Juventud

#UNAMNoPaga

Un plan de lucha por los pagos de docentes y una universidad para el pueblo pobre y trabajador

Para que el movimiento que denuncia que #LAUNAMnoPaga, necesitamos un plan de lucha que transforme de raíz las condiciones de precariedad, y acabe con los ataques a la educación y la antidemocracia de nuestra universidad.

Jueves 25 de marzo | 22:52

Frente al proceso que se ha desatado en más de 20 escuelas de la UNAM donde miles de estudiantes se han sumado a la exigencia de pago inmediato de los y las docentes, los directivos y la Rectoría misma han declarado que ya están resolviendo el problema de los adeudos, pero sabemos que le problema es más profundo. Los docentes en la UNAM, como en el resto del país, tienen sueldos miserables y casi el 80% ni siquiera tiene estabilidad laboral.

Este mecanismo de contratación también ha servido para impedir la organización política del profesorado. En muchas escuelas se han forjado verdaderas mafias que condicionan el otorgamiento de horas y plazas a los profesores de asignatura y que los utilizan como base de maniobra en los vaivenes de la política universitaria.

Desde la Agrupación Juvenil Anticapitalista, hacemos un llamado a la más amplia unidad de los sectores en lucha, por dentro y fuera de la UNAM; así como retomar las tradiciones del movimiento estudiantil. No podemos permitir que la crisis continúe cayendo sobre los hombros de la clase trabajadora.

Para esto proponemos un plan de lucha, que peleemos entre estudiantes, trabajadores y docentes, para que además de conseguir el pago inmediato a las y los profesores y condiciones dignas de trabajo, apunte a conseguir una universidad al servicio de las grandes mayorías y no de un puñado de burócratas que gobierna la UNAM según los intereses de los partidos del régimen, el gran empresariado nacional y los organismos internacionales como la OCDE, el Banco Mundial y el FMI.

1- Exigimos el pago inmediato de todos los salarios adeudados y su incremento para que permita cubrir el costo total de la canasta básica. Es imposible pensar en la educación pública sin que las y los profesores tengan salarios dignos. Los profesores no sólo viven la precarización en la universidad sino que muchas veces deben optar por mantener uno o más empleos igualmente precarios, lo que a todas luces repercute en el tiempo que pueden dedicar a preparar sus clases, dar asesorías, la investigación, etc.

2- Basificación de todos los profesores de asignatura y trabajadores docente sque hoy tienen contratación precaria. Para solucionar el problema de fondo, no basta con una solución momentánea, es necesario garantizar plenos derechos laborales para las y los profesores. Luchemos por la basificación y tiempo completo para todos y cada uno de ellos desde el primer día. La figura de profesor de asignatura debe desaparecer al igual que las trabas y obstáculos que les impiden organizarse políticamente ¡Plenos derechos laborales y sindicales!

3-Por una canasta tecnológica que rompa los obstáculos que impone la pandemia. Si a un profesor o adjunto no le pagan, ¿cómo costeará el Internet, una computadora, etc.? Tanto profesores como estudiantes tuvieron que cargar el costo del Internet y de equipos electrónicos, quienes no tuvieron dinero para hacerlo desertaron o están en condiciones muy precarias. La UNAM otorgó 20 mil tabletas para una comunidad de más de 350 mil. Luchemos por una canasta tecnológica que garantice que nadie dejará de estudiar, preparar o dar clases por falta de recursos. Para los estudiantes debe considerarse la cobertura universal de becas correspondientes a la canasta básica, para que nadie tenga que elegir entre estudiar o trabajar.

4-Porque la precarización tiene cara de mujer, luchemos por un plan integral para combatir esta realidad. Las mujeres en la universidad viven doblemente la precarización, que se agudizada con las tareas de cuidados y el lastre del feminicidio y la violencia que no es ajeno a la UNAM. Es necesario luchar para garantizar las medidas mínimas para el pleno desarrollo de las estudiantes, trabajadoras y docentes: guarderías, comedores gratuitos, salas de lactancia y otras medidas que aligeren las dobles jornadas, así como que la infraestructura clínica de la universidad se convierta en espacio para ejercer el derecho al aborto legal, libre, seguro y gratuito, el acceso a anticonceptivos gratuitos. Todo, de la mano de comisiones tripartitas y democráticas de mujeres que sean independientes de las autoridades, al Estado y los partidos del régimen, que discutan, además de las cuestiones antes mencionadas, como hacer frente a la situación de violencia previniéndola y sin un enfoque punitivo que solo fortalece los organismos represivos del régimen universitario y del propio Estado.

5- Gestión del presupuesto de forma democrática y aumento al presupuesto educativo hasta alcanzar el 10% PIB. Basificar a la planta docente y dotar de condiciones dignas de empleo y estudio, así como construir más escuelas e infraestructura para que no haya hacinamiento y se cubra el 100% de la demanda educativa; requiere recursos, debemos partir de transparentar y eliminar los privilegios de las autoridades universitarias y la burocracia dorada que dirige la UNAM, pero no basta, es necesario avanzar contra la fortuna de los grandes empresarios como Carlos Slim que se lava la cara a través de Fundación UNAM pero que evade millones en impuestos con la misma, esto, al igual que el impago de la ilegítima y fraudulenta deuda externa o el reorientar los millones que se gastan en la guardia nacional, sólo puede pasar por un programa y plan de lucha que movilice en las calles a otros sectores y que exija al gobierno que la crisis la paguen los empresarios y no los sectores populares con ataques a la educación.

6- Contra la antidemocracia en la UNAM avancemos con la organización de profesores, trabajadores y estudiantes. Históricamente la universidad mantiene una estructura virreinal de toma de decisiones, manteniendo ésta no se puede pensar en que el presupuesto destinado al pago de salarios, infraestructura y becas puede estar al servicio de la comunidad. Solo la organización independiente de estudiantes, trabajadores docentes y no docentes puede dar respuesta a nuestras necesidades. Luchemos por echar abajo la estructura antidemocrática de la UNAM, partiendo de la elección directa de las figuras de rector y demás autoridades y que estas solo tengan facultades administrativas, en miras de forjar un gobierno tripartito, representado por los tres sectores de forma proporcional que decida todos los aspectos de la vida universitaria.

Para avanzar en discutir todo esto y sumar otras ideas llamamos a impulsar una Asamblea General de la UNAM donde confluyan los sectores en lucha, que permita articular un pliego petitorio y plan de lucha único, que impulse y dé fuerza a la organización de los profesores precarizados, los estudiantes y haga un llamado a un Encuentro Nacional en Defensa de la Educación, donde puedan converger los diferentes sectores de trabajadores de la educación y estudiantes que hoy buscan organizarse para enfrentar los ataques a este sector.

La pandemia ha demostrado que el capitalismo no va más, pues la falta de pagos a docentes en la UNAM es parte de un ataque generalizado a los trabajadores a nivel nacional e internacional, mediante el cual los empresarios, gobiernos y partidos burgueses buscan descargar sobre los que menos tenemos, el precio de la crisis que ellos provocaron.

Por eso en la Agrupación Juvenil Anticapitalista y en la agrupación de mujeres y diversidad sexual, Pan y Rosas, pensamos que es necesario organizarnos para conquistar una educación y universidad abierta al pueblo pobre y explotador, pero sabemos que a la par debemos luchar por una sociedad distinta, donde el conocimiento y la tecnología estén al servicio de toda la humanidad y no sólo de un puñado de empresarios. ¡Queremos conquistar una sociedad sin explotados ni explotadores, sin oprimidos ni opresores!






Temas relacionados

UNAM   /   Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO