www.laizquierdadiario.mx / Ver online
La Izquierda Diario
14 de mayo de 2021 Twitter Faceboock

DESDE EL MUSEO CASA LEÓN TROTSKY
Esteban Volkov y su lucha por reivindicar la vida y la obra de Trotsky
Pablo Oprinari | Ciudad de México / @POprinari

Participación de Pablo Oprinari, integrante del Movimiento de las y los Trabajadores Socialistas, de la Fracción Trotskista-Cuarta Internacional y del Centro de Estudios, Investigaciones y Publicaciones León Trotsky en el Homenaje a Esteban Volkov.

Link: https://www.laizquierdadiario.mx/Esteban-Volkov-y-su-lucha-por-reivindicar-la-vida-y-la-obra-de-Trotsky

Buenas tardes a quienes están participando de esta mesa virtual, y a quienes están siguiendo la transmisión por internet.

Agradezco mucho a Gabriela Noriega y el Museo Casa León Trotsky la invitación, y quiero en primer lugar felicitar por su cumpleaños a Esteban Volkov, personalmente y a nombre de mis compañeras y compañeros del Centro de Estudios Investigaciones y Publicaciones León Trotsky, de México y Argentina, y también de la organización en la que milito, el Movimiento de las y los Trabajadores Socialistas y nuestra corriente internacional, la Fracción Trotskista por la IV Internacional, que publica la red internacional de diarios, la izquierda diario, en 14 países. Realmente les agradezco, Esteban y Gabriela, darme la oportunidad de participar de este homenaje y poder presentarles algunas palabras.

Yo quería empezar diciendo, reafirmando lo que ya han planteado quienes me antecedieron: para quienes nos consideramos de la tradición política de León Trotsky, la trascendencia de la acción de Esteban Volkov como defensor de la memoria de su abuelo ha sido fundamental.

Su reivindicación de las distintas facetas del fundador del Ejército Rojo, desde la política por supuesto, hasta la humana; su denuncia, que ha trascendido internacionalmente, de los crímenes y persecuciones que el estalinismo llevó a cabo contra su abuelo, su legado y su familia, y su reivindicación constante e incansable del lugar de Trotsky en la lucha contra la degeneración estalinista. Esa ha sido una labor fundamental, que saludamos y homenajeamos.

Esa ha sido la misión de su vida, tal como él la asumió, y sabemos que se alimenta del recuerdo de los duros momentos vividos. Primero navegando por las aguas turbulentas de la vida de exilio, persecución y muerte que signó a su familia, y luego, casi adolescente, cuando ya estaba junto a sus abuelos Trotsky y Natalia, siendo testigo primero del intento de asesinato encabezado por David Siqueiros, el 24 de Mayo de 1940, y luego de la acción criminal del sicario estalinista el 20 de agosto.
Una labor que tuvo su mayor culminación defendiendo la existencia del Museo Casa León Trotsky y el Instituto del Derecho de Asilo. Esto no es menor: el Museo es un punto de referencia en la pugna por la memoria historica y la defensa del legado de Trotsky, y contra la falsificación impulsada por el estalinismo y la burguesía. Museo que es la casa de todas y todos, y que debemos defender, apoyar y preservar como un verdadero patrimonio.

Seguramente los que estamos aquí hemos escuchado sus relatos, conmovedor y embargado por la emoción, y su homenaje constante a la memoria de Trotsky. Seguramente, todos tenemos emocionantes recuerdos en el Museo Casa. En uno de esos homenajes en el patio, cuando estabamos frente al asta bandera en el jardín, recuerdo que Esteban dijo que “los seguidores de Trotsky tienen una partícula del futuro de la humanidad”. Y esto es así.

Porque sabemos que si la vida y la obra de Trotsky representa la continuidad del marxismo revolucionario en la medianoche del siglo XX que significaron el fascismo y el estalinismo, su legado debe considerarse de manera viva y actual, como una poderosa herramienta a ser puesta en juego por las nuevas generaciones, de cara a los desafíos que el presente tan convulso nos pone por delante, en un mundo cruzado por la crisis económica y sanitaria, expresión del carácter profundamente reaccionario del capitalismo que Esteban siempre ha resaltado, pero también por la promesa de nuevos ascensos revolucionarios, en lo cual es fundamental retomar la obra de la vida de Trotsky, la refundacion de la IV Internacional. Las ideas de Trotsky son también las que inspiran a jóvenes trabajadores en Francia que enfrentaron la reforma de pensiones, y ahora el cierre de las refinerías. Ellos buscan vincular la lucha de la clase trabajadora con la lucha ante la crisis climática. Porque como afirmaba trotsky en las manos de la clase trabajadora está la fuerza para superar en forma revolucionaria esta profunda crisis capitalista.

Sabemos también que para eso (es decir para prepararnos para afrontar en las mejores condiciones el presente) la disputa por la memoria histórica es fundamental, y eso incluye destacadamente la pelea contra la tergiversacion que tanto se abatió sobre la figura de Trotsky. Porque la historia no empieza una y otra vez desde cero; porque el presente y el futuro solo pueden ser encarados partiendo de lo conquistado en el pasado. Como decía uno de sus más importantes biografos Isaac Deuscher, en su celebre trilogía “El profeta...”, que recientemente reeditamos en Argentina, “tan copiosa y espléndida fue la carrera de Trotsky, que cualquier parte o fraccion de ella habría bastado para llenar la vida de una personalidad histórica sobresaliente”. Si nosotros hoy, tomamos su vida de conjunto, sabemos que concentra la experiencia revolucionaria de la primera mitad del siglo XX.

Y ahí está la importancia de la labor de una vida, la de Esteban Volkov, como guardián de esa memoria histórica. En la presentación de El caso León Trotsky, una obra que contiene las actas y el informe de la comisión Dewey, que el CEIP tradujo publicó por primera vez en español en 2010, Esteban escribía “De las muchas batallas libradas por Leon Trotsky contra el estalinismo, sin lugar a dudas la Comisión Dewey o los Contraprocesos de Moscu fue de las mas notables y trascendetenes. Allí desenmascaro y demostró en forma contundente e inapelable, ante la historia presente y futura del género humano, la absoluta ilegitimidad del regimen de Stalin, que solo se podia mantener en base al crimen y al fraude histórico”.

Y esta calumnias y falsificación la vimos también hace poco tiempo, con la serie Trotsky, de Netflix, una nueva tergiversación histórica –y para nada ingenua– de la vida de su abuelo, cuyo repudio recorrió el mundo en una declaración que impulsamos con Esteban y otros compañeros y compañeras que comparten esta mesa, desde México, Argentina, Perú y tantos otros países. Ese escrito, firmado por numerosas organizaciones y personalidades a nivel mundial, salió al cruce de las infames mentiras que buscaba instalar la plataforma de streaming aliada con el gobierno ruso.

Bajo el impulso de Esteban, el museo se convirtió en un lugar abierto para todas y todos los que estamos interesados en preservar y difundir el legado de Trotsky, y un verdadero refugio para presentar libros, peliculas y actividades, que fue visitado por nuevas generaciones que despiertan a la vida política revolucionaria. Alli muchos tuvimos la fortuna de conocer a Esteban. En mi caso fue a partir de grabar una entrevista en el mismo museo, donde Esteban nos habló de la lucha de Trotsky, de ese primer encuentro me quedaron grabadas sus palabras, y en particular su calidez y su firmeza en la convicción de su labor como defensor de su memoria. Y contamos siempre con su disposición para participar de todo aquello que aportase a la defensa del legado de su abuelo.

En nuestro caso, el del CEIP, fundado en 1998 en pleno auge del neoliberalismo, contamos con tu invaluable apoyo y el del Museo Casa León Trotsky para publicar en coedición las obras escogidas del gran revolucionario ruso. Esta colección, la más completa en español para acceder a los clasicos de Leon Trotsky, es hoy un punto de referencia ineludible para las nuevas generaciones de trabajadores, jovenes y mujeres en distintos paises de nuestra región. Lo menciono porque para nosotros es un orgullo que la circulación de las ideas de Trotsky, tan fundamental en estos tiempos, sea hecho bajo el auspicio de la casa Museo, la ultima morada del gran revolucionario.

En el Manifiesto de la Cuarta Internacional, de mayo de 1940, Trotsky escribió, en lo que hoy es el Museo Casa, “Entre las vastas extensiones de tierras y las maravillas de la tecnología, que además de la tierra conquistó los cielos para el hombre, la burguesía logró convertir nuestro planeta en una sucia prisión.” Esta idea es la que retomabas Esteban, en las palabras preliminares del primer volumen de las obras escogidas. Señalabas la decadencia y la barbarie del capitalismo actual y nos recordabas la importancia fundamental que daba tu abuelo a la educación política de los revolucionarios.

La defensa de la memoria del gran revolucionario ruso, la lucha incansable contra las calumnias y tergiversaciones de su acción y su obra, que ha llevado adelante Esteban, debe ser retomada y apropiada por las nuevas generaciones, en el camino de prepararse para liberar a la humanidad de todo mal, opresión y violencia y disfrutar plenamente de la vida, como escribió Trotsky. Ese es el mejor homenaje que los trotskistas del siglo XXI podemos hacer. Nuevamente, muchas gracias y muchas felicidades.

Video de la participación de Pablo Oprinari:

 
Izquierda Diario
Síguenos en las redes
/ izquierdadiariomx
@LaIzqDiarioMX
+525570704442
www.laizquierdadiario.mx