×
×
Red Internacional

El Gobierno detalló la segmentación, pero no fue claro sobre los aumentos. Columna de economía de El Círculo Rojo, un programa de La Izquierda Diario en Radio Con Vos, 89.9. En texto y audio.

Pablo Anino@PabloAnino

Viernes 19 de agosto | Edición del día
  • El martes 16/8, en una conferencia de prensa, la secretaria de Energía, Flavia Royón, anunció subas en las facturas de energía y agua. En la conferencia de prensa también estuvieron presentes el subsecretario de Energía Eléctrica, Santiago Yanotti; su par de Hidrocarburos, Federico Bernal; y la presidenta de AySA, Malena Galmarini.
  • A través del Registro de Acceso a los Subsidios a la Energía (RASE) se identificó a los usuarios que solicitaron mantener subsidios de acuerdo con su ingreso familiar.
  • En el caso de la energía eléctrica se anotaron casi 9 millones de usuarios. Y quedaron establecidos tres segmentos.
  • Nivel 1: corresponde a usuarios que son considerados de ingresos altos, en tanto cuentan con un ingreso igual o superior a $364.758. Pero también a aquellos que no registraron pedido de conservar los subsidios. Se trata de casi 400 mil usuarios de ingresos altos más unos 4 millones que no registraron pedido de subsidios. Estos usuarios perderán la totalidad de los subsidios. La quita será progresiva: primero se quitará un 20% en el próximo bimestre y el 80% restante en los dos períodos de facturación que siguen. Los comercios también pasarán a pagar la tarifa plena, sin subsidios.
  • Nivel 2: corresponde a quienes tienen ingresos iguales o menores a $104.216,80. Incluye a beneficiarios de la tarifa social. Pero el Gobierno aclaró que están en esta categoría de manera “provisoria”. Aquí está la mayoría de los usuarios, algo más de 5 millones.
  • Nivel 3: están incluidos los usuarios considerados de ingresos medios, con ingresos de entre $ 104.216,80 y $ 354.748,80 y que pidieron conservar los subsidios. Son algo más de 3,4 millones de usuarios los que están en esta situación. A estos usuarios se les subsidiará un consumo de hasta de 400 kwh mensual por hogar. Para las localidades que no cuenten con gas natural por redes el tope se incrementará a 550 kwh. Cuando excedan esos consumos pagarán la tarifa plena.
  • Todavía persisten 4 millones de usuarios que no se inscribieron ¿Qué pasará con ellos? El Gobierno dice ahora que mantendrá abierta la inscripción al registro y que se trabajará para identificar a los usuarios que no se inscribieron, pero les corresponde tener tarifa social o subsidios. Aunque esto todavía no es oficial, es decir no tiene normativa respaldatoria.
  • Para los usuarios de gas también se aplica una segmentación. Se inscribieron algo más de 5,7 millones de hogares que se segmentan en tres niveles:
  • Nivel 1: es el de ingresos altos y pierde todos los subsidios.
  • Nivel 2: de ingresos bajos que conserva los subsidios.
  • Nivel 3: de ingresos medios a quienes se subsidia un volumen equivalente al 70 % del promedio de los umbrales mínimo y máximo de cada categoría y subzona.
  • Los aumentos para los Niveles 1 y 3 se aplicarán gradualmente en 3 bimestres a partir de los consumos del 31 de agosto, octubre y diciembre.
  • Para los usuarios de AySA la quita de subsidios comenzará a partir del 1° de noviembre. La empresa tiene un criterio de zonificación en su marco regulatorio. Actualmente, la empresa cuenta con 11 coeficientes zonales definidos, que cuentan con distinta carga tarifaria. Para la quita de subsidios, se simplificará esa división en tres niveles:
  • Zonas de nivel alto: pierden todo el subsidio desde el 1 de noviembre.
  • Zonas de nivel medio y bajo: quita progresiva de los subsidios hasta perderlos todos desde marzo del 2023.
  • Zonas de nivel bajo: perdida progresiva de los subsidios hasta perderlos todos desde mayo del 2023.
  • Tarifa social o comunitaria: quedan afuera de este esquema. Para aquellos que consideren que necesitan solicitar la tarifa social, el Gobierno aseguró que podrían pedirla.
  • Durante la conferencia de prensa se brindaron ejemplos de aumentos en la factura que intentaron disimular los tarifazos que se vienen. De hecho, Malena Galmarini no se puso colorada al decir que “no es un aumento de tarifas, sino una redistribución de subsidios”.
  • Hay que esperar a que empiecen a llegar las facturas de los meses en los cuales se complete la quita de subsidios: allí la suba puede llegar o superar el 200 %, según el tipo de usuario.
  • Pero el tarifazo se puede medir por el nivel de ajuste que implica en las cuentas públicas: se trata de un recorte de subsidios ("ahorro fiscal") que se estima en $ 47.500 millones para 2022, y $ 455.000 millones en base anualizada. El nuevo esquema implica un ahorro equivalente a entre 0,4% y 0,5 % del PBI para el año próximo.
  • Estamos frente a un tarifazo que exige el acuerdo con el FMI, pero que es más extendido que el que había anunciado Martín Guzmán y que rechazaba Cristina Fernández de Kirchner. La unidad del Frente de Todos podrá ser precaria para muchas cosas, pero no para aplicar un ajuste a las mayorías.



Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias