×
×
Red Internacional

Los funcionarios de la 4T en el Conacyt, encabezados por Álvarez-Buylla, buscan imponer una elección exprés de comisiones dictaminadoras, un manejo poco transparente en el marco de las críticas y malestares que ha generado esta administración.

Miércoles 23 de junio | 21:34

Mediante un proceso sumario, la dirección del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), encabezada por Elena Álvarez-Buylla, busca elegir de forma exprés a quienes integrarán las comisiones dictaminadoras del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), sin dar aviso con tiempo a los más de 33 mil investigadores que son parte de este sistema y quienes son los encargados de votar esas comisiones. La convocatoria se lanzó ayer, martes 22 de junio, para que la votación se realice de inmediato y el próximo martes 29 del corriente mes comiencen a evaluar, lo que ocasionó un gran malestar en la comunidad y en respuesta se extendió dicha convocatoria hasta el 24 de junio, lo que resulta más una burla que una corrección de mal manejo.

En primer lugar, hay que decir que una semana no es suficiente tiempo para evaluar los perfiles de forma seria, ya que se requiere tiempo si se pretenden un trabajo científico realizado por un investigador, y en este sentido, los miembros del SNI también señalaron que la plataforma fue abierta cinco días antes estando desordenada y con múltiples fallas técnicas, siendo muy problemático porque “El procedimiento se presta a que esté lleno de discrecionalidad”, tal como señaló Olivia Gall, investigadora de la UNAM e integrante del SNI, en los medios de comunicación.

Entonces ¿Qué busca la dirección de Conacyt?

Para continuar con el análisis, es importante explicar que, una comisión dictaminadora es una organización compuesta por funcionarios, en este caso académicos, que evalúan el trabajo del resto de los investigadores en las mismas áreas de estudio para establecer si reúnen los méritos para recibir los estímulos del SNI. Por supuesto, esto es en lo formal, pero, en la vía de los hechos, el Conacyt es el principal organismo del Estado diseñado para crear y profundizar las desigualdades entre los académicos, y de eso se tratan los estímulos para la investigación.

Te puede interesar: CONACyT profundiza la elitización de los apoyos académicos

El Conacyt, de por sí, se encarga de implementar los esquemas capitalistas de producción del conocimiento, es decir, dice cuáles proyectos de investigación son productivos y cuales no, en la lógica de las empresas privadas, las cuales tienen injerencia en estos proyectos para beneficiarse de ellos; ahora el problema se vuelve peor porque se están convirtiendo los recursos de la investigación científica en un medio para premiar funcionarios públicos que poco tienen que ver con la producción científica.

Recordemos el caso de Alejandro Gertz Manero, fiscal general de la república, que durante años trató de ser parte del SNI, pero fue rechazado por no cumplir con los criterios para ser acreditado, precisamente porque las comisiones dictaminadoras anteriores le decían que: “es escaso el aparato crítico de sus productos, además de presentar deficiencias elementales en el manejo de la técnica de investigación documental”.

Hoy, este fiscal, mediante una resolución a modo para favorecerlo, está en el SNI III, a eso se suma que el nuevo reglamento permite a los académicos con licencia y que ejercen como funcionarios públicos en altos cargos, cobrar los recursos del SNI aún sin realizar actividades de investigación, dejando a la vista que se usa gran parte del presupuesto para sostener y favorecer a la alta burocracia, mientras se empobrece el desarrollo científico del país y se mantiene la precarización de todos los sectores educativos, entre ellos, decenas de miles de profesores de asignatura.
La naturaleza de la elección

La realidad es que todos estos son indicios que muestran que la elección sumaria de nuevos miembros para las comisiones dictaminadoras, son una maniobra para imponer investigadores afines a la línea de Álvarez-Buylla, que le den los resultados que ella quiere en su calidad de funcionaria de la 4T, y también hacer parte del SNI a personajes como Gertz Manero.

Ante esta realidad, es más necesaria que nunca la reorientación científica y productiva del Conacyt, lo que implicará una gran lucha por la democratización del sistema universitario y de investigación bajo la gestión de sus trabajadores y estudiantes, incluyendo a sus académicos de conjunto.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias