×
×
Red Internacional

A unos días del 1 de mayo, el lunes pasado, el STRM aprobó una prórroga a su estallamiento de huelga por “revisión salarial” contra Telmex, pasando la fecha del 25 de abril al 11 de mayo. ¿Cuál es el estado de la negociación?

Después de un año marcado por fuertes aumentos inflacionarios a nivel internacional que afectaron el poder adquisitivo de la clase trabajadora, el STRM comenzó la semana pasada una dura revisión salarial ante un patrón envalentonado que viene de golpear recientemente el CCT telefonista, con la reforma jubilatoria. 

Si bien el emplazamiento a huelga y el motivo de la negociación están enfocados en conquistar un aumento salarial del 15%, el STRM también mantiene demandas por nuevas vacantes, compromisos de inversión, cubrimiento de insumos y materiales y de materia de trabajo; entre otras enfocadas a “revitalizar la marca Telmex” impulsadas por la dirección sindical.  

Sin embargo, el patrón se ha negado a dar respuesta a las demandas argumentando que salen del propósito de la “revisión salarial” y que las finanzas de su empresa se encuentran muy mal. De ahí que a un día de cumplirse el emplazamiento a huelga continuara sin hacer ofrecimiento económico alguno, sabiendo que eso conllevaría al estallamiento de un conflicto, pero sin mostrar mayor preocupación por ello.

Ante esto, la respuesta del Srio. Gral. del sindicato, Francisco Hernández Juárez (FHJ), fue la de solicitar a la base aprobar una prórroga al estallamiento de huelga, argumentando necesitar más tiempo para convencer al patrón de llegar a acuerdos y prometiendo “buenos resultados”. Mientras, prepara la marcha del 1º de mayo de la Unión Nacional de Trabajadores (UNT) junto a sindicatos del viejo corporativismo priísta, como la CTM, CROM, CROC y el Congreso de Trabajo.

Como era de esperarse, la única parte en la que hasta ahora hay acuerdo de parte del patrón con el sindicato es la que tiene que ver con el relanzamiento de la marca bajo el lema “Todos somos Telmex”, y con el programa de acciones sindicales para ayudar a la empresa a incrementar sus ventas y ganancias De hecho este ha sido el punto que más ha impulsado la cúpula sindical, por encima de discutir cómo lograrán conquistar un aumento salarial acorde con el incremento de la inflación o como fortalecer al STRM recuperando las miles de vacantes que el patrón les ha arrebatado.

IFT y título de concesión de Telmex

Un tema importante que se encuentra en el trasfondo de la negociación entre el STRM y Telmex, es el de la entrega del nuevo título de concesión a Telmex por parte del Instituto Federal de las Telecomunicaciones (IFT), durante 30 años a partir del 2026. Pues en esta renovación el Instituto continúa negándole a Telmex la posibilidad de ofrecer TV. de paga (Triple Play), al seguir considerándolo parte del agente económico preponderante que es América Móvil y, por lo tanto, sosteniendo las medidas asimétricas en su contra, como la “separación funcional” de Telmex.

Esta respuesta del Instituto, a 10 años de la reforma en telecomunicaciones aprobada por Peña Nieto y los partidos del “pacto por México”, demuestra el carácter subordinado de esta institución a los intereses del capital extranjero, principalmente (como AT&T); así como también del gobierno de Obrador, respetuoso de los acuerdos neoliberales de sus antecesores con el imperialismo norteamericano.

Sin embargo, la dirección del STRM aprobó un plan de acción basado de nueva cuenta en su estrategia legalista y conciliadora con el patrón, el gobierno y las instituciones.

Buscando lograr interlocutar con el presidente para lograr que favorezca a Telmex, le ayude a obtener sus ansiados permisos y a quitarse de encima las sanciones comerciales y operativas. Estrategia que fue votada sin aceptar la menor discusión al interior del sindicato y de manera rápida, para evitar cuestionamientos y acciones de la base que tiendan a cuestionar más profundamente al IFT y las condiciones neoliberales vigentes en este sector estratégico nacional. 

¿Conciliación o lucha de clases?

Tanto los actuales avances del IFT sobre Telmex y de la familia Slim hacia las condiciones laborales del STRM, obedecen a la permanencia y endurecimiento de las políticas neoliberales sobre las telecomunicaciones, a pesar de la existencia de un gobierno que se reivindica nacionalista y antineoliberal. Pero sobre todo al impulso, por parte de la dirección del sindicato, de una estrategia política que se ha demostrado incapaz de evitar los golpes políticos y sindicales, basada en la “conciliación de clases” que reivindica los métodos legales, la subordinación a las instituciones y el “cabildeo” con partidos burgueses del régimen.

Es gracias a esta estrategia de “lucha” que la base telefonista lleva 10 años soportando la presión del IFT y de las reglas impuestas en la reforma de telecomunicaciones del 2013. A pesar de las continuas promesas por parte de su dirección por enfrentar esta política mediante amparos y acciones simbólicas que no presionan realmente al gobierno a eliminar la figura del IFT y a derogar por completo las reglas neoliberales que prevalecen en el sector. 

Por el contrario, la burocracia telefonista nos ha llamado a la confianza constante en las negociaciones con la patronal e intermediaciones de la Secretaria del Trabajo y la desconfianza en nuestras propias fuerzas para luchar y movilizarnos en defensa de nuestro CCT. Ahora pretende volver a desgastar a su base mediante esos métodos inofensivos como las prorrogas, asustándola de tomar el camino de la lucha mediante paros y huelgas para lograr que acepten las condiciones que la empresa quiere. Es decir, un bajo aumento salarial y vagas promesas de vacantes, pero con varios acuerdos enfocados a ayudar a la empresa a “componer sus finanzas” aumentando la productividad y la promoción de sus servicios, a cambio de migajas y nuevos golpes que son vendidos a la base como “victorias”. 

Hoy que Carlos Slim querrá ir por más, luego del ataque a las jubilaciones, es necesario que la base retome el control de las Asambleas y Convenciones sindicales, oponiendo sus demandas más sentidas y los métodos más democráticos de su tradición a las maniobras burocráticas del Comité Ejecutivo Nacional que buscan ayudar a la familia Slim y a presentarse como aliados políticos del gobierno para mantener sus privilegios de casta.

La única forma de lograr un aumento salarial igual o mayor al incremento de la inflación (9%), de conquistar miles de vacantes nuevas para revertir años de escasa contratación y alta jubilación, así como para poner un alto al IFT y a las políticas entreguistas de las telecomunicaciones nacionales del gobierno actual, es retomando la rica tradición de lucha de clases del STRM y enfrentando al patrón y al IFT demostrándoles el poder con el que cuenta este sindicato anclado en el corazón de las telecomunicaciones nacionales.

En Desde las Bases Telmex luchamos por esta perspectiva y te invitamos a organizarte con nosotros por defender nuestros derechos.


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias