×
×
Red Internacional

El descontento en las sedes de las Universidades para el Bienestar debido a la precarización crece cada día, pues se acumulan las violaciones a derechos humanos, laborales y los despidos.

Miércoles 20 de octubre | 22:47

El proyecto de las Universidades para el Bienestar Benito Juárez (UBBJ) que pretendía ampliar el acceso a educación superior, está marcado por la precarización laboral y educativa, apoyada en el autoritarismo de funcionarios públicos como Raquel Sosa.

La política de precarización educativa ha sido una constante en las UBBJ que se ha denunciado en múltiples ocasiones. Esta vez, mediante redes sociales, se difundió que estudiantes de las UBBJ de Atlamajalcingo del Monte, en Guerrero, donde se imparte la licenciatura en Enfermería y Obstetricia, iniciaron un paro y un bloqueo este 20 de octubre, junto a padres de familia, en exigencia de la destitución de Maribel Guerrero Comonfort, Coordinadora de dicha sede.

Los motivos del descontento son los insultos, humillaciones, maltratos y amenazas a estudiantes de parte de Guerrero Comonfort, de quien afirman “han recibido calificativos que los desanima a seguir estudiando en lugar de motivarlos”. Esta cuestión derivó en que tres estudiantes tuvieran crisis nerviosas y desmayos.

Esto es la punta del iceberg de lo que vive la comunidad estudiantil, pues además del autoritarismo, los despidos también afectan a los estudiantes, que se enfrentan a la reducción de la oferta académica. En algunas sedes también se está aplicando el regreso inseguro a clases presenciales, sin que toda la comunidad cuente con vacunas, incluso pese a haber docentes sin plenos derechos laborales como seguridad social, sin insumos ni presupuesto para hacerle frente a la pandemia.

Te puede interesar: Represión política contra la comunidad de las UBBJG

A eso se suma la negativa de becas a estudiantes, pese a que se prometió serían universales, pues se ha discriminado a estudiantes de edades entre 30 y 50 años, quitándoles el apoyo, a pesar de cubrir los requisitos, por lo que con ello vulneran sus derechos humanos. Pero sobre todo en plena crisis económica les niegan subsistir dignamente mientras estudian. Lo cual es contrario a la reforma constitucional con la que se decía que la educación superior sería universal.

Los despidos en las UBBJ no son nuevos

Estos hechos no han sido los únicos, pues el día 19, mediante un documento suscrito por Raquel Sosa, titular del Organismo Coordinador de las UBBJ, se despidió al coordinador académico de la sede Aguascalientes donde se había realizado un paro de labores debido a las reducciones del salario. En respuesta, lejos de escuchar el descontento, se intimidó a la comunidad, principalmente a docentes.

No obstante, los despidos injustificados no son nuevos en las UBBJ, pues desde 2020 se despidieron a docentes de la ex sede Escuela de Derecho Ponciano Arriaga, ahora sede Cuauhtémoc, por apoyar el justo paro estudiantil, como una clara forma de represión política. Estos profesores solicitaron la intervención del presidente Andrés Manuel López Obrador, sin embargo, a más de un año, han sido ignorados en sus demandas y siguen sin ser reinstalados. Por el contrario, en julio de este año, esta política de despidos se extendió a las 145 sedes que existen a nivel nacional y de manera masiva, por lo que actualmente hay más de cien despidos entre los profesores.

Te puede interesar: Despidos en las Universidades del Bienestar no son contrarios a la política de la 4T

Ante el ataque al sector educativo, es clave la unidad para vencer
El golpe al sector educativo en todos los niveles y en el ámbito nacional se ha profundizado. Como muestras de esto, están las negativas a resolver las demandas del Movimiento UNAM No Paga, de la Asamblea de Profesores de Asignatura de la UACM en Lucha, de la Asamblea de Trabajadores de las UBBJ, de los investigadores del Conacyt, de las trabajadoras de intendencia del Instituto de Educación Media Superior (IEMS), entre otros ejemplos.

El autoritarismo reinante tiene una razón de ser: impedir la organización de las comunidades universitarias, para garantizar la aplicación de la precarización laboral y educativa que se replica en otras universidades del país, que ya de por sí carecen de presupuesto suficiente para su pleno desarrollo. Los funcionarios se asientan en el modelo antidemocrático como sucede en otras universidades: en el caso de las UBBJ tiene la cara de Raquel Sosa, en la UACM la de Tania Rodríguez y en la UNAM la de Enrique Graue.

Es necesaria la organización unitaria entre estudiantes, académicos y trabajadores, tanto frente al autoritarismo de Raquel Sosa y de las autoridades educativas de las UBBJ, como ante lo que pretenden defender: la política de precarización laboral y educativa, herencia del pasado neoliberal que se mantenido en pie bajo el gobierno de la 4T, con lo que termina golpeando el derecho a la educación, dando continuidad a políticas de gobiernos anteriores. También requerimos soldar la unidad con el resto de los trabajadores universitarios y del magisterio, de los precarios y sindicalizados, por lo cual es de suma trascendencia que los sindicatos que se dicen democráticos se sumen a la defensa del derecho a la educación y de plenos derechos laborales.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias