×
×
Red Internacional

Educación Pública. UBBJ Cuauhtémoc: En qué condiciones regresamos a clases

Las condiciones dentro de la universidad continúan en deterioro, una situación que se ha mantenido desde su creación en el 2020. Las problemáticas responden al ataque a la educación que hoy enfrentan las universidades públicas y que va más allá de las Universidades del bienestar.

Miércoles 14 de septiembre | 01:07

En el caso de la UBBJ Sede Cuauhtémoc la coordinación informó que regresábamos a clases presenciales el pasado 15 de agosto, sin embargo, regresamos a las aulas hasta este 12 de septiembre, sin que hubiera una explicación por parte la de la coordinación.

¿En qué condiciones regresamos el presente ciclo?

Las problemáticas continúan siendo las mismas desde su conformación como Universidad del Bienestar Benito Juárez (UBBJ), inclusive degradando aún más las condiciones hasta el punto de que ahora es un proyecto poco sustentable. La limitada plantilla de profesores no responde a la demanda de la cantidad de alumnos, el horario sólo cubre dos horas de clase por materia a la semana, a la par de que no contamos con temarios que puedan garantizarnos los conocimientos de este ciclo.

Por otra parte, la coordinación impuso una medida reaccionaria, la cual no permite ingresar a la universidad a ningún alumno que llegue diez minutos después de que su clase haya comenzado. Esto es una medida autoritaria, ya que hay diversas cuestiones objetivas a las que estamos sujetos como estudiantes (por ejemplo vivir muy lejos o cuidar familiares), que nos impiden llegar a tiempo a nuestras clases.

Asimismo, si bien en la gran mayoría de los sectores de trabajadores y estudiantes retomamos nuestras actividades en nuestros centros de estudio o trabajo, parte de las recomendaciones sanitarias mínimas para un regreso a clases presenciales “seguro”, como es contar con agua, jabón e insumos necesarios, no existen. No contamos con ninguno de éstos recursos y quedamos expuestos al contagio de Covid-19.

En algunas universidades del IPN, y en la Facultad de Ciencias Sociales y Políticas, la comunidad estudiantil se ha organizado realizando asambleas y paros para retomar demandas elementales para llevar a cabo una educación digna, denunciando las malas condiciones para estudiar, así como la falta de presupuesto y el cuestionamiento a las autoridades que mantienen grandes salarios.

Te puede interesar: Miles de estudiantes del IPN exigen diálogo público para resolver sus demandas

La juventud está cuestionando la estructura de las universidades, pues es cada vez más evidente que sólo un puñado de personas controla el presupuesto y la toma de decisiones, por fuera de las necesidades y demandas de la comunidad, por lo que el descontento se generaliza en contra de las autoridades.

De acuerdo con algunos medios, Raquel Sosa coordinadora general de las universidades del bienestar, mantiene un salario de 91 mil pesos, mientras que los profesores y trabajadores administrativos no cuentan ni con un contrato, ni con condiciones dignas de trabajo. Esto ha sido denunciado por profesores organizados que fueron despedidos y quienes pelean por su reinstalación.

El ataque que hoy enfrentan las universidades públicas, se venía observando desde la pandemia, pero con el regreso a clases presenciales se exacerbó y se volvió más notorio, pues no es casualidad que en escuelas de las dos universidades más grandes del país y de la zona metropolitana, la comunidad estudiantil se organice.

El gobierno de la 4T, lejos de estar al servicio del pueblo trabajador y les estudiantes (como prometieron durante su campaña electoral y a inicios de este sexenio), continua profundizando el ataque a la educación pública como lo hicieron durante tantos años los partidos de la derecha, incluso militarizando al país con un enorme presupuesto a las fuerzas armadas.

Te puede interesar: Junta Federal exhorta a la UBBJ por demanda colectiva de un centenar de docentes

Está claro que la conquista por una educación pública, gratuita y de calidad, que esté al servicio de la juventud trabajadora y de los sectores populares, va venir de la unidad y organización de las comunidades universitarias, pues somos nosotrxs quienes podamos decidir cómo se maneja el presupuesto y cómo funcionan nuestras universidades.
Si eres estudiante, profesor o trabajador de las UBBJ, contáctanos y envíanos tu testimonio sobre los problemas que hay en tu sede.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias