×
×
Red Internacional

Desde la primera línea. Francia: Cuatro muertos en dos semanas a causa del trabajo en la ola de calor

Tiempo estimado 7:12 min


El 18 de julio, un trabajador murió en una obra en construcción después de trabajar en una plataforma. Según la agencia Public Health France, sería el cuarto trabajador en dos semanas muerto a causa del trabajo en plena ola de calor. Si bien las muertes obreras y los accidentes laborales son la menor de las preocupaciones del gobierno de Macron y los patrones, se vuelve vital imponerles acuerdos laborales.

Viernes 5 de agosto | Edición del día

Este año, las olas de calor se suceden. Si bien solo las ganancias de los patrones dictan la organización del trabajo, la actividad en el calor es en particular dura y peligrosa, incluso fatal. El lunes 18 de julio, un trabajador de 43 años murió en la obra en construcción de la plataforma logística de Lidl en Châtelaudren-Plouagat en Morbihan. Éste trabajaba a pleno sol en un cesto telescópico. Presa de una sensación de incomodidad, sus compañeros lo bajaron al suelo, pero a pesar de sus cuidados y antes de la llegada de los bomberos, murió de un paro cardíaco.

Esta tragedia sería la cuarta muerte en el trabajo en dos semanas provocada por la ola de calor de julio según el sistema de inspección del trabajo que informa de sus análisis a la Agencia de Salud Pública de Francia. En 2020 en Francia, 12 personas fueron víctimas de su trabajo en condiciones abrasadoras. De hecho, la exposición al calor puede tener múltiples efectos en los organismos: deshidratación, hipertermia, taquicardia,... que pueden provocar malestar grave o síntomas neurosensoriales como confusión o delirios. propicio para accidentes. Y, sobre todo, puede revelar o agravar patologías preexistentes.

Por tanto, la actividad en el calor no sólo pone en peligro el cuerpo sino que aumenta la probabilidad de accidentes laborales: en España el calor extremo podría causar cerca del 3% de los accidentes laborales, es decir, aproximadamente 500.000 incidentes al año. A escala mundial, un estudio concluye del análisis de 22 millones de accidentes que un aumento de temperatura de 1°C por encima de las temperaturas medias de referencia supondría un aumento del 1% en el riesgo de accidentes profesionales, y que estos riesgos aumentarían en 17% durante las olas de calor.

Este problema de salud pública de los trabajadores es la menor de las preocupaciones del gobierno y de los empresarios. En Francia, el Código Laboral no impone ningún límite de temperatura por encima del cual el empleador ya no pueda hacer trabajar a los empleados. Legislación que es particularmente propatronal mientras que los topes de temperatura existen en otras partes de Europa, como en Bélgica, donde el trabajo físicamente exigente está prohibido por encima de los 22 °C o en Hungría y Eslovenia, donde el trabajo se detiene cuando las temperaturas superan los 27 y 28 °C. El 25 de julio, la Confederación Europea de Sindicatos (CES) abogó por la adopción de una ley que estableciera una temperatura máxima en el trabajo en el continente.

Sin embargo, en manos del gobierno francés no hay garantía de que estas reglas se apliquen y las medidas de mitigación y acomodación laboral implementadas son a menudo ridículas e inadecuadas, si es que existen. Un agente de la RATP (Régie autonome des transports parisiens) declaró: “Hace un año, la RATP dejó de darnos botellas de agua. Pero si no lo olvidamos, se acabó... De hecho, hay una ‘nota de calor alto’ de 28°C, que se supone que nos dará más tiempo para los maquinistas en la terminal. El problema es que muchos reguladores no transmiten la información y que no se aplica lo suficiente “La ola de calor a veces es incluso un pretexto para justificar las ofensivas patronales, como con la instauración del Día de la Solidaridad con las Personas Mayores y Discapacitadas tras la ola de calor de 2003. Además de hacer pagar a los trabajadores y no a los patrones con una jornada de trabajo no remunerada, esta jornada sirvió más bien para llenar los vacíos en la seguridad social y ofrecer horas de trabajo gratuitas a los empresarios que otra cosa.

A medida que la crisis ecológica se profundiza, trayendo consigo un aumento de las olas de calor, y dado que la Organización Mundial de la Salud considera que la temperatura óptima de trabajo está entre 16 y 24°C, la adecuación de las condiciones laborales se convierte en una prioridad ante el calor y la terquedad de los empresarios por mantener la actividad a toda costa.

Un primer paso en esta dirección podría consistir en el uso colectivo del derecho de desistimiento durante períodos de olas de calor para imponer ajustes, en particular, las temperaturas máximas.

En pleno apogeo de la epidemia de Covid, los trabajadores se movilizaron haciendo uso de este derecho ante condiciones laborales peligrosas, como lo explica Gaetan Gracia, activista de Revolución Permanente y CGT-AHG en la subcontratación aeronáutica: “Lo más importante para nosotros era romper la lógica individual del derecho de desistimiento y tratar de adoptar una lógica colectiva en la medida de lo posible. Individualmente, frente a tu empleador, eres débil, pero colectivamente tienes más confianza y tienes más poder. Y por eso nuestro plan de batalla preveía una Asamblea General en la que todos juntos pudiéramos ejercer nuestro derecho de retiro e ir colectivamente a informar al patrón. Da fuerza, corta el césped a todo intento de intimidar de la dirección…”

Sin embargo, este derecho de desistimiento queda limitado a una herramienta de presión porque deja en manos de los patrones la elección de las modalidades para la reanudación del trabajo. Ante la proliferación de olas de calor, que se están convirtiendo en un verdadero peligro recurrente en muchos sectores, se hace necesario imponer a los empresarios medidas adaptadas a cada sector. Para eso, deberán ser elaborados por los propios trabajadores y sólo podrán arrancarse de los patrones por medio de la huelga. La gestión por los propios trabajadores de estas disposiciones es la única garantía de que son adecuadas: el conocimiento de las condiciones de trabajo y de las especificidades de cada puesto permite a los trabajadores determinar las modificaciones técnicas o adaptaciones de ritmos necesarias.

El 20 de julio, los carteros de Hérault celebraron una jornada de huelga mixta con el ejercicio del derecho de desistimiento contra la realización de rondas de distribución de correo en las horas más calurosas, y por horarios de trabajo adaptados. El año pasado, cuando Estados Unidos atravesaba una ola de calor excepcional, los trabajadores de restaurantes se declararon en huelga ante el alto calor en las cocinas y la falta de medios para hacerle frente. Son ejemplos a seguir para evitar que los empleadores maten a más trabajadores exponiéndolos deliberadamente a altas temperaturas.

Traducción para La Izquierda Diario: redacción. Puedes leer la versión original de la nota en Revolution Permanente, la edición francesa de la red internacional de la Izquierda diario.





Temas relacionados

Mundo obrero internacional   /    Ola de calor   /    Condiciones de trabajo   /    Francia

Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias