www.laizquierdadiario.mx / Ver online
La Izquierda Diario
18 de mayo de 2021 Twitter Faceboock

ENTREVISTA
Gestar un archivo de literatura trans-marikita en México: Entrevista con Lia García y Canu Roldán
Nancy Cázares | @nancynan.cazares

Entrevistamos a Lia García y Canu Roldán, quienes impulsan en México una archiva trans-marikita de literatura trans y lgbtiq+ con una perspectiva antirracista y anticolonial. 

Ilustración: Micaela Palermo

Link: https://www.laizquierdadiario.mx/Gestar-un-archivo-de-literatura-trans-marikita-en-Mexico-Entrevista-con-Lia-Garcia-y-Canu-Roldan

LIDMx: ¿Qué les llevó a impulsar la creación de este archivo?

Canu Roldán: Para la Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil 39, que se llevó a cabo en 2019, coincidimos en un espacio disidente para las infancias y las juventudes en el que estuvieron la Red de Familias Trans, el Proyecto de Desprincesadoras y, por supuesto, unos talleres con Lia García en donde contó "El Niño T". En ese momento era muy evidente que necesitábamos una archiva de literatura infantil y juvenil que pudiera hacer acompañamiento a las infancias y juventudes LGBTIQA+

Lia García: Esto nace a partir y en medio de un festival de literatura infantil y juvenil, a partir de todo lo que estaba movilizando esa curaduría que hizo Canu Roldán y de la necesidad de tener un archivo de literatura infantil y juvenil dedicado para y por las personas trans, aunque con el tiempo se fue extendiendo en sus temáticas. 

Canu Roldán: La archiva trans marikita nace de la piel, desde el cuerpo y desde hacer cuerpo colectivo con las infancias, con las juventudes y con las familias que allí recibieron con mucha escucha radical estas historias LGBTIQA+. Nace desde el cuerpo colectivo para buscar cómo registrarse y encontró la manera: son libritos de literatura infantil y juvenil que han ido sumándose y convocándose. Es muy bonito porque son historias que por supuesto vienen desde diferentes contextos, pero que se han ido entretejiendo en distintos ejes. 

Lia García: Nuestros ejes en la archiva son: disidencias, en donde incluimos esa proliferación de identidades que estamos en movimiento; nuestro segundo eje es abuso infantil y juvenil, para abordar esta violencia que cae sobre el cuerpo y las emociones; el tercer eje son procesos con la muerte llamados duelos; el cuarto es infancias antirracistas y, recientemente, incluímos vejez y masculinidad, toda vez que hemos descubierto en nuestro archivo libros que inauguran estos ejes. 

LIDMx: ¿Por qué impulsar la creación de un archivo de esta naturaleza hoy en México y sus altas cifras de crímenes de odio? ¿Para quiénes está dirigido este esfuerzo?

Lia García: Creo que es muy importante confrontar la palabra archivo y todo lo que supone, porque ha sido la acción únicamente de "guardar", de "rescatar" y de "jerarquizar". El Archivo General de la Nación, por ejemplo, que está muy restringido para que la gente vaya, la gente extrae ciertos datos y los utiliza en otras investigaciones. La creación de un archivo como este es dislocar cómo se ha entendido el archivo desde una mirada hegemónica, patriarcal y masculina, porque la gran mayoría de archivos importantes y destacados de la historia de nuestro país está en manos de hombres. 

Para nosotras es importante archivar, perfomar, poetizar y pedagogizar también todos los materiales que tenemos, porque desde la archiva nos hemos extendido a otras propuestas políticas a partir de talleres, de lecturas compartidas, de encuentros virtuales que suceden. Porque lo cierto es que la archiva tiene una raíz profunda en la pandemia, la iniciamos como tal en la pandemia y la empezamos a accionar en medio de una crisis mundial. 

Canu Roldán: Recientemente hemos sido atravesades por un discurso transodiante, sobre todo en la virtualidad, pero que se ha manifestado agresivamente en espacios públicos, como lo vimos el 8M. Vimos cómo el odio se encarnó y hubo ataques hacia lxs compas trans y no binaries que decidieron marchar. Es preocupante porque este discurso resulta de una desinformación que no convoca al diálogo sino a la reactividad y la segregación. Así no se teje el saber. Si no hay un espacio que se cohabite a través de la discusión para trascenderla y mirar al verdadero enemigo. 

Por eso creemos que la archiva trans marikita viene con mucha ternura y mucha escucha radical a detonarnos un diálogo desde todas las voces que hemos sido silenciadas y que últimamente se busca silenciar más negándoles sus derechos. Hemos visto cómo ante el empuje por la ley de identidad trans, el discurso transodiante se manifiesta y se organiza para negarle sus derechos a nuestras poblaciones y es terrible. Por eso creo que la literatura se vuelve completamente una herramienta de resistencia para la familia y el barrio. 

LIDMx: ¿Cómo ha sido recibido este archivo por la comunidad lectora/promotora?

Lia García: Ha sido muy importante para nosotres este proyecto pedagógico, político y afectivo que es la archiva trans marikita por todo lo que les comentamos. Nosotres estamos presentes en esta resistencia (más que una escena me gusta pensarlo así) de la promoción de la lectura, la mediación lectora y la narración oral —es decir, la archiva toca inmediatamente estas resistencias— y, en otro momento, procesos de escritura y los que tienen que ver con educación infantil. 

Sobre la recepción, hemos decidido políticamente darle su tiempo a cada libro, a cada búsqueda, a cada momento para abrir el libro. Para nosotres es muy importante que cada que abrimos un libro, ese libro tenga su espacio justo y necesario para ser leído, perfomado, poetizado, escuchado, derramado. Tenemos libros que no hemos abierto porque les queremos dar su tiempo. 

Nosotras tenemos que partir de que somos la primera pareja disidente —porque también esto, citando a Canu, es un proceso de gestión/gestación, algo que transgrede automáticamente el discurso colonial de la paridad porque como pareja disidente trans marika hemos gestado, hemos gestionado y hemos parido este archivo— que tiene un acervo de literatura infantil y juvenil que atraviesa estos temas que están encarnados en nosotres. No sólo el de la disidencia, todos los ejes que hemos elegido están encarnados. 

Esto ha confrontado mucho a estas resistencias porque pareciera que estos ejes que hemos acogido siempre están presentes como una urgencia, es decir, el promotor de lectura, el mediador, la pedagoga, siempre va a tener una necesidad de incorporar en sus palabras estos temas en sus programas educativos o siempre va a tener alguna urgencia por tener materiales que toquen estos temas. Pero ¿dónde están estos materiales? pues estaban regados en el espacio, en ninguna casa se les había dado la bienvenida. Nosotres les acogimos. Estaban en el aire, agotados, descatalogados... ahí la importancia de este proyecto de archiva que está en un constante devenir. 

Es necesario que esta archiva llegue a los espacios, tenemos contemplado dar talleres de mediación, de fomento a la lectura, trabajar con promotores y padres de familia porque nuestra archiva no la hemos cerrado a únicamente profesores y estudiantes. También nos interesa llegar a secundarias, a cárceles, a barrios que resisten desde la periferia. 

Ahora estamos en el proceso de abrirle la puerta a los materiales, de abrirles la posibilidad de extenderse en lo virtual para sanar algunas cuestiones de la pandemia y vamos poco a poco llegándole a las resistencias de promoción de lectura y mediación que a veces llegan también a caer en el extractivismo. Si nosotres llegamos y presentamos nuestra archiva, generalmente todo queda en revisar los títulos, sin una propuesta más colectiva. 

LIDMx: El archivo trans marikita es también parte de un archivo histórico. ¿Qué impacto tiene que sean personas trans y sexodisidentes quienes impulsen estos ejercicios de memoria?

Canu Roldán: Ahora que Lia comentaba sobre la recepción de la comunidad lectora y promotora, es un público muy importante. Son tierra fértil o esporas que logran que estas palabras viajen y se encuentren con quienes tienen que encontrarse, que son toda la sociedad finalmente, si sabemos que la sociedad tiene un sesgo cis sexista heterosexual patriarcal blanqueado, es decir, todo lo colonial. En ese sentido es muy obvio que la literatura toda, pero también la literatura infantil y juvenil, están sometidas a un sesgo cishetero patriarcal. Basta revisar la literatura infantil y juvenil para ver cómo ha ido desarrollándose quitando o haciendo de lado el adultocentrismo con el que nació. 

En este sentido, el archivo trans marika es parte de un archivo histórico. Decía lo de la literatura infantil y juvenil porque por muchos años nos hemos preguntado —no sólo desde las infancias y las juventudes, sino también desde las corporalidades adultas— ¿dónde estábamos? en el registro de la literatura histórica, científica, ¿dónde estaban nuestras voces siendo protagonistas? y no siendo sujetas de observación, de análisis, de estigmatización, de extractivismo.

Por supuesto nuestras voces habían sido borradas de la historia. Nada más hay que recordar los procesos Inquisitoriales en donde se llevaban libros que no debían ser leídos, por casos de nefando, por mencionar alguno, como parte de este proceso de colonización, También podemos pensar en casos más recientes para la historia de Occidente, como la quema de libros perpetradas por los Nazis, donde se perdieron muchas voces desde las disidencias sexogenéricas y seguramente también desde lo que hoy enunciamos como neurodivergencias o migraciones. Todas las corporalidades no hegemónicas fueron borradas del archivo histórico. 

De manera que el impacto que tiene que seamos personas trans y sexodisidentes quienes empujen este ejercicio de memoria, nos lleva a repensar el proceso de gestación, de cómo hacemos un barrio, un colectivo, una historia y una memoria digna para todas las voces y todas las corporalidades. 

LIDMx: ¿De qué manera creen que impacta este archivo trans marikita y su mensaje en el debate por Educación Sexual Integral en escuelas públicas del país?

Lia García: Creo que otra de las resistencias de las que tenemos que empezar a hablar con más fuerza las personas trans y disidentes es por el derecho a la educación. Porque si bien existen agendas, el derecho a la educación es uno de los que más nos ha costado pelear a las personas trans y disidentes en México. El día de hoy, la planta docente de la educación pública y gratuita mexicana no contempla a las personas de la disidencia. No se puede concebir una planta docente que abrace las identidades trans por todo lo que supone y lo que fisura en el sistema nuestra presencia.

Es importante hacer una propuesta de activismo que parte de la micropolítica y los afectos como la archiva trans marikita —desde que teníamos el proyecto Barrio trans marika, fuimos a algunas secundarias públicas de la Ciudad de México y en algunas periferias a compartir cercanamente con los estudiantes nuestras realidades disidentes, trans, desde una propuesta performática y poética—. Creo que la archiva trans marikita también fisura ese sistema porque es una propuesta pedagógica de una pedagogía radical, enraizada por la ternura y la escucha radical y por procesos de sanación disidente que todo el tiempo, en el día a día, estamos tejiendo. Es un espacio seguro para las disidencias, para las familias, para hombres que desean escucharse a sí mismos, para personas de la tercera edad. 

La archiva impacta en este debate, que más que debate es una coyuntura política la ESI en las escuelas públiocas del país, porque si bien cuando entró la ley de identidad de género el 5 de febrero de 2015 en la CDMX, que transitamos a trámite administrativo, se intentó tener un debate con la Secretaría de Educación Pública sobre esta despatologización trans, hubo un cierre absoluto a la posibilidad de hablar. Era un "no en este momento", en que se estaba retirando Formación Cívica y Ética e Historia. Se cerraron las puertas y hasta ahora siguen cerradas. 

La formación de una archiva trans marikita es una lucha per se por hacer que la educación esté libre de discriminación y de violencia. 

Canu Roldán: El tema de la ESI no es aislado, la educación es colectiva. Tiene un impacto no sólo en la escuela, sino en el barrio en donde se encuentra esta escuela, En mi sueño, esto ayudaría que estar en el clóset no sea un exilio como forma de supervivencia, sino porque sea un proceso propio. No porque el Estado no te lo permite y no te acompaña.

LIDMx: ¿Qué sigue para el archivo trans marikita?

Canu Roldán: Esperamos que la archiva sea abrazada por más personas. Les vamos a estar invitando no solamente a talleres de formación y desaprendizaje, sino a que visiten una próxima página web en la que podamos tejer juntas, juntes y juntos todos estos saberes que atraviesan la piel, nuestros territorios y nuestras historias. 

Lia García: Desde la archiva trans marikita nos interesa contribuir a que las editoriales independientes feministas, transfeministas, antirracistas, anarquistas sigan publicando, por lo que estaremos dando un taller pues estamos de manera colectiva tratando de hacer que la editorial Patlatonalli, editorial de mujeres lesbianas trans incluyentes y aliadas vuelva a publicar. Ya que dejaron de publicar en 2016 debido a represiones que había en el contexto de Guadalajara y otras problemáticas económicas. Ahora, desde la archiva estamos recuperando la memoria viva de una editorial independiente de personas disidentes que por cuestiones de represión violenta y de prejuicios dejó de publicar. 

La archiva trans marikita también encarna y apresura diálogos afectivos que necesitamos entre personas disidentes y trans con feministas que están en búsquedas absolutas en sus militancias.

 
Izquierda Diario
Síguenos en las redes
/ izquierdadiariomx
@LaIzqDiarioMX
+525570704442
www.laizquierdadiario.mx