www.laizquierdadiario.mx / Ver online
La Izquierda Diario
28 de octubre de 2020 Twitter Faceboock

INVESTIGACIÓN HISTÓRICA
Trotsky en Nueva York: Discusiones contra la guerra
Ian D. Thatcher

En su breve estancia en Nueva York, León Trotsky llevó a cabo una serie de presentaciones y publicaciones en «Novy Mir» dirigiéndose a los obreros estadounidenses sobre qué posición tomar ante la entrada de EE.UU a la I Guerra Mundial.

Link: https://www.laizquierdadiario.mx/Trotsky-en-Nueva-York-Discusiones-contra-la-guerra

Con este título abordamos la segunda parte del artículo de Ian Dennis Thatcher, Trotsky in New York City, en el que se refieren las discusiones con los principales referentes obreros, el Partido Socialista y la dirección sindical de Samuel Gompers, de cara a la entrada de Estados Unidos a la I guerra mundial, una arista del trabajo político de León Trotsky en su breve estadía en nueva York (entre enero y marzo de 1917). [1]

Trotsky no se limitó a señalar las lecciones que los acontecimientos recientes en el movimiento socialista europeo se presentaban a los socialistas estadounidenses. En Nueva York, participa activamente en polémicas con organizaciones locales por la aplicación de una perspectiva socialista revolucionaria. En un comentario sobre una reciente reunión contra la guerra celebrada en el Carnegie Hall, por ejemplo, criticó al Partido Socialista por organizarla con un grupo pacifista, “Los Amigos de la Paz “. Desde un punto de vista “político-organizativo”, argumentó, no era conveniente compartir una plataforma con pacifistas. Después de todo, los pacifistas eran bien conocidos como personas que harían pública su oposición a la guerra hasta que ésta fuera declarada, después de lo cual anunciarían su “patriotismo” y animarían a las masas a llevar la guerra a una conclusión exitosa en nombre de "la paz y la justicia".

Al estar junto a los pacifistas, aunque solo sea temporalmente, Trotsky declaró que las masas se confundirían en una época en la que se necesitaba urgentemente una "conciencia clara de clase". Además, afirmó que el estado de ánimo de la reunión del Carnegie Hall ─que al iniciarse era abrumadoramente socialista revolucionario─ se había debilitado “tanto psicológica como políticamente” en tanto que dos resoluciones, una pacifista y una socialista, fueron aceptadas por unanimidad por la misma mano alzada; cualquiera que reconstruyera la atmósfera de la reunión a partir de las resoluciones sería guiado por un mal camino.

Sin embargo, algo bueno había salido de la reunión. Trotsky dio la bienvenida a la insistencia de la resolución socialista de que la intervención estadounidense en la guerra “sólo servía a los intereses egoístas de los capitalistas de este país. . . para alimentarse de la desafortunada guerra en Europa ’’, y que el proletariado debería “aplicar todos los medios en su disposición contra el intento de involucrar a Estados Unidos en la guerra’’. [2] El deber de los líderes del partido socialista de votar en contra de los créditos de guerra y llamar por la acción revolucionaria contra la campaña de guerra ahora había quedado claro. Para Trotsky, había que asegurarse de que cumplieran esta "gran obligación".

Sin embargo, fueron los acontecimientos en la base de la estructura del partido socialista los que produjeron la siguiente reprimenda de Trotsky al social-patriotismo en el movimiento socialista estadounidense. En una breve nota en Novy Mir contó cómo, mientras asistía a una reunión de la rama del partido socialista, Anna Ingerman citó a Klara Zetkin, la revolucionaria de izquierda alemana, en apoyo de la opinión de que los socialistas podrían unirse a gobiernos de organizaciones militares. [3] Trotsky declaró que Ingerman tenía todo el derecho a hacer uso de Scheidemann, Plekhanov y Vandervelde para lograr sus objetivos, pero sería mejor que dejara en paz a Zetkin, quien en ese entonces cumplía una pena de prisión por sus actividades antiguerra.

Ingerman luego envió una carta protestando contra el informe de Trotsky, el cual, junto con su respuesta, se publicó en Novy Mir el 16 de febrero. Ingerman contradijo la versión de los hechos de Trotsky, declarando que “al aspirar a mostrar sus sentimientos caballerescos por Klara Zetkin, el camarada Trotsky olvidó por completo lo que realmente ocurrió en la reunión”. De hecho, afirmó, nadie se había opuesto a la proposición de que era inadmisible que los socialistas se inscribieran voluntariamente para el ejército y la marina. Lo que se discutió fue la cuestión de si los camaradas médicos y las hermanas médicas que servían en la Cruz Roja debían ser excluidos del partido. Fue en este contexto que ella había repetido las palabras que Zetkin le dijo, de que, “mi esposo y mi hijo, médicos, sin duda se unirán a una organización médica: este es nuestro deber”, no con la intención de poner en duda el internacionalismo de Zetkin, sino para demostrar que se puede participar en la Cruz Roja y ser miembro del partido.

A La afirmación de Trotsky de que Zetkin es “uno de nosotros”, Ingerman replicó: “Es posible no estar contigo, camarada Trotsky, y de todos modos seguir siendo un verdadero internacionalista”. [4]

Trotsky contrarrestó la carta de Ingerman con la afirmación de que ella había perdido el tema central del estatus de la Cruz Roja, que obviamente aceptó como un cuerpo neutro. Sin embargo, advirtió que si uno se dirigía a la fuente de la cual la opinión de Zetkin sobre esta organización podría revelarse, el diario de la izquierda alemana, Internationale, surgiría una imagen diferente. Esta publicación declaró claramente que los socialistas deberían ayudar a los soldados heridos a través de sus propios medios y no de organizaciones estatales, de las cuales la Cruz Roja era una de tantas. [5] Por lo tanto, incluso si uno aceptara la historia de Ingerman, ella no tenía derecho a citar a Zetkin. En su conclusión Trotsky respondió a la acusación de Ingerman de que estaba reclamando internacionalismo para sí mismo. Dijo que antes de que se pudiera resolver este problema, Ingerman tendría que declarar sus principios internacionalistas. Tal como estaban las cosas, ella era una “un elemento intermedio” que “había citado una conversación personal con Zetkin en defensa de una tendencia a la que la propia Zetkin es irreconciliablemente hostil”. [6]

Si Trotsky veía a la Cruz Roja como parte de la máquina de guerra imperialista, uno puede imaginarse bien el disgusto que debe haber sentido por el Consejo de Defensa Nacional y su Comisión Asesora. Estos órganos habían sido creados por el Congreso en agosto de1916 para coordinar industrias y recursos para la seguridad nacional y prepararse para su aplicación en caso de guerra. La Comisión Asesora tenía una serie de subcomités, uno de los cuales, el Comité Laboral encabezado por Samuel Gompers, tenía la responsabilidad de, entre otras cosas, la elaboración de planes para la incorporación de mano de obra calificada en reservas industriales y sugerir ajustes a los problemas del empleo para garantizar un trabajo de guerra ininterrumpido. [7]

Trotsky analizó a Gompers y su Comité en “Una Constitución de la oveja”. Él condenó a Gompers como un social-patriota que estaba intentando poner a toda una generación del proletariado al servicio del militarismo. Por supuesto, señaló, Gompers afirmaba que los intereses de los trabajadores estarían protegidos por el Consejo de Defensa Nacional ─el capital “soportaría” las cargas de la guerra y así sucesivamente. Pero, preguntó Trotsky, ¿qué garantía podía ofrecer Gompers de que estas promesas se cumplirían? El propio Trotsky previó un escenario muy diferente:

“con el primer choque práctico con los sindicatos las clases dominantes de este país dirán lo mismo que dijeron las clases dominantes británica, alemana y francesa en similares circunstancias: ’la defensa de la patria, como usted admite, es el primer deber del proletariado, en este caso, en el cumplimiento de este deber no tiene derecho a hacer demandas’.”

El gompersismo, definido por Trotsky como el “deseo de lograr para el proletariado una Constitución industrial "beneficiosa" sobre la base de la inmunidad de la explotación capitalista’’, fue etiquetado como el enemigo mortal del proletariado contra el cual cada internacionalista debe luchar con todas sus fuerzas. Afortunadamente, según Trotsky, las condiciones nunca habían sido mejores para ganarle los trabajadores al gompersismo, porque durante la guerra la burguesía no podría permitirse reformas como las que pacificaron a los trabajadores en tiempos de paz. Él predijo que la brecha entre las expectativas de una vida mejor y la pobreza que la guerra traería, crearía mentes receptivas a la propaganda revolucionaria. Los socialistas podrían usar esto en su beneficio solo si repiten los siguientes mensajes: “Ninguna concesión al estado, al militarismo y al patriotismo. Ningún acuerdo con el gompersismo”. [8]

Como parte de la lucha por el internacionalismo revolucionario, el propio Trotsky en polémica con los periódicos Forverts(Adelante), Russkii Golos (La voz rusa), y Russkoe Slovo (La palabra rusa). Forverts era un poderoso diario judío con una circulación de 150,000 en 1917. Era editado por Abraham Cahan y tenía su propio edificio de diez pisos con vistas al corazón del barrio judío de Nueva York. [9] El periódico le dio a Trotsky una entusiasta bienvenida cuando llegó a Nueva York y él contribuyó con cuatro artículos durante el curso de enero y febrero. La publicación de una quinta pieza irónicamente, el colmo para su concurrencia con el social-patriotismo, fue impedida cuando Trotsky rompió con el periódico a principios de marzo. Joseph Nedava, basando su relato tras una conversación con David Shub en Nueva York en julio de 1969, da la siguiente versión de la disputa:

“El incidente fue provocado por la denuncia del Departamento de Estado, el 1 de marzo de 1917, de una conspiración alemana para envolver a México en la guerra contra Estados Unidos, prometiendo a México el regreso de Nuevo México y partes de California como premio. La revelación despertó la ira incluso del pro-alemán Forverts, que luego imprimió en la portada un anuncio de que ``si Alemania realmente puede cometer un movimiento diplomático tan idiota, entonces cada ciudadano de Estados Unidos luchará hasta la última gota de su sangre para proteger la gran República Americana”. Unas horas después de la publicación de esta declaración, Trotsky irrumpió en la oficina de Cahan en East Broadway, y un intercambio de palabras airadas se dio entre ellos. Trotsky cortó entonces su conexión con Forverts. [10]

Si bien Trotsky fue a la oficina de Cahan, dejó olvidado su artículo; para cuando abrió su campaña contra Forverts en las páginas de Novy Mir el 6 de marzo, exigió el regreso de su manuscrito. [11] Inmediatamente buscó calificar su cooperación anterior con Forverts, anunciando que siempre supo que esta publicación era no del todo internacionalista.

Él afirmó que había contribuido con artículos ya que era apropiado a la ’naturaleza de la discusión’ de enero y febrero, cuando las líneas de batalla todavía no se habían formado completamente y, en cualquier caso, colegas que conocían el periódico mejor que él y quien le tradujo algunas secciones le habían aconsejado que lo hiciera. Sin embargo, las crecientes manifestaciones de hostilidad entre Alemania y Estados Unidos, junto con la declaración de Forverts de que los estadounidenses deben luchar hasta la última gota de sangre, habían cambiado la situación. Trotsky pensaba que el proletariado debe luchar contra la patria imperialista y por lo tanto se mantuvo en el otro lado de la barricada de Forverts. Para evitar la posible confusión de que él compartió un análisis con el diario judío, solicitó que la publicación de su artículo se detuviera y se le devolviera el manuscrito. [12]

En una nota posterior en Novy Mir, Trotsky informó que había recibido numerosas cartas de trabajadores judíos aprobando su posición contra Forverts. Señaló a estas cartas, y las resoluciones anti ”defensa nacional” de una reunión de la rama local del partido, como prueba de que Forverts había perdido contacto con las opiniones de sus lectores. Acampado dentro de su sede de diez pisos, el periódico judío, afirmaba, era culpable de instaurar una dictadura sobre sus lectores, de no informar de las últimas decisiones del partido que evidentemente le incomodaban, y de la traición social-patriótica. Para Trotsky había llegado el momento de una “limpieza de las filas”. [13] Hacía un llamado a los trabajadores judíos para recuperar su periódico y expulsar a Cahan del partido, asegurándoles que en estas tareas podían contar con el apoyo total de Novy Mir. [14]

Durante su conflicto con el diario judío, Trotsky mencionó varias veces su dependencia de amigos para traducir del yiddish al ruso. No tuvo tales dificultades en la campaña que libró contra los periódicos ’no partidistas’ producidos para la colonia rusa de Nueva York, Russkii Golos y Russkoe Slovo. Su primer comentario sobre estas publicaciones resaltó sus diferentes puntos de vista sobre la probabilidad de la intervención estadounidense en la guerra. Ivan Okuntsov, escribiendo en Russkii Golos, pensó que la oposición de Wall Street mantendría a Estados Unidos neutral, mientras que Dymov, corresponsal de Russkoe Slovo, pensaba que la presión de la misma fuente, que había obtenido grandes beneficios de la "sangre del pueblo", conduciría a Estados Unidos a la batalla.

Trotsky dijo que, por muy reconfortante que fuera la opinión de Okuntsov, tenía que estar de acuerdo con Dymov. Esto lo dejaba con una sola "dificultad para el lector". Un editorial del mismo número de Russkoe SIovo en el que apareció el artículo de Dymov vio la entrada de Estados Unidos en la guerra no como un deseo de ganar más dinero, sino como una “garantía de progreso”. “¿Por qué?”, Concluyó Trotsky, “¿La editorial y el corresponsal acordaron llevar a su público a la confusión?”. [15]

Continuará en la próxima edición de Ideas de Izquierda
_______________________________________________________________________________

Traducido por Raúl Dosta

 
Izquierda Diario
Síguenos en las redes
/ izquierdadiariomx
@LaIzqDiarioMX
+525570704442
www.laizquierdadiario.mx