábado 4 de septiembre, para poner a discusión el rumbo que el sistema capitalista impone a nuestro planeta y a la población pobre y trabajadora. Sabemos que no es el ser humano en abstracto el responsable de la catástrofe ambiental, así como tampoco creemos que “el hombre es el lobo del hombre” como lo quieren hacer creer los grandes empresarios y sus agentes ideológicos.

Nos definimos anticapitalistas y socialistas, y por ello discutimos la presentación del Manifiesto de la Agrupación Juvenil Anticapitalista. Este relanzamiento de la agrupación generó atrajo nuevos compañeros y compañeras, porque sabemos que la lucha clave para avanzar hacia otro tipo de sociedad, tiene que ser contra el orden actual de las cosas, no podemos mantener el rumbo en una dirección que favorece solo a los grandes empresarios.

Las, les y los jóvenes que nos reunimos comprendemos que el cambio climático, la barbarie hacia donde avanza la humanidad, las grandes desigualdades y las principales opresiones que vivimos son una expresión propia del período que corresponde al sistema capitalista. Por ejemplo, el cambio climático, es una consecuencia directa del modo de producción capitalista, que desde hace al menos dos siglos tienen un carácter global.
Te puede interesar: La lucha de la juventud frente a la catástrofe ambiental

Esta simple deducción lógica rompe la idea de que “el ser humano acaba con el planeta”, falso en todo sentido, aunque para poder pensar en una relación distinta con los medios y formas de vida en el planeta, hay que cuestionar la lógica depredadora y de "dominio sobre" la naturaleza que tan extendida esté entre la población. Pero ante todo, son los intereses de los capitalistas, las principales economías globales -las que al necesitar de materias primas y de mercados para vender sus productos- saquean nuestros suelos, abaratan y explotan nuestra fuerza laboral; son ellos mismos quienes se apoyan en la opresión de género, etnia o de nacionalidad para mantenernos divididos y así, garantizar su frágil equilibrio.

Te puede interesar: La juventud y la pelea por el arte y la cultura

Quienes asistieron mostraron un gran interés hacia el Manifiesto, podemos leer algunos comentarios como:

“Me parece muy innovadora, creó que tiene ideas muy frescas que se ocupan poner en práctica.”

[El Manifiesto] “Visualmente es hermoso, llamativo y bastante ilustrativo. La información sintetizada, concreta y exponiendo las problemáticas principales de la actualidad que nos atraviesan a todxs.”

Te puede interesar: Por nuestro derecho a la educación, ¡que nadie quede fuera!

Pero no solo encontramos expresiones afirmativas sobre el manifiesto, también hubo asistentes que llaman a los jóvenes que viven una vida precaria, a los que se les excluye de la educación, a quienes tienen que laborar con salarios bajos y muy bajos, a sumarse a la Agrupación, a organizarse en clave anticapitalista.

“Que se sumen a la agrupación Anti-capitalista, porque es el momento del cambio.”

“Organizarse y luchar de manera colectiva es la clave para vencer al monstruo de tres cabezas del capitalismo.”

“Que es posible un mundo diferente, pero necesitamos construir, todos juntos, derribando el existente.”

“Que no se dejen engañar con promesas vacías, que sus condiciones precarias no son porque "no le echan ganas" sino que son víctimas de un sistema inhumano. Y así como son víctimas, pueden ser agentes de cambio luchando.”

Somos las, les y los jóvenes que no tenemos trabajos estables, que no sabemos si tendremos un retiro digno en nuestra vejez, ni aguinaldo, los que sistemáticamente estamos excluidos de la educación pública superior si venimos de sectores marginales o pobres; somos los que en la llamada “Cuarta Transformación” fungimos el rol de ser un número más en las largas estadísticas de “rotundos éxitos” o ddaños colaterales" de la violencia y del virus.

Nos dicen que somos el futuro, pero nos niegan el presente. Pero somos parte de la misma generación de jóvenes que salieron a las calles en Chile, Colombia o Ecuador a darle vuelta a todo, a decir que no aceptamos ser víctimas sumisas de la maquinaria capitalista, también somos quienes le plantamos cara al Estado burgués y decimos no a sus ajustes, a sus desigualdades, a sus guerras.

Compartimos estas palabras con los lectores y con quienes no pudieron asistir a la presentación del manifiesto, queremos invitarlos a conocernos, a tener un espacio político para organizarnos y luchar por el futuro que deseamos.

Te puede interesar: El futuro que desamos es el presente por el que luchamos




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias