×
×
Red Internacional

Despidos en PILARES. Trabajadora del Programa Ponte Pila denuncia despido arbitrario de PILARES

Presentamos a continuación el testimonio de una trabajadora despedida de forma injustificada del Programa Ponte Pila, perteneciente al Indeporte. Un ejemplo de la inestabilidad causada por el no reconocimiento de relación laboral y derechos para quienes hacen posibles los programas sociales en la CDMX.

Lunes 25 de julio | 20:50

La Izquierda Diario (LID): ¿En qué Programa del gobierno y durante cuánto tiempo trabajaste?

Z: [1] Estuvo en el programa Ponte PILA y estuve alrededor de 30 días aproximadamente nada más.

LID: ¿Cuáles eran las labores que realizaste y a cuántos usuarios atendías?

Z: Entre las actividades principales estaba realizar mis clases de yoga, que eran cuatro horas por día, participar constantemente en las Caminatas Perrunas, entre otras actividades físicas, como el miércoles de cascarita.

También entre mis actividades estuvo aprenderme la rutina de box junto con la comunidad para la mega clase del zócalo y realizar difusión en redes sociales de las distintas actividades que llega a hacer el gobierno de la Ciudad de México. Igualmente realizar una serie de reportes mensuales, que contiene la lista diaria de los usuarios que se atienden, así como las evidencias fotográficas de las actividades que se realizaron y la difusión en las mismas redes sociales.

La cantidad de usuarios que llegué a atender por día iban de 6 a 12 personas más o menos y en total en 25 días hice 112 atenciones.

LID: ¿En qué condiciones hiciste esa labor? ¿Tenías condiciones laborales adecuadas, materiales suficientes, instalaciones aptas?

Z: Yo estaba dando clases en un parque, que la verdad está bastante adaptable, no contaba con ningún material extra para poder dar mis clases, sin embargo en el PILARES en el que daba clases en las tardes, sí contaba con mi espacio, también con tapetes y ahí no había problema.

Lo que sí sé me hizo precario fue que se nos exigía que para la Caminata Perruna imprimiéramos nosotros los flyers para hacer difusión en la zona que se fuese a realizar, eso sí ya no me gustaba pues las coordinadores nunca nos apoyaron en ese sentido. Igual en cuanto empecé a hacer difusión de de mi actividad yo tuve que imprimir mis folletos, comprar cartulinas para hacer todo, lo entiendo de alguna forma.

Pero está parte de las Caminatas Perrunas y tener que sacar un poco más de dinero, me parece mal la verdad. Otra cosa que también tengo que mencionar es que en algunas actividades extras, por ejemplo en algunas carreras, a mí me llegó a tocar pagar el camión para poder llegar, entonces podían ser 80 pesos para ir a una carrera, eso tampoco me gustaba mucho.

LID: ¿Se les asignaba o llegó a pedir tareas ajenas a la labora que se supone debían cumplir?

Z: Pues no se nos asignaba como tal una actividad extra o algo que estuviera fuera de los lineamientos del programa, pero lo que sí nos llegaban a pedir constantemente, al menos en las Caminatas o por ejemplo en estas prácticas de box para la mega clase, era a fuerzas llevar dos personas, no importa cómo, no importa si era tu familiar o lo que fuera, pero a fuerzas tenías que llevar a dos personas como mínimo, eso lo marcaban de manera muy obligatoria.

LID: ¿Cómo era el trato de tus superiores o tus coordinadores?

Z: Yo en ningún momento las sentí amables, tampoco atentas. Por ejemplo, se entregaban unos formatos mensuales, también se enviaban de manera semanal a un correo electrónico, pero de verdad sí yo no hubiese estado atenta y tomado la iniciativa de pedirles los formatos, de pedirles el correo electrónico, creo que ellas en ningún momento me los hubieran enviado en tiempo y en forma.

En ningún momento me explicaron tampoco a detalle cómo se llenaban los formatos, hubo muy muy poca atención en ese sentido, la ayuda para que yo me pudiera integrar al equipo también fue muy mala y de hecho tuvimos roces por esta razón, como te explico más adelante.

LID: ¿Cuándo y por qué te dan de baja del Programa? ¿Cómo te comunicaron de tu salida?

Z: Me dan de baja el día 25 que es el día en que se entrega el reporte mensual, ese día no me avisan nada, simplemente la coordinadora me dijo, “¿sabes qué?, no me gusta tu actitud, yo creo que ya no vas a continuar en el programa y la verdad es que tampoco cumpliste ni con el 10% de las atenciones que corresponden”.

Después de me dijo, “vas a redactar una carta en la que te das de baja por motivos personales”. Hasta ahí quedó .Yo no supe cómo reaccionar, no supe que hacer, no supe si tenía otra alternativa a firmar esta carta.

También tenía miedo de que a lo mejor no me llegaran a pagar si yo reclamaba, me tomaron por sorpresa y lo único que hice fue lo que ella me dijo.

Ahora, para explicar a lo que se refería la coordinadora con respecto a mi actitud te doy dos ejemplos de mi supuesta “mala actitud”.

La primera, es que tuvimos una Caminata Perruna justo en la zona en la que yo estaba dando clases, es una zona de difícil y la gente casi no participa de estas actividades. El punto es que me enviaron un día a una ruta con la supuesta finalidad de dar mayor difusión a mis actividades y yo la hice. Al final me encontré a una señora que quería saber sobre mis clases, platiqué con ella, veníamos unos 4 o 5 metros atrás del grupo y de hecho ya había terminado la caminata, habíamos llegado al punto de partida y la coordinadora me dice “¿sabes qué? Quiero que des una clase muestra”. Yo le respondo que está bien. Después me comunican que la clase la dará otro compañero.

Después de manera personal esta coordinadora me dijo que no le gustaba mi actitud supuestamente porque al pedirme dar la clase muestra mostré una actitud muy apática y venía platicando con la señora que preguntó sobre mi clase. Le expliqué que me estaba integrando, que apenas estaba entendiendo cómo funcionaba su dinámica de trabajo, tenía dos semanas y la propuesta de dar una clase muestra fue muy espontánea. Su respuesta fue: “aquí sino reaccionas rápido entonces este programa no es para ti”. No quise entrar en discusión en ese momento y eso fue todo.

Mencionó también que mi actitud era muy mala, que no me “integraba el equipo”. La verdad no sé a qué se refería con eso, pero no soy una persona muy extrovertida y tengo que agarrarle confianza a la gente e ir poco a poco entablando relación.

Otra discusión que tuvimos fue según ella que no llegué a dar una de mis clases, pero no es así. Solamente llegué 6:15 un día que estaba lloviendo, como siempre anoté mi entrada y salida en la bitácora de PILARES. Esperé 10 minutos en el vestíbulo y ese día no llegó nadie a mi clase. Luego esperé a la hora de mi siguiente clase y todo bien.

Al día siguiente la coordinadora me pregunta si no me hace falta nada, si está todo bien y nos tomamos la foto de mi clase, pero en la noche me manda mensaje diciendo que no llegué a mi clase del día previo.

Le expliqué que si llegué y le comenté que podía revisar la bitácora de PILARES con el registro de mi entrada y salida, pero ya no me respondió. Me quedé con idea de aclarar eso, incluso le propuse tomar una foto de la bitácora, pero tampoco me dijo absolutamente nada.

Insistí al día siguiente al finalizar otra actividad, nuevamente le pedí que checara la bitácora y me dijo que el coordinador le había avisado que no llegué, pero al coordinador yo lo conozco porque trabajé en PILARES anteriormente y ese día él no estaba. Entonces dijo que había sido la “gente del coordinador” la que le avisó, pues se supone que en cada PILARES le avisan si llegan o no llegan los promotores.

Le aclaré que solo llegué 15 minutos tarde y ahí quedó todo. Pero ese mismo fin de semana fue cuando me dijo que no le gustaba mi actitud, porque le insinué que no sabe hacer su trabajo.
Para mí no fue una situación grave o que justificara mi baja del programa.

Solo falta mencionar que el 10% de las atenciones son 120 porque te piden 1,200 usuarios al mes, entonces obviamente hay compañeros que pues tuvieron ese ese mismo mes menos atenciones que yo y ya llevan más tiempo en el programa, eso también me pareció muy injusto.

Pero como contaba, no supe que hacer. Aunque sé de otro caso parecido, pues las coordinadoras no tienen atención con los promotores y son muy groseras.


[1Reservamos la identidad de la persona que brinda su testimonio.





Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias