×
×
Red Internacional

Los recientes paros en la Facultades de la UNAM se dieron debido a la falta de pagos de varios profesores. Revelan la precarización laboral del 74 % de la plantilla docente. Según reporte del CAM de la UNAM la mayoría gana a lo más $21 la hora.

Sábado 27 de marzo | 19:15

El Centro de Análisis Multidisciplinario (CAM) de la UNAM, presentó este miércoles el “Reporte de investigación especial 135. El poder adquisitivo del salario de las profesoras y los profesores en la UNAM”. En él dan cuenta de la agudización de la precarización laboral de 2001 a 2019.

Para 2019, el 64.7 % de la plantilla docente son “Profesores de Asignatura” y el 9.4% “Ayudantes de Profesor”, a los cuales se les contrata por semestre. Es decir, el 74.1 % de la plantilla no tiene estabilidad laboral.

El salario de este personal varía, según el número de materias que imparta. Por ejemplo, si a la semana un profesor de asignatura imparte una materia con duración de 3 horas por semana, su ingreso mensual sería de 1,140.72 pesos de salario base. Cantidad que alcanzaba sólo para el 14.3 % de la Canasta Alimenticia Recomendable (CAR), la cual ascendía a $7,940.

Te puede interesar:
Un plan de lucha por los pagos de docentes y una universidad para el pueblo pobre y trabajador.

El estudio señala que la mayoría de los profesores no alcanza ni siquiera a dar 9 horas por semana, lo que significaría un ingreso de 3,422.16 pesos mensuales de salario base, que cubre el 43 % de la CAR.

Estas 3 y 9 horas semanales son frente a grupo, pero como es sabido, la labor docente no se reduce a ese tiempo de trabajo. Por ejemplo, para un profesor que imparte 9 horas frente a grupo a la semana, se traducen en aproximadamente 40 horas de trabajo total (al añadir la preparación de cada clase, capacitación, calificación de tareas, etc.).

Si se considera el trabajo de esas 40 horas, el salario de un profesor que trabaja 9 horas a la semana frente a grupo se reduce a 21.3 pesos la hora trabajada. Una miseria que ni siquiera alcanza la mayoría de los docentes, pues el promedio de horas por semana es de alrededor de 6 horas clase.

Nuestra época, la de la precarización laboral capitalista, convierte terriblemente la servidumbre en un privilegio.

Te puede interesar:
Sin solución el adeudo de salarios a profesores de la UNAM.

El CAM estima que en el periodo analizado (2001-2019) el poder adquisitivo del salario de las y los profesores de la UNAM se ha perdido en un 47 %, lo que no logra compensarse con las prestaciones y estímulos académicos que se añaden al salario.

Además, porque la jubilación se toma sobre el salario base, no sobre los incrementos. Lo que se verifica con un profesor de asignatura, que trabajando 3 horas semanales, durante 2 años y medio apenas tendrá un fondo de “ahorro” que no rebasa los 15 mil pesos.

El salario del Rector

Por otro lado, según la Plataforma Nacional de Transparencia, en el segundo semestre de 2020, el salario de Enrique Luis Graue Wiechers, fue de 210 mil 604.5 pesos mensuales netos, más un agregado de 21 mil 613.22 pesos anuales por concepto de "Días de Ajuste".

Como rector, recibió un salario mensual neto de 135 mil 322.57 pesos, que se desglosa en salario, compensación por antigüedad y otros ingresos. Como profesor Titular C de tiempo completo, su ingreso mensual neto fue de 75 mil 281.93 pesos, que se desglosa en salario y estímulos.

El contraste es grotesco, mientras la elite burocrática en la UNAM logra contrarrestar la pérdida del poder adquisitivo del salario con estos altos ingresos, un profesor de asignatura promedio gana 2 mil 281.44 pesos de sueldo base mensual, apenas el 1 % de lo que gana el rector.

Paros e inconformidad docente

Los recientes paros en la Facultades de la UNAM, que se originaron por diversas faltas de pago a profesores y profesoras, tienen como escenario el avance de la precarización en la educación, la cual se agrava ahora en pandemia debido a los costos que tienen que absorber los profes para poder impartir sus clases, como son servicios por internet, equipo de cómputo e inmobiliario.

Te puede interesar:
La 4T y la educación pública en medio de la pandemia: ¿Qué ha cambiado?

Dado que la precarización es un problema global, la lucha actual debe tener un horizonte más allá del gremio que ahora se ve afectado en la UNAM. La apuesta es la construcción de una fuerza militante y unitaria de trabajadores en las calles que, con grandes movilizaciones democráticas, paros, huelgas, etc., reconquiste sus derechos laborales y humanos.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias