×
×
Red Internacional

Entrevista. Silvio Velo de Los Murciélagos: “Cuando la inclusión no estaba en la agenda, Maradona nos hizo lugar”

Entrevista al capitán del seleccionado argentino de futbolistas con discapacidad visual. La historia de quien es considerado “El Maradona del fútbol ciego”.

Agustín Palmisciano@AgusPalmisciano - Periodista del sitio Globalonet

Miércoles 29 de diciembre de 2021 | Edición del día
Silvio Velo, capitán de la Selección Argentina de futbolistas con discapacidad visual, Los Murciélagos.

Con 50 años, es el único deportista que se mantuvo durante tres décadas como capitán de un seleccionado. De la mano de Enrique Nardone, en 1991 se creó el primer combinado nacional y Silvio Velo estuvo ahí. “El Maradona del fútbol ciego” fue 5 veces elegido mejor jugador del mundo. Además, llegó a ser campeón mundial y medallista paralímpico.

Nació en San Pedro, en 1971. Su madre era empleada doméstica y su padre albañil, y cuenta que, a pesar de ser pobres, sus 12 hermanos y él siempre fueron felices. “Yo quería ser jugador de fútbol, no sabía cómo, ni cuándo ni donde porque yo nací con esa pasión, pero ciego, y ese sueño, de chico, era algo inalcanzable’’, cuenta Silvio Velo 4 décadas después de sus primeros pasos con una pelota.

Desde chico se animó a ir a los partidos de fútbol que armaban sus hermanos en el barrio y aunque no veía, se las arreglaba para ser parte del picadito. Silvio recuerda escuchar como sus hermanos y los amigos hacían jueguitos con los pies, la cabeza y los hombros, pero cuando llegaba su turno no podía: “Levantaba la pelota y ya no estaba más’’, dice con una sonrisa que no se borra en ningún momento de la charla. Fue ahí cuando tuvo una idea, agarró una bolsa, la ató a su pierna, y así empezó a hacer jueguitos y a tener la pelota como hoy: atada a su pie.

En aquella época, en San Pedro no había otras personas con discapacidad visual, y sus padres encontraron un Instituto reconocido por su trabajo integrador con personas no videntes, el colegio Román Rosell, de San Isidro. Allí, Silvio hizo la primaria y aprendió el sistema braille: “Esa etapa de mi vida fue bisagra para lo que vendría después’’. En la cancha del colegio descubrió como ser feliz con la pelota: un cascabel adentro emitía el sonido que permitía a él y sus compañeros saber donde se encontraba el balón y jugar sin inconvenientes.

LID - ¿Qué sentiste en ese primer contacto con una pelota que tenía sonido?

SV - Sentí que era Maradona y Messi juntos, escuchar la pelota era como verla y todo fue más fácil. Todo lo que había aprendido en el potrero me sirvió porque era una situación adversa que pude transformar en fortaleza. Cuando tuve todo adaptado fue más fácil. La primera vez que escuché la pelota se me salía el corazón del pecho de la felicidad, tenía 10 años.

¿Ahí se empezó a cocinar lo que terminó siendo el primer seleccionado nacional?

Sí, en el ´91 con todos chicos del Instituto se armó el primer equipo y desde entonces estoy ahí. Para mí haberme puesto la camiseta de la Selección fue un sueño. Se dio cuando llegó al instituto Enrique Nardone, que junto a un español (Carlos Campos) y un brasileño (Ramón Pereyra) son quienes inventaron el fútbol ciego. Él creía que podíamos jugar, y creó el reglamento de fútbol sala para ciegos que es parecido al futsal profesional.

¿Si un chico o chica con discapacidad visual quiere acercarse a practicar fútbol que le explicarías sobre el reglamento?

Por empezar el arquero tiene visión normal, y los 4 jugadores de campo restantes no. La cancha se divide en tres tercios. El primero lo maneja el arquero, la mitad de cancha el cuerpo técnico desde el banco de suplentes, y el último es del guía, a quienes le decimos ‘El llamador del equipo’. Se encarga de darnos la información y nosotros decidimos que hacer en la cancha, nos dice si nos quedan uno o dos rivales por pasar, o cuando conviene patear o pasarle la pelota al compañero.

Jugamos en una cancha de 40x20 vallada para que no se vaya afuera seguido. Jugamos con los ojos tapados, con parches oculares y unos cubre ojos o antiparras. Dentro de la ceguera está el que no ve nada o aquel que distingue luz o colores y bultos, y para no crear suspicacias y equiparar, se usan los parches oculares y los cubre ojos o antiparras. Para disputar la pelota, el que sale al encuentro del rival tiene que decir la palabra ‘voy’, tiene que anunciarse porque si no es falta en perjuicio del equipo, no así con el que lleva la pelota, porque la pelota al tener cascabeles se escucha dónde está y no necesita anunciarse. Pero el que sale al encuentro tiene que anunciarse por protección, para acomodar el cuerpo y no golpearse.

En aquella etapa inicial del seleccionado de fútbol adaptado, los jugadores no tenían plata para botines, pero cargaban con toda la ilusión de poder hacer lo que les gustaba. De a poco empezaron a aparecer los resultados y analiza al deporte nacional y la presión por el triunfo: “Vivimos en un país donde primero tenés que mostrar la medalla y luego llega el apoyo. A su vez, eso genera que uno siempre quiere ir por más. En el atleta argentino despierta ese amor propio de querer demostrar que uno puede. A nosotros nos dio fuerza”.

Desde su creación en 1991, el seleccionado nacional junto a Silvio obtuvo diferentes títulos que colocan a Los Murciélagos como una potencia incuestionable. En Juegos Paralímpicos, fueron 4 medallas, y Velo estuvo presente en 3 (2004, 2008 y 2016), en Copa América 3 títulos (1999, 2005 y 2017) y dos Copas del Mundo, en 2002 y 2006. En esta última fue triunfo ante Brasil por 1 a 0 con un gol suyo: “Fue el campeonato más emotivo que tuve. El marco era maravilloso, los estadios llenos y mi familia ahí. Haberme podido abrazar con mis padres, hermanos, mi señora y mis hijos fue algo inolvidable’’, sostiene el capitán.

En medio de las vueltas olímpicas, surgió el apodo con el que hoy se los conoce. En la Copa del Mundo de Río 2002, el plantel buscó un apodo que los representara dentro del deporte nacional. “En aquel momento estaba de moda el zoológico deportivo en la Argentina: Las Leonas, Los Pumas, Las Panteras. Y pensamos en buscar a un animal que se asemeje a nosotros’’, explica el delantero argentino que, una vez elegido el apodo, lo dio a conocer a través de una entrevista para la radio. Allí respondió algunas preguntas refiriéndose a ellos mismos como Los Murciélagos.

Hoy, con 50 años, no siente miedo por el fantasma del retiro, un tema sensible para los atletas. Uno de los motores de su carrera es seguir fortaleciéndose para los torneos que vienen, y lejos de haberle afectado su ausencia en Tokio 2021, buscará ser parte de la lista de París 2024. A su vez, da charlas en empresas y colegios donde destaca la importancia de poder difundir el mensaje de que nada es imposible.

¿Te sentís una figura destacada del deporte?

Yo creo que sí. También fue mutando el sentimiento, cuando era pibe y arranqué con todo esto no me gustaba que me dijeran cosas porque enseguida se lo toma como ejemplo de vida y se deja a un lado la cuestión deportiva. Yo quería jugar al fútbol y nada más. Con el tiempo me di cuenta de que uno tiene un plus para dar y que es bueno en lo que hace. Además, hubo dificultades para lograrlo y eso sirvió como un mensaje para la gente. Sobre todo, por la voluntad, nosotros somos jugadores ciegos que le hacemos goles a arqueros que ven. Los deportistas paralímpicos tenemos ese plus para dar. Sé que soy un referente de todo esto y que no defraudé a nadie. Hoy por hoy me siento un referente del fútbol para ciegos, no solo en la Argentina sino a nivel mundial, eso es una responsabilidad.

Sos reconocido popularmente como el Maradona o el Messi del fútbol ciego ¿Cómo recibís ese apodo?

Es una caricia, el hecho que me comparen y haber llegado a esas dos generaciones es increíble. Tuve la suerte de conocer a Diego, en su programa La noche del 10, donde compartí con él un momento inolvidable que siempre lo destaco, porque hace 15 años atrás la cuestión de la inclusión no estaba en la agenda, y él hizo el espacio en su programa para que podamos estar. Y que me comparen con Lionel también es algo muy lindo y que a uno lo hace ir por más y seguir luchando por lograr cosas.

* Entrevista realizada originalmente para el sitio Globalonet.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias