Política México

SINALOA

Rocha Moya, candidato del Morena-Pas, minimiza criminalización de protesta social

Rubén Rocha Moya, candidato a la gubernatura de Sinaloa por la alianza Morena-Pas, habló sobre la reforma a ala Ley de Vías Generales que criminaliza las tomas de caseta.

Lunes 19 de abril | 15:30

El pasado 15 de abril ocurrió un nuevo episodio de confrontación entre el candidato del Morena-Pas a la gubernatura de Sinaloa, Rubén Rocha Moya, y comunicadores que asistieron a una conferencia de prensa convocada por dicho abanderado, y en la cual se encontraba acompañado por el expriista y candidato a la alcaldía de Ahome, Gerardo Vargas Landeros, así como por el cacique universitario Melesio Cuén, quien es presidente del ultraderechista Partido Sinaloense (Pas), aciago instituto político con el que el Morena Sinaloa estableció una alianzapor candidaturas comunes.

En el transcurso del evento Rocha Moya alardeaba sobre un supuesto incremento de los beneficios que están recibiendo pescadores y campesinos de parte del gobierno federal. Sin embargo, una periodista increpó al candidato afirmando que lo que estaba diciendo era mentira. Frente a eso Rocha, con evidente hastío, devolvió el cuestionamiento:

“Desde que entró Andrés Manuel López Obrador (como presidente) … ¿Cuándo han visto que se tomen las casetas porque no les pagan los estímulos al sector agrícola?”
A lo que la periodista alegó: “no, porque se incrementó la pena a los manifestantes, los meten a la cárcel, 7 años".

Ante esas palabras, Rocha reviró con soberbia, refiriéndose a la reportera: “muy bien, me llegó una defensora del viejo régimen”.

E inmediatamente otro comunicador alzó la voz para contestar a Rocha: “no se vale que denoste a la compañera, porque lo que ella dice (sobre el aumento de las penas por bloqueo de vías carreteras y casetas) es real”.

Mientras que Rocha, notable y evidentemente molesto y confundido por su desconocimiento de la reforma a la Ley de Vías Generales de Comunicación que fue publicada en el Diario Oficial de la Federación el 19 de febrero de 2021, solo alcanza a repetir vociferante: “¡no es cierto!, ¡no es cierto que se incrementaron las penas!”, mientras integrantes del gremio periodístico le contestaban “¡sí es cierto, lo que ella dice es cierto!”.

La verdad es que la reforma en comento es aún más punitiva de lo que la periodista refirió pues, finalmente, tras su publicación en el Diario Oficial de la Federación, el artículo 533 de la mencionada Ley quedó de la siguiente manera:

“A quien dañe, perjudique o destruya las vías generales de comunicación, o los medios de transporte, o interrumpa la construcción de dichas vías, o total o parcialmente interrumpa o deteriore los servicios que operen en las vías generales de comunicación o los medios de transporte, se le sancionará con pena de dos a nueve años y multa de doscientas a mil veces el valor diario de la Unidad de Medida y Actualización al momento de cometerse el delito.”

La redacción final de dicho artículo contiene un claro espíritu criminalizador de la protesta social, cuestión que fue minimizada por Rubén Rocha Moya en el evento.

¿No rosa acaso el colmo de lo absurdo que Rubén Rocha Moya llame "defensora del viejo régimen" a una periodista que plantea objeciones fundamentadas y justificadas a su discurso, cuando él no ha hecho otra cosa que defender a capa y espada alianzas con personajes políticos oscuros y corruptos como Cuén Ojeda, Vargas Landeros, Juan S Millán y Ricardo Peralta quienes son, precisamente, lo más rancio y derechista de la política sinaloense?

La vocación deshonesta, antidemocrática, represiva y reaccionaria de Rocha Moya se vuelve más que evidente con estos desplantes. Es importante mencionar también que este episodio se da en el marco de una serie de ataques que la estructura parainstitucional al servicio del Partido Sinaloense y el cacique universitario Melesio Cuén ha llevado a cabo en contra de periodistas críticos, así como trabajadores jubilados y en activo que han levantado la voz en contra de la universidad-partido y la alianza que el PAS tiene con el Morena.

Por todo esto, en el norte del país, es imperioso el surgimiento, organización y fortalecimiento de una alternativa política de la clase trabajadora, socialista y revolucionaria, que nos permita ir más allá de las absurdas limitaciones de tener que escoger entre el lastimoso repertorio de candidatos y proyectos que en su totalidad son francamente hostiles hacia los intereses y derechos de trabajadores, sectores populares, la juventud y las mujeres.






Temas relacionados

Protesta Social   /   Sinaloa   /   Política México   /   Morena

Comentarios

DEJAR COMENTARIO