Mundo Obrero México

PRECARIZACIÓN LABORAL

Teletrabajo y precarización ¿habrá regulación en México?

Las legislaciones en México sobre el Teletrabajo, son de las más laxas en América Latina. En medio de la pandemia miles de trabajadores fueron obligados de un día a otro a comenzar a trabajar en casa, lo que ha generado un incremento de las cargas laborales sin ninguna regulación.

Alex Osorio

México

Jueves 2 de julio | 18:15

En medio de la pandemia, los trabajadores de telecomunicaciones, oficinas, dependencias estatales y educativas o Call Center, vivieron una transformación radical de las condiciones laborales desde que se decretaron las jornadas nacionales de sana distancia.

Estos sectores fueron de los pocos que pudieron cumplir la cuarentena en casa, pero a un costo muy alto: Un aumento insólito de la carga de trabajo y nula regulación de las jornadas laborales.

El “home office” o teletrabajo ha llegado y, por los pronósticos sobre el manejo de la pandemia en el país y a nivel internacional, puede asentarse por un periodo indeterminado o regresar de manera intermitente.

En este contexto, en Colombia, Chile y Argentina han surgido distintas propuestas para su “regulación”, aunque dichas legislaciones tienen ambigüedades importantes, algunos abogados laboralistas en México opinan que debe avanzarse en la generación de proyectos para la regulación del teletrabajo.

Leer: Teletrabajo en Argentina: el debate llega al Congreso

La realidad es que el teletrabajo impone condiciones precarias para los trabajadores que se reflejan en la enorme carga laboral, la exigencia de disponibilidad 24/7 que va en detrimento de una jornada laboral establecida, que los implementos para realizar el trabajo corran por parte del trabajador, así como el pago de servicios necesarios como la luz o el internet. Además de que no contemplan las múltiples tareas del hogar que en su mayoría recaen en las mujeres.

Pero pensar en la regulación del teletrabajo choca con la reforma laboral recientemente elaborada para la ratifiación del T MEC, dónde por ejemplo se deja intacto el outsourcing o subcontratación, otra forma de precarización laboral hecha a medida de las grandes patronales.

Leer: ¿El «Home Office» se queda?

Por lo pronto no hay alguna declaración reciente de ninguna de las bancadas en cámara de diputados y senadores, la última iniciativa de regulación del teletrabajo presentada en la cámara de senadores fue presentada en el 2018 y más que regulación apuntaba a la flexibilización laboral.

Es importante alertar de que si bien por la pandemia, es fundamental pelear por una serie de medidas que eviten la profundización de la precariedad laboral, no podemos dar margen a la profundización de la flexibilidad laboral y al cambio de relaciones laborales bajo un supuesto esquema de regulación.

Algunas de las medidas que surgen de manera positiva para quienes laboramos en estas condiciones laborales son el derecho a la desconexión digital o la prohibición de que el empleador pueda comunicarse en horarios fuera de los pactados en la jornada laboral, derecho a interrumpir la jornada laboral o tener horarios compatibles con el cuidado de hijos menores de 13 años, personas discapacitadas o adultos mayores, que el empleador se haga cargo de los implementos necesarios para el trabajo (como una computadora, una mesa, sillas ergonómicas, entre otras), que todo accidente en casa sea considerado accidente de trabajo y evitar toda medida que apunte a que el salario este condicionado al cumplimento de metas u objetivos, entre otras.






Temas relacionados

Teletrabajo   /   Covid-19   /   Mundo Obrero México   /   Precarización laboral

Comentarios

DEJAR COMENTARIO