×
×
Red Internacional

Precarización y despidos.Suman 7 mil empleos perdidos por desabasto de micro conductores

La crisis por el desabasto de microchips a nivel mundial, está costando el despido de alrededor de 7 mil trabajadores en todo el estado de Chihuahua, solo en lo que va del 2021.

Viernes 24 de septiembre | 12:45

Según información divulgada por la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra) en Ciudad Juárez, se dijo que las empresas del sector automotriz, eléctricos y de servicios técnicos y profesionales son de las más afectadas.

Solo en estas empresas suman 6 mil 846 despidos entre los meses de enero a agosto, de acuerdo con los datos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Igualmente se informó que el sector automotriz ha sido el más afectado por la falta de los microchips, sumando 3 mil 104 bajas de enero a agosto.

Cabe agregar que desde abril comenzaron las afectaciones en rama de la electrónica, para sumarse hasta agosto mil 566 despidos de trabajadores; en los servicios técnicos y profesionales, de junio a agosto dieron de baja a 2 mil 176, para sumarse en conjunto casi 7 mil empleos menos, informó el mecanismo empresarial.

Por otra parte, en el marco internacional, información del Bank of América menciona que la escasez de semiconductores podría extenderse hasta el 2022.

“Un fabricante de chips aseguró en entrevista para el Wall Street Journal que la acumulación de pedidos es tan grande que se necesitarían hasta 40 semanas para cumplir con cualquier orden que un fabricante de automóviles realice”.

Te puede interesar leer: “Continúa la escasez de semiconductores y su impacto a la industria automotriz”

Lo anterior contrasta contundentemente con las cifras alegres, manejadas por las autoridades en la materia, por ejemplo, cifras del IMSS sostienen que solo en ciudad Juárez, la industria maquiladora logró 982 plazas en agosto.

Sin embargo, las altas presumidas surgen dentro del esquema de la subcontratación que obligó a las empresas que recurren a dicha práctica, a incluir a sus empleados que estaban bajo este esquema, en sus nóminas.

Gracias a la legalización del outsourcing, producto de las presiones del T-MEC y bajo un completo interés recaudatorio por parte del gobierno de AMLO; así se da continuidad a lo que se venía realizando desde los gobiernos neoliberales del PRI, PAN y PRD en la materia. ¿Qué es lo nuevo en la reforma de AMLO? Los subempleos ahora son obligados a reportarse en las nóminas directas de las empresas, lo que no necesariamente, como dejan ver los despidos, termina significando un beneficio para las bases trabajadoras.

Cabe decir, que en la fronteriza Ciudad Juárez son cerca de 200 plantas las afectadas directamente por la falta de los microchips, aunque también otras empresas del sector maquilador se han visto incluidas debido a que, aunque no se usen micro conductores en sus productos terminados, las fabricas contienen procesos automatizados que llevan dichos componentes.

Es importante recalcar que la crisis de los también llamados semiconductores a nivel mundial, desnudó por completo el verdadero carácter de las patronales y sectores empresariales, quienes cada vez que se presenta un factor de riesgo para sus ganancias, descargan en las bases trabajadoras la peor parte.

Para un mayor análisis te invitamos a leer: La crisis de los semiconductores y cómo afecta la industria en México y Paros técnicos en Mazda

Para frenar esta criminal política, es necesaria la organización de las y los trabajadores. Se hace indispensable la recuperación de los sindicatos como herramientas de lucha y defensa de sus derechos laborales, más allá del abandono y descrédito en que los han sumido las patronales y sus direcciones burocráticas en favor de los intereses empresariales.

Las clases trabajadoras deben dejar de confiar en los partidos políticos del régimen y sus personajes, del mismo modo que de sus instituciones podridas y confiar en nuestros propios métodos de lucha, como son la huelga y movilización callejera.

Así también romper las divisiones entre trabajadores sindicalizados y precarizados que imponen los gobiernos burgueses y sus patronales empresariales.

Las bases trabajadoras no deben ver reducido su salario, mucho menos durante la pandemia, así como ser amenazado con despedirlos. Hay que insistir que esto solo se puede imponer mediante la organización política de las clases trabajadoras, junto con la movilización en la calles, así como a través de los paros laborales y huelgas organizadas.

Son las clases trabajadoras con sus propias herramientas de lucha, las que tendrán la última palabra: o recuperan los sindicatos para enfrentar los nuevos ataques de la patronal o cargarán sobre sus hombros los costos de esta y las crisis venideras.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias