www.laizquierdadiario.mx / Ver online
La Izquierda Diario
23 de septiembre de 2021 Twitter Faceboock

FRONTERA NORTE
Por qué las candidaturas a gobernador dan la espalda a las mayorías en Nuevo León
Bárbara Funes | México D.F | @BrbaraFunes3

Estado fronterizo y potencia industrial, las encuestas apuntan a un empate técnico entre Movimiento Ciudadano y el PRI. Morena quería conquistar un bastión de la oposición de la derecha, pero la relación de su candidata (expriista) con la secta de Keith Raniere lo hundió.

Link: https://www.laizquierdadiario.mx/Por-que-las-candidaturas-a-gobernador-dan-la-espalda-a-las-mayorias-en-Nuevo-Leon

A la sombra del Cerro de la Silla, se libra otra batalla de la guerra electoral en Nuevo León, considerado la joya de la corona, un estado que aporta 7.5% al PIB nacional y ocupa el tercer lugar -sólo después de Ciudad de México y de Estado de México.

Una joya que anhela conquistar el presidente AMLO, para desplazar a la oposición patronal de la gubernatura y extender su poder al norte del país, en un estado fronterizo, y que se le escurre como agua entre los dedos por el desacierto de elegir como candidata a Clara Luz Flores, ex priista. Aunque antes de ella, la intención del voto al Morena era de 26% -el más alto entre todos los partidos-, su figura se hundió en las encuestas al darse a conocer su vínculo con la secta NXIVM, liderada por Keith Raniere, condenado a 120 años de prisión por delitos de tráfico sexual y trabajo forzado, un vínculo que al inicio ella negó.

Según la última encuesta de El País, la gubernatura se juega entre Movimiento Ciudadano, con su candidato Samuel García, racista y misógino, con 29.6% de intención de voto y la alianza PRI-PRD, con Adrián de la Garza, el ex alcalde de Monterrey involucrado en varios escándalos de corrupción -en las áreas de obras públicas y casinos- y responsable del alto índice de tortura policial en sus tiempos de procurador estatal de justicia con 30.6% de preferencia para estos comicios.

Samuel García "sufría" jugando golf mientras millones a su edad se preocupan por sobrevivir

Las campañas electorales se montaron como verdaderos juegos para competir por quién lanzaba las acusaciones más duras, como se vio en el último debate de los candidatos a gobernador, en un contexto en el que todos los candidatos se disponen a defender las ganancias de los empresarios y trasnacionales. Y todos salen enlodados.

Punitivismo, punto común de propuestas de candidatos a gobernador de Nuevo León

De la Garza -acusado de ser omiso en las investigaciones por la tragedia del casino Royal y acusado en 2009 de vínculos con el narcotráfico- destaca también por haberse hecho dos veces con el puesto de alcalde de la capital neoleonesa, en la segunda ocasión luego de que se anularan los comicios por la incertidumbre luego de darse a conocer la ruptura de la cadena de custodia de las boletas electorales.
Este priista, que contiende en nombre de la alianza PRI-PRD, denunció este lunes 24 de mayo ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) al presidente AMLO, por “presuntamente violentar sus derechos como ciudadano”, porque el mandatario lo acusó de prometer tarjetas como apoyo económico si gana las elecciones a gobernador el próximo 6 de junio. La política oficial parece apuntar a sembrar dudas sobre un posible fraude o delitos electorales.

La disputa por Nuevo León

Esta entidad es estratégica para todos los partidos con registro. Por ser un estado fronterizo, es parte importante de la cadena de valor que se extiende entre México, EE.UU. y Canadá. Alberga 213 grupos empresariales, entre ellos Cemex -tercera cementera del mundo-, Cervecería Cuauhtémoc Moctezuma, Alfa -dedicado a alimentos y petroquímica-, Grupo Banorte, agroindustria asociada a cítricos -en la región de la llanura costera del golfo, en el centro y norte de la entidad- y nada menos que 647 empresas de manufactura con programa IMMEX, en las que laboran alrededor de 280 mil trabajadoras y trabajadores.

Jaime Rodríguez Calderón “El Bronco” -actual gobernador, expriista que llegó al poder como “independiente”- ha sido uno de los opositores de la derecha que más peleó con AMLO, junto con Enrique Alfaro -gobernador de Jalisco, llegado al poder en nombre de Movimiento Ciudadano. Ambos se contaron entre la alianza de los gobernadores opositores que buscaron postularse como los mejores administradores de los negocios capitalistas ante los empresarios y el imperialismo estadounidense.
Entre 1929 y 1997, la entidad fue gobernada por el tricolor, entre 1997 y 2003, estuvo en manos del PAN, y entre 2003 y 2015 volvió a manos del PRI. Que recupere la gubernatura -aun cuando sea aliado al PRD- es una posibilidad real y de alguna manera, si se diera este triunfo, se fortalecería el PRI, repudiado por la mayoría de la población en las elecciones presidenciales de 2018, luego de la crisis abierta por la desaparición forzada de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

El Morena, con una candidata proveniente del riñón del PRI, parece haber perdido lustre. Sus promesas de lucha contra la corrupción no tienen el mismo eco que en 2018. Aunque hay analistas que consideran que en Nuevo León la pelea es entre la “vieja” y la “nueva” política, no hay diferencia entre Clara Luz Flores -expresidenta municipal de General Escobedo- y Adrián de la Garza.

Todos están de acuerdo en el regreso de la normalidad prepandemia, iniciando con el regreso a clases, aún cuando no están dadas las condiciones para hacerlo en forma segura. Según cifras oficiales, sólo entre 2009 y 2019 la matrícula creció 9% -aunque eso no significa que todas y todos los niños y adolescentes acceden la educación- pero ese aumento no se acompañó de apertura de plazas docentes, de más infraestructura y aumento presupuestal.

Todos buscan quedar bien con los empresarios y las trasnacionales, a costa de una mayor degradación de las condiciones de vida y de trabajo de las mayorías. Los trabajadores y los sectores populares nada bueno pueden esperar de ninguno de ellos. Por eso, en estas elecciones, llamamos a llamamos a que en la boleta electoral se puedan escribir consignas que expresen las demandas de las y los de abajo, como “No al outsourcing”, “Por un regreso seguro a las aulas”, “Aborto legal en todo el país o “Por la solución de los conflictos obreros y populares”.

Es necesario levantar una perspectiva combativa y de independencia de clase, que busque pelear por nuestras demandas con la movilización y los métodos de lucha de la clase trabajadora (como la huelga y el paro). Para luchar por esa perspectiva, desde el MTS sostenemos que es central poner en pie una gran herramienta política, una organización socialista, antiimperialista y revolucionaria, que luche por un gobierno de los trabajadores, los campesinos y el pueblo, como el primer paso para avanzar en la expropiación de los capitalistas y la ruptura con el imperialismo.

Te puede interesar:Elecciones: entre los límites del “progresismo” de AMLO y la derecha neoliberal

 
Izquierda Diario
Síguenos en las redes
/ izquierdadiariomx
@LaIzqDiarioMX
+525570704442
www.laizquierdadiario.mx