×
×
Red Internacional

En Yucatán, Guerrero y Chihuahua, las y los trabajadores de la salud denuncian negligencia de autoridades y contagios entre el personal sanitario. Urge recuperar la organización democrática e independiente de todo el sector para defender nuestras vidas y derechos.

Jueves 27 de enero | 00:39

Mientras las autoridades federales y sanitarias insisten en que la nueva variante “Ómicron” no representa riesgos graves para la población y que la cuarta ola de contagios se encuentra “a la baja”, personal de salud de las instituciones públicas seguimos laborando sin los insumos, recursos y equipos de bioprotección necesarios para enfrentar la pandemia, así como el aumento de la carga de trabajo y demanda de servicios en los hospitales, debido al creciente contagio entre el personal.

La situación se torna aún más grave en estados como Yucatán, donde en las últimas cuatro semanas se reportaron 362 nuevos casos de contagio entre el personal de salud, que se suman a los mil 38 casos entre el 27 de diciembre y el 24 de enero, según denuncian trabajadores de la sección 64 del SNTSA (Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud).

En lo que va de la pandemia se han registrado 3 mil 257 contagios de Covid-19 de personal sanitario en Yucatán, siendo enfermeras y enfermeros los más afectados junto con médicos, trabajadores administrativos y de limpieza.

Mientras avanza rápidamente el número de contagios por la variante Ómicron, especialistas advierten que aún no se alcanza el pico máximo de la cuarta ola en el estado, y a pesar de esto, continúan las clases presenciales y actividades laborales no esenciales bajo la política criminal de la "nueva normalidad" impulsada por el gobernador del PAN, Mauricio Vila.

Te puede interesar: Yucatán: docentes a las aulas en pleno aumento de contagios

En el norte del país la situación también es crítica

En Chihuahua, la gobernadora panista Maru Campos, es denunciada por integrantes de la sección 27 del Sindicato Nacional de Trabajadores del Sistema Nacional de Salud, por negarles su relación laboral como servidores públicos, derechos sindicales y el robo de 600 mil pesos correspondientes a un Fondo de Ahorro del personal de salud. A esto se suma el acoso laboral y amenazas para aquellas y aquellos que se afilien al sindicato.

Bajo estas condiciones para las y los trabajadores de la salud, el estado registra un aumento alarmante de contagios. Hasta hace unos días se reportó el 56.4% de ocupación en las de camas con ventilador de las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) y hay más de 82 mil trabajadores y trabajadoras infectados de Cocid-19 en el sector comercial, turístico y manufacturero. Esta emergencia sanitaria no se explica sin la negligencia criminal de las empresas y el gobierno que, durante toda la pandemia han privilegiado sus ganancias por encima de la salud y la vida de las mayorías pobres y trabajadoras.

Mientras tanto, en el estado de Guerrero gobernado por Evelyn Salgado de Morena, integrantes de la sección 36 del SNTSA discuten un nuevo paro de labores, dada la cerrazón de la Secretaria de Salud Estatal, Aidé Ibarez Castro, quien se niega a resolver sus demandas.

Las y los trabajadores denuncian que actualmente hay 870 casos activos entre el personal sanitario y 147 defunciones de personal de salud, y que, pese a esta realidad, aún no se cumple con el esquema de vacunación completo para todo el personal, mientras que todo el estado acumula 4 mil 778 casos nuevos de contagio en los últimos días.

Te puede interesar: Trabajadores de la salud exigen basificación y prestaciones

Recuperemos los sindicatos para la lucha

La grave situación que enfrentamos diariamente miles de trabajadoras y trabajadores de la salud, no se explica sin la complicidad canalla de charros y burócratas que están al frente de organizaciones como el SNTSA, el cual se encuentra dirigido por personajes como Marco Antonio Ayala, quien durante los anteriores sexenios priistas colaboró activamente en detrimento de los derechos laborales y la salud pública, y hoy hace lo mismo bajo el gobierno de la 4T para preservar sus privilegios.

Por ello, enfrentar estos ataques sistemáticos y no perecer en la primera línea, requiere con urgencia que enfermeras, médicos, químicos, trabajadores sociales, administrativos y de limpieza nos organicemos, superando las divisiones entre sindicalizados y no sindicalizados, con el objetivo de recuperar las Comisiones de Salud e Higiene y nuestras organizaciones sindicales para la luchar de manera inmediata por: pruebas diagnósticas periódicas para todo el personal de salud del país, el abastecimiento inmediato y suficiente de medicamentos, insumos y equipos médicos en los todos hospitales públicos, plenos derechos laborales para todas y todos quienes laboramos en el sector salud y el alto a los despidos, entre otras demandas.

Te puede interesar: ¿Pueden funcionar comisiones de seguridad e higiene entre patrones y trabajadores?


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias