www.laizquierdadiario.mx / Ver online
La Izquierda Diario
24 de octubre de 2020 Twitter Faceboock

CONFERENCIA VESPERTINA
Más de 53 mil muertes por covid y la crisis estructural de la alimentación
La Izquierda Diario México | @LaIzqDiarioMX

Van 53,003 muertes, 485,836 casos confirmados, 79,213 casos sospechosos y 39,674 casos activos estimados según las cifras oficiales.

Link: https://www.laizquierdadiario.mx/Mas-de-53-mil-muertes-por-covid-y-la-crisis-estructural-de-la-alimentacion

Con estas cifras, México se mantiene tercero en el número de personas fallecida por la enfermedad causada por el SARS-COV-2.

Desde la semana pasada se pusieron los focos sobre los alimentos procesados y los refrescos. También fue el caso de esta conferencia vespertina.

Mientras México conserva su tercer lugar en el fatal ranking mundial de muertes por covid-19, el problema de las enfermedades crónicas como principales comorbilidades ante la pandemia fue un tema importante.

Desde antes de la crisis sanitaria actual, las enfermedades crónicas no transmisibles, como la obesidad, la diabetes, la hipertensión y algunos tipos de cáncer eran el principal factor de muerte según afirmó el subsecretario López-Gatell. Cuestionado al respecto, enfatizó que el tema de la alimentación es fundamental pero que no se trata sólo de una decisión individual.

Denunció que desde hace dos décadas se dio una proliferación de productos procesados que luego son trasladados largas distancias para su distribución y ventas y que han desplazado a la producción local.

Señaló que la solución es a largo plazo con la puesta en marcha de un modelo agroalimentario saludable, justo, saludable, sostenible y económicamente competitivo.

Producción de alimentos y capitalismo

Cuesta imaginarse un modelo así sin afectar profundamente los intereses de las trasnacionales de la industria refresquera y alimenticia, así como los agronegocios de capitales estadounidenses protegidos por los sucesivos gobiernos imperialistas que desde la implementación del TLC se han impuesto contra los pequeños productores del campo mexicano.

Con la inauguración del T-MEC este panorama no cambia, más bien se profundiza. La industrialización de la producción agropecuaria, las ventajas de accesos prácticamente irrestricto de las trasnacionales a los recursos naturales, como sucede con refresqueras y cerveceras, la presión sobre los pequeños productores para alinearse a la producción de transgénicos -como sucede con los cafetaleros que para subsistir se ven obligados a producir el tipo de café que determina Nestlé- está en contradicción con un modelo agroalimentario con las características que enunció López-Gatell.

Es indudable que la pandemia desnudó todas las desigualdades que han hecho prosperar al modo de producción capitalista, también en el terreno alimentario. El acceso a alimentos naturales y orgánicos no está al alcance de las mayorías, como tampoco el tiempo para cocinar de forma saludable y dejar de lado los productos procesados.

Cambiar el modelo agroalimentario implica enfrentar los términos del T-MEC, algo que AMLO no está dispuesto a hacer, como lo evidenció en su reciente visita a Trump.

Garantizar el acceso de la mayoría de la población a una alimentación saludable exige el aumento salarial por lo menos al nivel del costo de la canasta familiar para el conjunto de la clase trabajadora, incluyendo a aquellos que fueron despedidos con el aval del gobierno o directamente por sus funcionarios, como pasa con los trabajadores estatales, y también a los trabajadores del sector informal, muchos de los cuales se han quedado sin sustento durante la pandemia. Para hacer todo esto AMLO debería enfrentar los intereses de los Slim y los Salinas Pliegos, tan caros amigos de Palacio Nacional.

Sin embargo, hay medidas de corto plazo para combatir la pandemia que el gobierno de México, al igual que muchos otros, se negó a implementar, como lo son la aplicación de pruebas masivas y periódicas a todas y todos los trabajadores de los sectores esenciales, empezando por los del sector salud, así como el estudio, aislamiento en caso de ser necesario y atención digna de todos los contactos de las personas con diagnóstico positivo, y postergar la reapertura económica hasta que la crisis sanitaria haya pasado. Pero su política privilegia los intereses económicos de empresarios y trasnacionales por encima del interés social de las mayorías.

Te puede interesar: ¿Se resuelve con prohibición de refrescos y comida chatarra la crisis alimentaria?

 
Izquierda Diario
Síguenos en las redes
/ izquierdadiariomx
@LaIzqDiarioMX
+525570704442
www.laizquierdadiario.mx