×
×
Red Internacional

Votación.Estados Unidos: abrumadora victoria del derecho al aborto en el referéndum de Kansas

Tiempo estimado 5:46 min


Un enorme rechazo al antidemocrático fallo Dobbs, que pasó a los estados la definición sobre el elemental derecho. Fuerte revés para el Partido Republicano.

Miércoles 3 de agosto | 12:03

Los kansanos eligieron proteger el derecho al aborto en su estado. Sí, Kansas, un estado profundamente rojo (republicano) donde Trump ganó por más de 15 puntos porcentuales en las últimas elecciones, ha votado proteger el derecho al aborto.

Kansas tiene un historial de violencia contra los proveedores de abortos, que incluye el asesinato del médico abortista George Tiller en 2009. Sin embargo, la votación no estuvo ni siquiera cerca para los antiderechos. El 59 % de los votos fue a favor del derecho al aborto y un 41% en contra, un amplio margen con una enorme participación del electorado.

En medio del caos distópico que es el mundo post-Roe (el fallo que protegía el derecho al aborto en todo el país derogado por el fallo Dobbs), los legisladores de Kansas intentaron pasar por encima de los kansanos, realizando un referéndum en medio del verano, durante unas primarias mayoritariamente republicanas, apostando a la baja participación para conseguir derogar la protección constitucional del estado para el derecho al aborto.

La derogación habría garantizado con toda seguridad que la derecha de la legislatura del estado de Kansas, que tiene una supermayoría republicana, siguiera los pasos de estados vecinos y promulgaran una prohibición casi total del aborto. Actualmente, mujeres de Texas, Oklahoma, Missouri y otros estados deben viajar a Kansas para realizar la interrupción voluntaria del embarazo.

El resultado en Kansas es una manifestación de lo que dicen las encuestas de opinión pública. La mayoría de la población, tanto republicana como demócrata, no está de acuerdo con la prohibición total del aborto. La mayoría de la gente en Estados Unidos cree que el fallo del caso Roe v. Wade debería haberse mantenido.

Es un rechazo a la sentencia antidemocrática del Tribunal Supremo, y es un rechazo de un número sorprendentemente grande de votantes. De hecho, la gente hizo fila durante horas, algunas hasta altas horas de la noche y después del cierre oficial de las urnas, para poder votar. Aunque también se trataba de primarias de candidatos, muchos acudieron a votar sólo para defender el derecho al aborto, ya que los votantes registrados como "no afiliados", que constituyeron un componente importante de la masiva participación, no podían votar por ningún candidato que se presentara como demócrata o republicano.

En muchos de los estados vecinos de Kansas se ha prohibido el aborto. Ya se impuso la prohibición total en siete estados, prohibición a partir de las seis semanas en cuatro estados y prohibición después de 15 semanas en dos estados. Muchos estados ni siquiera incluyen excepciones por violación e incesto. Los resultados han sido espeluznantes. Una niña de 10 años que fue violada se vio obligada a abandonar Ohio para abortar en Indiana, y su médico ha sido constantemente atacado por los medios de comunicación y los políticos de derecha. Las personas que no pueden acceder a la asistencia sanitaria para sus abortos se han visto obligadas a vivir situaciones peligrosas y dolorosas.

Sin embargo, incluso con el resultado de la noche de este martes, siguen existiendo muchas restricciones en Kansas. Hay un periodo de espera de 24 horas, leyes de consentimiento paterno, una ecografía obligatoria y mucho más. Además, las clínicas de Kansas han estado saturadas, con largas esperas como resultado de la afluencia de otros estados. Esta votación es un primer paso poderoso para el acceso al aborto en Kansas, pero está muy lejos del aborto legal, seguro y gratuito, un derecho básico de cualquier persona que pueda quedar embarazada.

La votación en Kansas pone de manifiesto una vez más que la decisión del Tribunal Supremo en el caso Dobbs es un asalto antidemocrático e ilegítimo a la autonomía corporal de la mitad del país. Aunque nuestros derechos básicos no deberían someterse a votación, cuando ésta se produce vemos que una abrumadora mayoría de la gente no quiere que se prohíba el aborto. Incluso en los estados conservadores, la mayoría de la gente reconoce que el aborto es una atención sanitaria necesaria.

Queda mucho trabajo por hacer. A pesar de que la mayoría de la gente está a favor del derecho al aborto, las organizaciones nacionales con los fondos y la infraestructura organizativa para movilizar a millones de personas se han negado a hacer mucho. La vergonzosa posición de Planned Parenthood ha sido elegir las lecturas más antiabortistas de leyes muy ambiguas y cerrar preventivamente las clínicas por temor a ser perseguidas. Pero, de nuevo, la verdad es que la mayoría de la gente está de nuestro lado. El Partido Demócrata lo sabe y, sin duda, utilizará el derecho al aborto para movilizar a la gente a las urnas en noviembre con más falsas promesas de defender nuestros derechos, algo que no han hecho desde el fallo Roe en 1973.

Se hace imperativo construir un movimiento independiente de los demócratas, un movimiento que salga a la calle para exigir el derecho al aborto gratuito, legal y seguro, y una ley federal que consagre ese derecho. Hace falta un movimiento que organice a esta abrumadora mayoría para conquistarlo, en nuestros lugares de trabajo y en las calles.

Kansas demuestra que la mayoría está de nuestro lado. Ahora organicémonos y movilicémonos en todo el país.

Nota original publicada en Left Voice, sitio de la Red Internacional La Izquierda Diario en Estados Unidos.





Temas relacionados

Roe versus Wade   /    Aborto legal, seguro y gratuito   /    Partido Republicano   /    Partido Demócrata   /    Estados Unidos   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias