Política México

AUSTERIDAD REPUBLICANA

Ser parte de la cúpula de la Guardia Nacional garantiza un salario superior al de López Obrador

El salario de un Inspector jefe de la GN (un coronel del ejército) es equiparable al del presidente de la República y los tres niveles superiores a este rango, lo superan hasta en un 50%. Por lo que se ve, un buen salario para garantizar la lealtad de los jefes castrenses.

Raúl Dosta

@raul_dosta

Lunes 5 de agosto | 23:03

Según se dio a conocer en los tabuladores mensuales presupuestados por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, un comisario (General brigadier en la Sedena) tendrá un sueldo de 128,454 pesos; un comisario jefe (General de brigada), 147,686; y comisario general (General de división) 161,574 pesos. Mientras tanto, un guardia de la GN (soldado raso de la Sedena) percibirá 18,087 pesos (5.91 salarios mínimos de un obrero precarizado).

En esos mismos tabuladores se hace un comparativo del incremento que reciben los altos mandos con tal de que acepten su cargo en la Guardia Nacional. Ese premio. es relativamente pequeño, entre 1.57% y 1.68%, pero debido al nivel salarial que tienen los altos jefes del aparato represor representan entre 16.75 y 23 .62 salarios mínimos.Ahora que si nos vamos al salario mensual neto, los cuatros niveles más altos se llevan tranquilamente entre 33.42 y 50.82 salarios mínimos por ordenar perseguirnos y rompernos la cara cada día.

Así de bien pagados están por operar el brazo mexicano de la Border Patrol, para impedir el tránsito de los migrantes hacia Estados Unidos, de acuerdo con las órdenes dadas desde la Casa Blanca al gobierno mexicano. Es decir, la austeridad republicana aplica para recortar gasto social y despedir trabajadores estatales, no para los altos funcionarios ni para los cuerpos represivos del Estado.

Conforme pasan los meses bajo el gobierno de Andrés Manuel López Obrado nos vamos dando cuenta de que algunas medidas propuestas por “el presidente de la esperanza” se van fraguando como los grandes “mitos sexenales” porque simplemente se dicen pero no se cumplen.

Pues, por lo que se puede ver, para toda la horda de funcionarios -ya sea que provengan de las administraciones anteriores o sean reciclados de los viejos funcionarios con los que AMLO trabajó en sus tiempos de jefe del entonces Distrito Federal y algunos otros amigos- simplemente hay que seguir despachándose con la cuchara grande a la hora de asignar sueldos. Bueno, a veces una cuchara un poquito menos grande, sólo para guardar las apariencias.

Es el caso de aquella frase de que “nadie gana más que el presidente”, ya ni siquiera da para hacer un meme,porque no cabrían en él más que una ínfima parte de los funcionarios que la violan con toda impunidad. Total, que la “austeridad republicana” la paguen los de abajo, los trabajadores estatales, mediante una oleada de despidos.

López Obrador mismo les ha proporcionado la meta de 220 mil despedidos, focalizada entre los trabajadores estatales precarizados: los eventuales, los que están contratados por servicios profesionales.

Ante esta situación, es necesario que las y los trabajadores, sindicalizados y no sindicalizados, las mujeres y los jóvenes, repudien la guardia nacional desplegada contra nuestros hermanos centroamericanos, y pongan en pie en amplio movimiento que luche por la abolición de este nuevo cuerpo represivo, contra los despidos de la "austeridad republicana", por la basificación de todas y todos los trabajadores estatales y por la reinstalación inmediata de todas y todos los despedidos.






Comentarios

DEJAR COMENTARIO