×
×
Red Internacional

En la asamblea internormalista que se dio con estudiantes y egresadxs de las normales de la CDMX surgieron distintos puntos de vista y discusiones en torno a la militarización, la USICAMM, el financiamiento y sobre los derechos arrebatados a lo largo de los años.

Miércoles 16 de noviembre | 16:25

En esta asamblea, que se llevó a cabo el pasado sábado con estudiantes de las distintas escuelas formadoras de docentes en la capital del país, las discusiones que más saltaron a la vista tienen que ver con la inconformidad que existe de manera generalizada entre normalistas y docentes en servicio con respecto al tema de los requisitos que impone USICAMM para poder acceder tanto al servicio docente o puestos de dirección subdirección y/o supervisión, como a tener mayores ingresos.

Te puede interesar: 1ª Asamblea Internormalista de la CDMX

Para profundizar en este tema habrá que entender de dónde viene la Unidad del Sistema para la Carrera de las Maestras y los Maestros (USICAMM). Durante la reforma del 2019 el Instituto Nacional de Evaluación Educativa (INEE) fue convertido en este “nuevo” sistema que legalmente tiene las mismas atribuciones que el anterior, y si bien funciona bajo una legislación más reciente, esto no quiere decir que sean cosas diferentes en términos de su principal objetivo: funcionar como un organismo que sirva como un filtro entre los docentes y su derecho al acceso al trabajo.

Para el sentido común podría parecer algo positivo ya que durante décadas nos han vendido la idea de que los filtros solamente aceptan a “los mejores”; sin embargo, la postura compartida por normalistas y docentes reunidos la semana pasada coincidía en que estos mecanismos tienen poco o nada que ver con la realidad educativa que vemos en las aulas, igual que pasaba con el INEE, salvo por la evaluación de permanencia que tuvo que ser desechada por la movilización y la lucha del magisterio.

USICAMM, presupuesto y respuesta del SNTE

Tan solo el año pasado USICAMM recibió un 395% de aumento a su presupuesto, que pasó de tener 185 millones de pesos a 954 millones en 2022 y ahora recibirá 1008 millones. Cabe señalar que la directora de esta unidad, Adela Piña, en comunicación oficial ha dicho que solamente 22,000 profesores se han visto “beneficiados” con la llamada promoción horizontal, lo cual no es ni el 1% del total de los y las maestras y aún así asegura tener una proyección de 100 mil docentes inscritos en este filtro.

Te puede interesar: Más dinero para garantizar la evaluación docente

Esto demuestra que el filtro máximo -suponiendo que se cumpla la proyección de la funcionaria- va a beneficiar al 10% de la plantilla docente mientras que el otro 90 será condenado a insuficientes aumentos salariales como el de este año, que se vio pulverizado por la inflación.

Te puede interesar: Inflación pulveriza los salarios reales de los trabajadores

Esto mientras la dirigencia del SNTE encabezada por Alfonso Cepeda Salas se ha limitado solamente a decir en una entrevista que: “También con esto de la nueva ley de la USICAMM (los estados) esconden las plazas. En buena parte de las entidades están haciendo que el sindicato no se dé cuenta de cuántas plazas van quedando y luego dan los lugares a la gente que les interesa, familiares, gente conocida, a veces con fines políticos. En fin, por eso queremos que se revise a fondo esta ley y también su esquema operativo, que ha hecho mucho daño a las maestras y los maestros”.

Esto quiere decir que no existe un desacuerdo profundo sobre la naturaleza de este instituto y sus atribuciones, sino que están pidiendo una suerte de “revisión” de la ley de USICAMM pero para continuar con la política individualista y meritocrática heredada del sexenio anterior. Esto, cuando nuestro sindicato debería estar luchando y convocando a la movilización por la abrogación total de la reforma educativa de Peña Nieto continuada en la 4T, incluyendo la desaparición de la USICAMM, además de la reconquista de la plaza automática para egresadxs normalistas.

Sin embargo el charrismo sindical, si bien ha tenido que hacer esta “pequeña crítica” es porque existe un profundo descontento dentro del gremio, pues en esencia ha sido cómplice de la aplicación de estas medidas y del conjunto de las políticas neoliberales a lo largo de las últimas décadas. Peor aún, los charros sindicales se han declarado en este periodo “ejército intelectual” de la 4T.

Más presupuesto para educación y garantías laborales

Estudiantes y egresados normalistas impulsamos en común la asamblea internormalista como un espacio de organización para poder debatir y hacerle frente a estos temas.

Las y los docentes de la Agrupación Nuestra Clase, quienes también impulsamos y participamos en este espacio, opinamos que para poder defender la educación pública y nuestro derecho al trabajo tenemos que pelear por la eliminación de la USICAMM y reconquistar la plaza automática para normalistas egresados. Consideramos que los recursos para ello y en general para la educación y otras necesidades sociales, como la salud, podrían provenir de trasladar el presupuesto que hoy se destina al pago de la fraudulenta deuda externa, a la Guardia Nacional y la militarización del país, además de establecer impuestos progresivos a las grandes fortunas.

Estos recursos tendrían que manejarse con transparencia, por lo que para garantizarla es necesario establecer un control por parte de la comunidad educativa organizada democráticamente. Dichos recursos, a diferencia de los programas de infraestructura actuales, que solo alcanzan para reparaciones menores, podrían utilizarse, por ejemplo, para construir más escuelas, bien equipadas, con plantillas completas.

Si acuerdas con esta visión, te invitamos a sumarte a la Agrupación Nuestra Clase. Seamos miles de docentes quienes construyamos una corriente político-sindical democrática, combativa, de clase e independiente del gobierno, las autoridades y los partidos del régimen, que luche por recuperar lo que nos han arrebatado e ir por más.


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias