×
×
Red Internacional

Está claro que las Universidades para el Bienestar Benito Juárez García (UBBJG) no ofrecen condiciones dignas de estudio y de trabajo para sus comunidades, lo que ha generado protestas e inconformidad, a lo que la autoridad ha respondido con represión política.

Jueves 14 de octubre | 00:52

En las UBBJG el descontento por las condiciones de precarización laboral y educativa se ha hecho cada vez más presente, como ha ocurrido en varias universidades del país, pues lo que ha predominado es el ataque al sector educativo.

En este contexto es que se han realizado paros estudiantiles y laborales, así como marchas, mítines y protestas. También se ha intentado agotar instancias institucionales con demandas, quejas y escritos, aunque todavía con la confianza de que mediante esta vía por sí sola se resolverán las violaciones a derechos laborales y a la educación pública.

En este contexto, el lunes 11 de octubre, mediante redes sociales se denunció que en la sede Escuintla en Chiapas, las autoridades educativas censuraron a un estudiante. Se le negó acceso a la sede, señalando que había quejas en su contra, sin especificar de qué tipo y si traían como consecuencia que no tomara sus clases. Debido a esta situación se sospecha que se procedería dar de baja al estudiante. En respuesta, un usuario recalcó que primero fueron en contra de trabajadores de las UBBJ y ahora los estudiantes eran víctimas de violaciones a sus derechos.

Por si fuera poco, en esa misma sede, el día de ayer se despidió a la docente Angélica López Ramírez, quien señaló que hay precarización y despidos en los planteles, pues se lanza a quien se manifiesta por la defensa de los derechos laborales. En su caso particular ocurrió debido a que asesoró a un compañero diciéndole que podría demandar. Agregó que se está despidiendo injustificadamente a docentes y no se está contratando a nuevos profesores.

De esta manera se evidencian los actos de represión ocurridos en medio de denuncias por irregularidades que han acontecido dentro del plantel. Esto se combina con al menos cien despidos masivos de docentes y trabajadores en varias sedes del país.

Te puede interesar: Universidades del Bienestar: despidos arbitrarios y precarización

La represión a quienes alzan la voz no es nueva en las UBBJG

Los hechos señalados no son los únicos. En 2019 luego del paro estudiantil en la entonces Escuela de Derecho Ponciano Arriaga (EDPA), hoy sede Cuauhtémoc, las y los estudiantes fueron amedrentados. Incluso hubo llamadas telefónicas a la policía que indicaron que en las instalaciones había personas secuestradas, lo cual no era cierto. Por si fuera poco, la misma Sosa mediante un comunicado hizo públicos los datos personales de los estudiantes sin su consentimiento.

Lo peor fue que los paristas y en particular una estudiante recibió insultos misóginos, así como amenazas de otro estudiante y empleado del gobierno en la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos. Este amenazó con sacarlos de las instalaciones debido al paro, utilizando el más vil método porril, usado por gobiernos anteriores.

Aunque no frenó ahí, sino que esos mensajes fueron parte de una cadena de acciones intimidatorias que las autoridades de la EDPA y del gobierno de la 4T orquestaron contra los jóvenes, pues mandaron grupos de choque, subiendo videos difamatorios con fotos de lxs estudiantes a Youtube y los amenazaron con golpes. Además, Raquel Sosa, no reconoció el paro, junto con ello insinuó que los estudiantes organizados los habían dañado archivos de la Escuela mientras resguardaban las instalaciones.

Represión a docentes por luchar

Algunos docentes se sumaron al paro y por ello fueron amedrentados por Raquel Sosa, pues en una reunión en las instalaciones de la Secretaría del Bienestar a la que citó a los profesores, les condicionó derechos laborales, a cambio de que terminaran el paro. Pero no solamente eso, los docentes que participaron en la lucha estudiantil de la EDPA, fueron despedidos sin causa legal alguna, el resultado más de una veintena de maestros sin trabajo.

Ve este video: Profesora denuncia hostigamiento contra estudiantes de la EDPA

Por esa razón se requiere la unidad entre los despedidos y los trabajadores en activo de las UBBJG y de todo el sector educativo para parar esta ofensiva, pues bajo la 4T se atacan derechos de la comunidad y la misma educación pública, lo que incluye la represión contra los trabajadores y alumnos que se organizan y protestan por las malas condiciones. Se necesita que todos los sindicatos que se reclaman democráticos, especialmente los universitarios, den su respaldo a trabajadores, estudiantes y docentes de las UBBJ en contra de la represión y en apoyo a sus demandas por mejores condiciones laborales y de estudio.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias