×
×
Red Internacional

DERECHOS DEMOCRÁTICOS.¿Tú por qué odias a la policía?

Una simple pregunta en redes sociales abre la puerta para que se expresen decenas de testimonios de jóvenes, mujeres y trabajadores que han padecido en carne propia la represión y la violencia de los cuerpos policíacos.

Lunes 8 de junio de 2020 | 13:46

¿Tú por qué odias a la policía? Las respuestas a esa pregunta son la clave para entender (a partir del asesinato de George Floyd en Estados Unidos) la extensión internacional de las movilizaciones contra la brutalidad de policial. Incluidas claro, las movilizaciones contra el asesinato de Giovanni López tras ser detenido y torturado por la policía en Jalisco.

Odiamos a la policía todos aquellos que alguna vez fuimos amenazados, golpeados o extorsionados por la policía en calles y barrios, solos o en grupo, como suceden corrientemente en las colonias periféricas de las grandes ciudades.

La odiamos porque fue la que golpeó, torturó y desapareció por días a Marco Antonio Sánchez en 2019, como sucede con miles de jóvenes a lo largo del país. Cómo sucede en Ecatepec, Nezahualcóyotl, Iztapalapa y muchos otros lugares de la zona metropolitana de Ciudad de México, dónde son cotidianos los levantones, las golpizas y los robos de la policía contra la juventud.

La odiamos quienes hemos sido detenidos por la policía y acusados de crímenes que no cometimos, por los que muchos terminamos enjuiciados y encarcelados con “pruebas” inverosímiles fabricadas, la odiamos los amigos y familiares de estas víctimas del aparato policial.

La odiamos aquellos reprimidos por la policía cuando nos movilizamos y nos organizamos para pelear por nuestros intereses y nuestros derechos. Porque no se nos olvidan las golpizas y violaciones de Atenco, no se nos olvida que fue la Policía Federal la que rompió la huelga de la UNAM en febrero del 2000, la que tomo las instalaciones de Luz y Fuerza cuando se decretó su extinción en 2009, no se nos olvida que la policía participó en la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa en 2014.

¿Por qué más odiamos a la policía?

También la odiamos porque además de reprimir las movilizaciones de los pasados 5 y 6 de junio en Guadalajara, reprimió en la misma ciudad las protestas del 28 de mayo de 2004 contra la III Cumbre América Latina, El caribe, y la Unión Europea, torturando a decenas de jóvenes.

La odiamos por las violaciones y agresiones sexuales realizadas por los elementos de las fuerzas policiacas contra de nuestras compañeras por movilizarse contra el feminicidio, las desapariciones y la violencia contra las mujeres. También porque son cómplices de las redes de desaparición y trata de niñas y jóvenes.

La odiamos en todo el mundo por perseguir y asesinar jóvenes, migrantes y cientos de afroamericanos como George Floyd.

La odiamos por que hoy se suman a la lista de las vidas que nos deben, la de Giovanni López, asesinado en el marco de la “estrategia” represiva del gobernador Enrique Alfaro con el pretexto de “contener” el coronavirus. Por la muerte de Oliver López a manos de la policía de Tijuana, Baja California.

¿Y qué haremos? ¡Organicemos la rabia!

El asesinato de George Floyd a manos de la policía de Minneapolis, Minnesota en Estados Unidos ha generado un enorme estallido de revueltas en decenas de ciudades dentro del imperio norteamericano pero también en ciudades de otros países.

Esa rabia se ha extendido tanto porque la pregunta ¿Tú por qué odias a la policía? evoca miles de episodios de represión, de asesinatos, de golpizas, de violación de derechos humanos.

Es así porque la policía actúa básicamente de la misma forma en todos lados. Y actúa así porque la brutalidad, el racismo y la vocación represiva no son anomalías, sino sus características esenciales. La policía es una institución que tiene como propósito defender los intereses de la clase dominante, la propiedad privada y el orden de explotación y opresión que en ella se funda.

En México no es distinto. La rabia por la muerte de Giovanni López a manos de la policía se inscribe en un escenario de violencia policial acompañada por la violencia de la militarización y la “guerra contra el narco” que ha dado cobijo a policías y a militares para asesinar y desaparecer a miles.

Por eso, el odio contra la policía hay que traducirlo en organización y movilización, se hace necesario y posible construir un amplio movimiento contra la represión policial, que además de exigir justicia para los compañeros reprimidos y asesinados, se plantee como objetivo la lucha por su desaparición y junto a ello, exigir el fin inmediato de la militarización y el regreso del ejército a los cuarteles. Repliquemos el ejemplo de los miles de manifestantes movilizados en las entrañas del monstruo imperialista.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias