www.laizquierdadiario.mx / Ver online
La Izquierda Diario
http://www.smn.gov.ar/?mod=pron&id=1 Twitter Faceboock

CORONAVIRUS
Covid-19: El movimiento de mujeres no puede irse a cuarentena
Miriam Hernández, trabajadora de la UNAM | Trabajadora del STUNAM

En este artículo queremos discutir sobre las perspectivas del movimiento de mujeres en tiempos de pandemia.

Link: http://www.laizquierdadiario.mx/Covid-19-El-movimiento-de-mujeres-no-puede-irse-a-cuarentena

En estos días, la gigantesca jornada de protesta del 8 de marzo -día internacional de la mujer- parece lejano, como si el destino nos dijera una vez más que para las mujeres en este sistema todo es doblemente difícil. La aparición impactante y emotiva que tuvo el movimiento de mujeres en esa histórica marcha no logró despegar toda su potencialidad, pues apareció en escena una amenaza catastrófica a nivel mundial: el COVID19.

Las demandas de las mujeres han pasado a segundo plano en medios de comunicación masivos, pero, no se confundan, el malestar frente a la violencia contra las mujeres sigue calando hondo en nuestro país y en el mundo.

La concentrada atención al COVID 19 no es para menos, pues es un fenómeno a escala mundial que, hasta ahora, ha dejado a miles de muertos, afecta la economía de los continentes, ha generados crisis en los gobiernos y los efectos sanitarios que los capitalistas descargarán contra los pobres del mundo. Aún estamos lejos de saber sus verdaderas consecuencias. Dentro de todas las penurias que estamos enfrentando, la pandemia está afectando cruelmente a las mujeres trabajadoras y pobres.

La violencia que no se detiene

Aun cuando el gobierno de la 4 Transformación nos presenta en conferencia a un grupo de mujeres para “orientarnos” sobre qué hacer ante el encierro, el aumento del estrés y violencia, nos dan como salida un número de atención, sin profundizar en la cruenta realidad que se vive en los últimos días, la cifra de feminicidios no se detiene. De febrero a marzo se registraron 632 casos. Sigue la tasa de 10 feminicidios al día.

Puede interesarte: Feminicidios en tiempos de covid

Las desapariciones de mujeres y redes de trata continúan. En el año pasado desaparecieron 1,227 mujeres asociadas a las redes de trata en las que participan empresarios y políticos.

La Organización de las Naciones Unidas informó que ante las medidas sanitarias recaen las cargas de trabajo fundamentalmente sobre las mujeres. Nosotras asumimos en promedio 39 horas detrabajo no remunerado por semana. Las mujeres trabajadoras además de su empleo y el trabajo doméstico, con la pandemia deben cuidar a los hijos por el cierre de escuelas y a los adultos mayores.

En México las llamadas de denuncia por violencia doméstica (perpetuada por sus parejas) han crecido al 100%. Los refugios están saturados. Las mujeres, niñas y niños que están con sus perpetradores en casa por cuarentena son más vulnerables a la violencia sexual y doméstica. En este contexto quedarse en casa no es seguro.
Es decir, parece que ante la cuarentena y el resguardo de nuestras familias la violencia patriarcal no tiene tregua.

Tienes que leer: Las mujeres ¿prioridad de la 4T?

Miles de mujeres trabajadoras están siendo despedidas, dejando a familias enteras a la deriva, muchas más como las trabajadoras domésticas, maquiladoras, las que tienen pequeños negocios se quedarán sin materia de trabajo. Y las mujeres que aún cuentan con trabajo asalariado, la mayoría son en condiciones de mucha precarización por ejemplo en las zonas industriales, las mujeres siguen en las líneas de producción sin ninguna seguridad sanitaria, con salarios de 200 pesos a la semana y con la doble jornada del trabajo doméstico. Para ellas, las mujeres obreras más explotadas, no hay cuarentena y arriesgan su vida en la fábrica.

Pero hablemos también de un sector de mujeres que ante esta crisis sanitaria, será el ejército que se colocara en la línea de frente, las miles de mujeres médicas, enfermeras y paramédicas, que hasta ahora toma el verdadero peso que tienen en nuestra sociedad y las denuncias que han hecho por años comienzan a tener oídos, el ahogo del sector salud por falta de insumos y las nulas medidas de protección para enfrentar esta batalla comienzan a replicarse.

Pero como si no fuera poco en un país que es surreal, vemos como en el estado de Jalisco el miedo a la pandemia se descarga contra las mujeres enfermeras profesionales de la salud, siendo objeto de violencia y discriminación, esto es totalmente repudiable.


La fuerza del movimiento de mujeres no puede irse a cuarentena

El 8 de marzo fuimos miles en las calles: trabajadoras, estudiantes, amas de casa, jornaleras, jóvenes, desempleadas exigiendo el fin de la violencia patriarcal y por nuestros derechos.

Esa jornada nos ayudó a reconocernos y visibilizar que las mujeres estamos dispuestas a salir a las calles y luchar por nuestros derechos, no puede detenerse, el gran reto en medio de esta pandemia es seguir denunciando y visibilizar las terribles condiciones para la mayoría de las mujeres, denunciar las medidas cosméticas desde el gobierno y sus instituciones, y continuar organizándonos.

A grandes crisis, grandes soluciones. Es momento de que el movimiento de mujeres se plantee las grandes soluciones a la actual decadencia del sistema.

Exigimos al gobierno el reconocimiento de las dobles cargas de opresión y el trabajo asalariado doméstico. No sirve de nada que lo señalen en conferencias de prensa si no hay medidas estatales para resolver la opresión. El estado debe hacerse cargo de las labores domésticas: lavanderías y guarderías gratuitas para todas, crear comedores populares a bajo costo, debe sindicalizar masivamente a las trabajadoras domésticas.

Proponemos que se prohíban los despidos, en particular de las mujeres trabajadoras, y que se den días de sana distancia y cuarentena por la emergencia sanitaria con un pago salarial de 100% y un aumento al salario para cubrir el costo de la canasta básica. No a los recortes a los salarios por motivo del Covid 19.

Para evitar la violencia sexual y doméstica exigimos que se amplíen los refugios, ya que son pocos, y los que funcionan por iniciativa de ONGs deben ser estatizados y garantizar las medidas sanitarias correspondientes. Los hoteles deben convertirse en refugios seguros, para las mujeres, niños y niñas y que puedan desarrollar una vida libre de violencia y deben aumentarse el presupuesto estatal para que estos funcionen de un modo completo.

El movimiento de mujeres no puede irse a cuarentena. Debemos exigir y reclamar que las mujeres no debemos de pagar ni padecer los efectos de la gran crisis sanitaria.

En estos momentos no podemos tomar las calles pero mantenernos organizadas desde nuestras casas, es nuestra fortaleza y que esta se ponga al servicio de las más desposeídas, las trabajadoras.

Desde Pan y Rosas te invitamos a seguir en contacto, mándanos tu denuncia y exijamos nuestros derechos. Organízate con nosotras para enfrentar la precarización laboral, la violencia feminicida y patriarcal y la crisis sanitaria desde una perspectiva anticapitalista y revolucionaria.

 
Izquierda Diario
Síguenos en las redes
/ izquierdadiariomx
@LaIzqDiarioMX
+525570704442
www.laizquierdadiario.mx