×
×
Red Internacional

El reparto de utilidades llegó de la mano de una serie de omisiones y prácticas antidemocráticas muy comunes en la planta entre la dirección sindical (CTM) y los administradores de la planta.

Jueves 26 de mayo | 12:08

El reparto de utilidades llegó de la mano de una serie de omisiones y prácticas antidemocráticas muy comunes en la planta entre la dirección sindical (CTM) y los administradores de la planta.

De acuerdo a las leyes se debe de crear una comisión revisora que asista a conocer la carátula fiscal que presenta la planta respecto a las ganancias y el monto correspondiente a las PTU, esta comisión debe de estar integrada por trabajadores de base que dan el visto bueno sobre la relación de la carátula y la cantidad a repartir.

Esto no se lleva a cabo en Mazda Logística debido a que la dirección sindical cierra todas las puertas de posibilidad a la democracia, favoreciendo a los intereses de la planta por encima de los de los trabajadores.

Esta clara complicidad llevó a que entregaran una cantidad de utilidad este año de $128. Un auto de Mazda por barato que sea, se encuentra por encima de los cuatrocientos mil pesos y sus ventas han generado fortunas inimaginables para los patrones quienes tienen aseguradas a generaciones enteras y nunca se van a preocupar en su vida por alguna afectación de la inflación, mientras que a los que generan esta riqueza les entregan a penas esta miserable utilidad que no alcanza ni siquiera para comprar un pollo entero para una familia.

En testimonio de un compañero trabajador, nos dice: “Es una burla para el trabajador recibir $128, es un robo para el trabajador y su familia.

Se violan los derechos del trabajador ya que no nos dieron la carátula fiscal.
Como si esto fuera poco también las vacaciones no nos las dan a tiempo, no tenemos tabulador, nos aumentan $1 al año, no nos cambia nuestro equipo de protección, el calzado según es cada 6 meses y nunca llega a tiempo, hasta un año y medio pasa para que nos lo entreguen, mientras tanto se robaron un uniforme o dos más”

Además de estos claros abusos y riesgos, el trabajador comúnmente recibe hostigamiento por parte de la empresa y por parte de los foreman (foreman son prácticamente capataces en la planta impuestos por la misma que tienen la tarea de someter a los trabajadores) al defender sus derechos, en caso de que se intente recurrir al sindicato de igual manera los charros están de parte de la empresa y si alguien alza la voz lo ponen en áreas de trabajo pesado para enfadarlo con la finalidad de que renuncie simplemente por defender tus derechos como trabajador.

Es por esto que es urgente que los trabajadores de Mazda Logística y Mazda Motors encuentren la manera de auto organizarse para echar a esa dirección sindical corrupta y recuperen su sindicato para ponerlo al servicio de sus verdaderos interés.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias