×
×
Red Internacional

Se cumplen 53 años de las revueltas de Stonewall, cuando los LGBTTTI+ se movilizaron, enfrentando a la policía, como consecuencia de años de hartazgo por la violencia por la policía con complicidad de la Iglesia y el Estado. A medio siglo de lucha, las demandas de Stonewall siguen vigentes.

Diego Juárez@diego_enp2

Viernes 10 de junio | 16:32

En estos dos años de pandemia la disidencia sexogénerica ha conquistado el matrimonio igualitario en 27 estados, 19 estados aprobaron la ley de identidad trans y en 11 estados prohíben los Ecosig, pero eso no se traduce en la mejora de las condiciones de vida, porque en los últimos años se ha profundizado la discriminación, la precarización laboral, los despidos y los crímenes de odio.

Según la Encuesta mexicana de vivencia LGBT+ ante Covid-19, 10 de cada 100 personas reportó haber sido discriminada por su orientación sexual e identidad de género y de ellas, el 52 % recibió agresiones verbales. Esta discriminación se ha dado principalmente en la familia, con amigos y en servicios de salud.

Del total de los encuestados, el 11.48 % se han visto afectados laboralmente por la pandemia, a esto hay que sumarle los 7.28 % que ya se encontraba desempleado, despedido desde antes de la pandemia; además el 58.47 % durante la pandemia vio disminuido su ingreso.

En cuanto a la afectación en la vida por la pandemia, al menos seis de cada diez afirman que el contexto de la pandemia afectó mucho o severamente en sus vidas y solo una décima parte de la población que hubo pocas o nulas afectaciones. Además, el 65.2 % de las personas LGBT+ reconocieron encontrarse más limitadas para realizar actividades cotidianas.

El 32 % de las personas LGBT+ encuestadas, se sintieron muy a extremadamente sofocadas por no poder expresar con su familia su orientación sexual o identidad de género. En cuanto a la salud mental, el 22 % dijo el haber pensado en algún momento en el suicidio, dato que aumento con las personas trans y de otras identidades de género no normativas (39,2 %) así como las personas con identidades sexuales no normativas (33.3 %). Con relación al intento de suicidio durante la pandemia, el 4.6 % de la población encuestada reporto haberlo realizado.

Sobre el acceso a pruebas de VIH en comparación al tiempo anterior a la contingencia del coronavirus. Del total de los encuestados, el 47.6 % dijo que su acceso a pruebas de VIH disminuyó; en cuanto al acceso al medicamento antirretroviral en comparación al tiempo anterior a la contingencia por la pandemia. El 25 % respondieron que había disminuido el acceso al medicamento ARV.

En este marco los crímenes de odio son algo cotidiano, tan solo del 2014 al 2021, se registraron 380 asesinatos, dónde enero de este año se posicionó como uno de los más sangrientos para las personas LGBT+.

Mientras, los partidos aprovecharon la pandemia para votar leyes como el PIN parental o votar contra el aborto, el matrimonio igualitario y el reconocimiento de las identidades de género.
 
Por un lado, los partidos de derecha como el PES y el PAN nos imponen leyes conservadoras que dicen proteger la vida desde la concepción y la familia tradicional, buscando mantenernos bajo los mandatos patriarcales, negando nuestro derecho a decidir y a vivir nuestra sexualidad libremente.

A pesar de que MORENA cuenta con mayoría en los congresos y que tiene un discurso "progresista", ha dejado pasar este tipo de leyes como se vio en Guanajuato, Veracruz, Aguascalientes, entre otros, lo cual no es de sorprender, ya que AMLO ha dicho en varias ocasiones que el matrimonio igualitario y el aborto tienen que ponerse a consulta, cuando ningún derecho debe ser consultado.

Por eso, este 25 de junio volvemos a tomar las calles de manera independiente de los empresarios y los partidos que gobiernan, para los de arriba que siguen votando leyes antiobreras y contra la diversidad, y que tienen lazos, contra la iglesia católica y evangélica.

Porque nuestro objetivo es volver a poner en pie un gran movimiento LGTBI anticapitalista y antipatriarcal, que retome la lucha por la emancipación de la sexualidad y la humanidad, que enfrente cualquier tipo de opresión y explotación.

¿Por qué marchamos?

¡Matrimonio igualitario en todo el país!

En los últimos años, se ha puesto a debate en casi todo el territorio la aprobación del matrimonio igualitario. Pese a que la derecha como el PAN y Encuentro Social han votado en contra, incluso algunos diputados del PRI y del Morena se han negado a aprobar este derecho, hoy son 27 estados donde el matrimonio igualitario ya es legal.

Cabe destacar que los partidos que han votado en contra de nuestros derechos, son los mismos que aprobaron leyes anti obreras y aprobaron la Guardia Nacional, que es la continuidad de la militarización del país, que en los sexenios anteriores dejó miles de muertos y desaparecidos y que ha permitido la criminalización de los migrantes. A su vez, dejan en último lugar y quieren poner a consulta los derechos de las mujeres y la diversidad sexogénerica, como con el derecho al aborto y al matrimonio igualitario.

Por la prohibición de los Ecosig en todo el país

Hasta la fecha van 11 estados que lo han ilegalizado, lo cual no es suficiente falta que sea prohibido en todo el país, además que sean desmantelados todos los sitios donde se realizan y que estas instalaciones sean convertidas en refugios, centros de salud sexual para todas las personas LGBT+ que enfrentan la violencia en sus hogares, que sean corridos de sus casas.

Por acceso a Salud Integral, porque nuestra salud no es un capricho, ni un negocio, es un derecho

Que se termine el ciclo infinito de desabasto tanto de los medicamentos para el VIH como de las hormonas e inhibidores que usamos; que el proceso de reasignación sexogénerica y demás procesos quirúrgicos sean gratuitos y que abran más clínicas especializadas en todo el país. ¡Por la liberación de las patentes! Basta que las empresas hagan negocio con nuestra salud.

Por la separación efectiva de la Iglesia y el Estado, por una educación sexual no sexista, ni heteronormada y por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito, para todas las mujeres y personas con capacidad de gestar, para que nadie muera por abortos clandestinos.

Por condiciones laborales dignas y cupo laboral trans

Con la pandemia se ha profundizado la precarización laboral, los despidos o la no contratación y en algunos lugares se nos siguen pidiendo estudios de VIH para ser contratados. Luchemos junto con los miles de trabajadores estatales despedidos que pelean por trabajo digno, los miles de obreros, médicos, docentes y trabajadores de la educación, que luchan por plenos derechos laborales y por un salario acorde a la inflación, para que alcance a cubrir la canasta básica.

Porque nuestras vidas valen más que sus ganancias y para que ellos paguen la crisis hay que seguir luchando.

Contra la represión policial y los crímenes de odio

Basta de acoso policíaco y militar en esta pandemia dejó claro su función, que es la de reprimir y matar a la clase trabajadora y a los que luchan por un mundo distinto.

En muchas partes del mundo humillaron o asesinaron a algunx de lxs nuestrxs como el caso de Naomi, que fue asesinada por el Ejército mexicano. La pandemia dejó claro que la violencia y los ataques contra nosotres no se detienen y que la única forma de pararla es luchando.

Contra la mercantilización de nuestros cuerpos y sexualidad, ¡basta de pinkwashing! No a la utilización de nuestras demandas por ninguna empresa, ni gobierno o partido patronal, para lavarse la cara y pintársela de defensores de derechos humanos, mientras continúan con la precarización laboral, la represión y persecución de los que luchamos por un mundo distinto.

Para esto es necesario recuperar la combatividad e independencia de nuestro movimiento, con una perspectiva emancipadora de todxs lxs oprimidxs y explotadxs, para ello es necesaria la unidad de todas las luchas, poner en pie un potente movimiento integrado por mujeres, integrantes de la diversidad sexual, estudiantes y trabajadores.

¡Por un orgullo anticapitalista y antipatriarcal!

Te invitamos a que marches y te organices con Pan y Rosas y la Agrupación Juvenil Anticapitalista. La cita es este 25 de junio a las 10:00 horas para marchar desde la Glorieta de las y los desaparecidos (Ex glorieta de la Palma) al Zócalo capitalino.

Te puede interesar: LGBTIQ+, feministas y trabajadores: ¡unamos fuerzas contra la violencia y por nuestros derechos!




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias