×
×
Red Internacional

El nuevo encargado de la administración de PILARES es Javier Ariel Hidalgo, quien fuera responsable del Instituto del Deporte.

Miércoles 5 de octubre | 12:07

A casi 3 meses de que se termine el año se realizaron nuevamente movimientos en los Puntos de Innovación, Libertad, Artes y Saberes (PILARES) con el cambio de responsable de dicha institución, que hasta hace unos días era Paulo César Martínez López.

Este cambio se hace en el marco de la creciente crisis que se mantiene al interior de los PILARES con el aumento de la precarización laboral. Como ha sido con la utilización de personal de los PILARES y la Secretaría de Cultura de la CDMX (SECULT) como personal de apoyo en las rutas alternas de la Línea del Metro o con el programa Verano Divertido, en donde se atendió a miles de menores de edad sin que SECTEI proporcionara materiales para garantizar los cursos de verano.

Te puede interesar: La farsa del verano divertido en los PILARES: Sin materiales, con amenazas y sin vacaciones

El nuevo responsable de la administración de PILARES es Javier Ariel Hidalgo, quien fuera responsable del Instituto del Deporte (Indeporte) y también estuvo a cargo del programa Ponte Pila, la sección deportiva de los programas sociales que operan en PILARES.

La implementación de Hidalgo como líder de PILARES responde directamente a la falta de resultados de los programas. A años de su presentación, el programa se encuentra en picada. No es poco común encontrar sedes de los PILARES vacías o con muy poca cantidad de usuarios. Instalaciones sin luz, internet e incluso agua han sido la constante a lo largo de la administración. Esto sumado a las constantes políticas de desmantelamiento que la misma 4T implementa dentro de los mismos PILARES, como el caso de la eliminación de áreas como Autonomía económica e incluso el cierre de espacios para convertirlos en parte del Instituto de Educación Media Superior (IEMS) o del Instituto Rosario Castellanos.

El cambio hacia final de año no es algo nuevo para PILARES, el mismo Paulo César entró a finales del año pasado para un reajuste a la implementación del programa y al no funcionar llamaron al director del programa que posiblemente generó la mayor cantidad de números en listas. Pero para todos los que formamos parte de estos programas sabemos que nuestros compañeros de Ponte Pila eran obligados a inflar de manera exagerada sus listas de usuarios. Este nombramiento sin duda alguna vaticina grandes cambios en la administración interna de PILARES. Pero como bien sabemos, esto siempre representa un cambio negativo para los trabajadores de los programas, de la misma forma que el cambio de administración interna de SECULT generó el despido del 90% de los trabajadores de cultura que habían levantado los programas por 3 años.

Un factor sin duda determinante en este proceso es la necesidad de presentar resultados del programa estrella de Claudia Sheinbaum, pues se aproximan las elecciones presidenciales del 2024 y la jefa de gobierno de la Ciudad se perfila como una de las fuertes candidatas del Morena, si bien aún hay una fuerte disputa interna sobre si será ella o Marcelo Ebrad quien represente a la 4T en la contienda electoral.

Esta crisis interna de Morena también la experimentan los trabajadores de PILARES al ser obligados a realizar actos de proselitismo político a favor de Sheinbaum. Desde años anteriores la propaganda a la jefa de gobierno y a las políticas de la 4T eran parte de las actividades cotidianas de docentes, talleristas y promotores. Y más recientemente se reafirmó cuando obligaron a trabajadores de PILARES a asistir al 4to Informe de Gobierno de Claudia Sheinbaum, de manera obligatoria y en su único día de descanso, sin llevar el chaleco institucional para pasar como “personas comunes” que apoyaban a la morenista.

Estos actos de proselitismo político, incremento de la cantidad de trabajo y recrudecimiento de la precarización de PILARES solamente irán en aumento a media que se perfile aún más la candidatura de Sheinbaum, pues parte de su estrategia es mostrar los resultados del programa estrella de su administración.

Ante esto no podemos quedarnos de brazos cruzados. El proceso que se abrió a inicios de año en la SECULT es un ejemplo claro de lo que podemos lograr si nos organizamos, pues se consiguió reinstalar a más de 750 compañeros que habían sido despedido injustificadamente.


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias