×
×
Red Internacional

Musas Sonideras.El primer colectivo internacional de mujeres sonideras llama a celebrar su quinto aniversario

Tiempo estimado 5:40 min


Las Musas Sonideras invitan a celebrar su quinto aniversario en compañía de leyendas del género como Sonido La Changa y Sonido Duende, así como de invitados internacionales como el colombiano Henry Benavides.

Nancy Cázares

@nancynan.cazares

Domingo 19 de junio | Edición del día

Las Musas Sonideras, colectivo fundado en 2017 por Marisol Mendoza "la musa mayor", cumplen cinco años de existencia. Agrupan más de 40 mujeres sonideras de distintos estados del país, así como de Estados Unidos y Colombia, que se han abierto paso en una escena dominada por varones. "Las Sonideras ya estaban ahí trabajando desde sus trincheras, pero no estábamos juntas y, separadas, no estábamos haciendo ruido", declaró Mendoza en una entrevista para Canal 11.

En las calles, plazas y mercados, así como en los grandes recintos académicos y culturales, las Musas Sonideras se reivindican como el primer colectivo internacional de mujeres sonideras. Antes que ellas ha habido otras mujeres presentes en la escena como Sonido La Socia (fallecida en 1986) y Lupita "La Cigarrita" así como esfuerzos por agruparse como el antecedente inmediato de las Musas, llamado Sonideras de corazón o el esfuerzo encarnado por la Unión Guerreras Sonideras de México, comandado por Jaqueline Malagón "Sonido la Dama". En esta escena de mujeres en los controles de un equipo de sonido y en la selección de la música destacan también actualmente proyectos como Chingona Sound y las Mujeres vinileras.

La cultura del sonidero surge en los barrios populares de la capital de México en los años 60, aunque actualmente hay cultura sonidera arraigada en San Luis Potosí, Monterrey y Guanajuato, así como presencia de sonideros en otros estados del país (las Musas cuentan entre sus filas a mujeres sonideras del Estado de México, Tijuana, Puebla, Tlaxcala y Guadalajara). Al norte del río Bravo, tan solo las Musas están presentes en San Diego, Texas, Chicago, Los Ángeles y Wisconsin, dejando ver al mismo tiempo la expresión de una herencia e importante presencia migrante. Según el registro que lleva "La Musa mayor", por cada mil sonideros varones hay una mujer y en México éstas suman apenas una centena.

Como describe José Fajardo en el sitio GladysPalmera, "El sonidero es el DJ del pueblo, quien atiende a las peticiones del público y pone a bailar a su parroquia al son de las cumbias, bachatas, guarachas, salsa, vallenato y otros géneros tropicales". Minitecas itinerantes que pese a los intentos por regularlos o inclusive prohibirlos –debido al estigma y criminalización que pesa sobre ellos–, forman parte del folclor popular.

Aunque la pandemia golpeó al sector, las luces y bafles colosales de los sonideros continúan llevando música y baile a colonias y barrios populares de la Ciudad y su periferia. Están presentes en todo tipo de eventos, desde cumpleaños a funerales, ya sean asuntos civiles o fiestas religiosas, así como en eventos "espontáneos" en barrios y mercados.

Mendoza, así como otras de las integrantes del colectivo, pertenecen a familias que integran la historia de barrios capitalinos como Tepito, Iztapalapa y Tacuba con sonideros como el Sonido Duende (padre de la Musa Mayor que protagonizó en 2018 el documental "Yo no soy guapo") y Ramón Rojo La Changa (sonidero que ha cobrado fama a nivel internacional). En entrevista para Nexos, Marisol Mendoza señala la importancia de las mujeres desde los inicios de este movimiento que cuenta con su propia historia y tradición. El rol que han jugado como ambientadoras, como bailarinas, seguidoras e integrantes del staff montando escenarios y conectando luces es parte del legado que buscan visibilizar.

Desde 2008 Marisol Mendoza había mostrado su iniciativa para difundir esta cultura, cuando escribió crónicas sobre el sonidero usando como inspiración las vivencias de su hermano Ricardo Mendoza. Estas fueron publicadas en el libro Sonideras en las aceras, véngase la gozadera, mismo que vio la luz en 2012.

La primera tocada de las Musas fue el 19 de julio de 2017 en el Salón Candela de la colonia Tabacalera y desde entonces (y antes) el camino no ha sido fácil. Así lo relatan tanto su fundadora como distintas integrantes del colectivo en entrevistas para medios como Localmx y Sopitas. En México se han presentado en innumerables fiestas, charlas, conversatorios y espacios como el Centro Cultural los Pinos, distintos museos de la capital, así como en universidades como la Autónoma Metropolitana. Asimismo les han realizado numerosas entrevistas y reportajes en distintos medios y canales de televisión.

Además del machismo y la misoginia, han enfrentando también la precarización de su labor que se expresa en falta de equipo o seguridad social para las sonideras que, en su mayoría, ejercen alguna otra labor o profesión. Las hay amas de casa, comerciantes y abogadas. "Te pagan menos" señalan, y encontraron en la colectividad una manera de sortear tanto cuestiones de infraestructura como de seguridad. El saldo blanco de violencia en sus eventos no es casualidad, pues colaboran con promotoras de bailes sin violencia como Fabiola Alatriste, otra figura de la escena sonidera.

En lo que aseguran se trata de un esfuerzo por descentralizar la oferta cultural, la cita para celebrar su quinto aniversario es este 16 de julio a las 17:00 horas en Calzada Ignacio Zaragoza a la altura de la estación Guelatao de la línea A del Sistema de Transporte Colectivo Metro. Los detalles del evento, la alineación y su costo puedes consultarlos aquí





Temas relacionados

Música   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias