×
×
Red Internacional

UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE CHAPINGO. Tras 162 días se levanta la huelga en la Universidad Autónoma Chapingo

Este 18 de agosto, las y los trabajadores de la Universidad Autónoma de Chapingo decidieron levantar la huelga, tras casi seis meses de lucha.

Viernes 21 de agosto de 2020 | 21:03

El pasado 18 de agosto las y los trabajadores administrativos de la Universidad Autónoma Chapingo (UACh), mediante votación, decidieron el levantamiento de la huelga. Esto tras los ofrecimientos de la Administración del 14 de agosto, en donde se reunieron autoridades y el STUACh.

Los trabajadores de Chapingo mostraron una enorme combatividad, no solo por sostener la huelga durante 162 días, sino por mantenerla en medio de una pandemia, lo que implicó que se enfrentaran a condiciones extraordinarias y arriesgaran su salud y la de sus familias, lo que demuestra la enorme combatividad de la base trabajadora.

Sin embargo, a pesar de esta combatividad, que nutrió guardias, brigadas y movilizaciones, no bastó para conseguir la medida de fin de año de 12 mil 500 pesos, la cual había sido el punto más sensible que había volcado a los trabajadores para decidir el sí a la huelga.

A pesar de las dificultades que enfrentan las luchas actuales del trabajo, sobre todo las referentes a la construcción de la unidad, la persistencia de los huelguistas logró arrancar algunos beneficios, entre ellos el pago del 100 % de salarios caídos, la modificación de la cláusula 19 mediante la cual aseguran se protege la fuente de trabajo, el aumento salarial del 3.4% y el 1.8% en prestaciones, un ajuste al tabulador y la medida de fin de año de 4 mil 500 pesos.

Por su parte, las presiones de la autoridad lograron impactar cuando estas últimas recurrieron al chantaje económico. Quisieron responsabilizar al Sindicato por una supuesta pérdida económica que le ocasionó la huelga a la UACh, un monto que asciende a 70 mil millones de pesos. Con esta deuda sobre el Sindicato, se lo estaría nulificando por aproximadamente 12 años.

Este golpe bajo pretende desactivar el potencial combativo que mostraron las y los trabajadores agrupados en el STUACh.

Algunas conclusiones de la huelga

La línea dura que mantuvo el gobierno para no resolver este conflicto laboral durante medio año, muestra una de las contradicciones principales de la proclamada Cuarta Transformación. Ésta consiste en que para poder financiar sus programas y proyectos, en vez de implementar medidas de recaudación contra los grandes capitales, se lanzó contra los trabajadores estatales y sus derechos laborales que se han venido expropiando durante todo el periodo neoliberal y que ahora dicha ofensiva se agudiza.

Es decir, el gobierno lopezobradorista ha optado por dejar intacto al gran capital, nacional y extranjero. No implementar impuestos a las grandes fortunas y seguir pagando la ilegítima deuda pública. Y por otro lado, llevar a cabo una ofensiva laboral contra los trabajadores estatales, bajo el eufemismo de austeridad republicana, que ha efectuado un recorte del 75% al gasto operativo de todas las dependencias estatales, decretos de extinción de fideicomisos de programas de educación media superior, recorte al presupuesto de las universidades y el no rescate de las once universidades en quiebra, así como despidos y múltiples recortes salariales a los trabajadores.

Esta ofensiva ha otorgado un enorme margen para que las autoridades universitarias profundicen el desmantelamiento al Contrato Colectivo de Trabajo y la precarización laboral en las dependencias públicas.

Por lo que, ante esta situación, se refrenda la necesidad de que nuestras organizaciones sindicales mantengan plena independencia política respecto al gobierno de Morena y los partidos del congreso.

Los trabajadores de Chapingo experimentaron los límites de la falta de unidad del sindicalismo mexicano, en donde más allá del respaldo individual de distintos sindicatos solidarios, las centrales obreras, como la Nueva Central, la CNSUECIC o la UNT, no convocaron a una sola acción unitaria con la huelga del STUACh, dejando aislado el conflicto.

En cambio, a contracorriente de la fragmentación de las luchas, algunos trabajadores desde la base y sectores combativos de las agrupaciones de algunos gremios, impulsaron la solidaridad activa entre las huelgas de Chapingo, Notimex y los profesores de la UACM.

Sobre la división real entre trabajadores y estudiantes, entre una universidad y otra, la política del capital es mantener e imponer esa misma división en términos organizativos, para así imponer con mayor facilidad sus planes de precarización laboral y elitización de la educación. A esta política hay que contraponerle la máxima unidad entre trabajadores, académicos, administrativos y estudiantes.

Esta heroica lucha demostró la vigencia de la huelga como método de combate de los trabajadores, pero ante las condiciones de fragmentación de la clase trabajadora, también mostró que no se pueden frenar los ataques a la educación de manera aislada. Es urgente que los trabajadores impulsemos la unidad para que ninguna lucha quede aislada.

Al servicio de esta perspectiva es que los trabajadores que impulsamos la agrupación Queremos Trabajo Digno, Desde las Bases STUNAM, Contracorriente SITUAM, los académicos de la UACM en conjunto con organizaciones sindicales, políticas y sociales que impulsamos el Movimiento Nacional Contra la Precarización y los Despidos, estamos convencidos que solo mediante la unidad de los trabajadores de todos los gremios podemos ponerle un alto a los despidos y la precarización e nuestros centros de trabajo.

Saludamos la digna lucha de los trabajadores de Chapingo y como lo expresamos mediante diversas acciones de solidaridad, seguiremos respaldando cada lucha que encabecen. Así mismo, extendemos la invitación a la dirección sindical y a los trabajadores de base a sumarse al Movimiento Nacional para ser miles de trabajadores quienes luchemos por un mejor futuro.


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias