×
×
Red Internacional

Tribuna abierta. Reforma laboral, legitimación de contratos colectivos y representación sindical

Como parte de la Campaña del No a la legitimación del CCT de AAPAUNAM, reproducimos la ponencia presentada por la delegación académica de la Escuela Nacional de Enfermería y Obstetricia para el 39 Congreso General Ordinadio del STUNAM.

Miércoles 8 de febrero de 2023 | 18:28

Muchos afiliados académicos al STUNAM nos hemos preguntado ¿qué hacemos en STUNAM, cuál es la relevancia que tiene la sección académica para nuestra organización sindical?

Por décadas hemos sido relegados a un segundo o tercer puesto como agremiados de este sindicato de institución que detenta solo uno de los contratos colectivos de trabajo de la planta laboral de la UNAM. Y paralelamente las AAPAUNAM como asociación gremial que dice defender los derechos de los trabajadores académicos sistemáticamente negocia nuestras condiciones laborales a espaldas de los afiliados. Y no es para menos, su destino está marcado por su origen como supuesto sindicato patronal, blanco, elitista, clasista, incapaz de proporcionar una salida a los urgentes y añejos problemas de los académicos universitarios, tales como la pauperización creciente del salario y la inestabilidad laboral que lleva a que el profesorado mayoritario -el de asignatura interino- cada semestre esté con la angustia de si habrá grupos y horas suficientes que les asignen las autoridades de cada escuela. Estamos en vilo pues hay temor generalizado siempre presente de que de un momento a otro se nos deje de contratar, se nos reduzcan las horas de clase, lleguen nuevos y jóvenes académicos recién egresados de los posgrados a ocupar las plazas que por años hemos cubierto en interinato, mientras las AAPAUNAM cruzan los brazos y solamente los estiran para regalar boletos al futbol, chamarras y chucherías dignas de las peores prácticas de los gobiernos corporativistas y acarreadores del pasado. Y seguimos viviendo en la simulación, la falta de democracia y de transparencia sindical.

Con tristeza y frustración hemos constatado que STUNAM no ha hecho lo suficiente para acrecentar las afiliaciones de trabajadores académicos y así llegar al número requerido que le permita solicitar la titularidad de nuestro contrato colectivo de trabajo.

Actualmente el contexto y las políticas nacionales están cambiando. La reforma laboral de 2019 recoge parte de las demandas para la aprobación del TMEC en el ámbito laboral, y junto con la ratificación de diversos convenios de la OIT, llevó a una circunstancia inédita en la que sería posible adoptar principios democráticos para todo el sindicalismo nacional. La recientemente promulgada Ley Federal del Trabajo establece un nuevo modelo laboral sobre la base del proceso de legitimación de los contratos colectivos (STPS, 2019), donde la base trabajadora pueda decidir libremente a través de una consulta sobre la negociación colectiva de su contrato, así como la representación sindical (Quintero, 2019). De esta forma,

El procedimiento de legitimación garantiza que los trabajadores conozcan y aprueben el contenido de sus contratos colectivos a través del voto personal, libre, directo y secreto. (STPS, 2019)

El protocolo del proceso de legitimación de contratos plantea que

…el secretario general o el apoderado legal del sindicato titular del contrato colectivo a legitimar deberá dar aviso de la consulta a la STPS a través de la plataforma y registrar la información del sindicato, el patrón y el contrato colectivo. Aquellos sindicatos que requieran realizar la consulta en múltiples lugares o jornadas deberán manifestarlo a la STPS para su atención particular.

Para garantizar que los trabajadores voten con libertad, seguridad y secrecía, el Protocolo dispone que la consulta deberá ser verificada por un fedatario público o una autoridad laboral. El sindicato elegirá la modalidad de su preferencia y señalará el lugar, fecha y hora en que se realizará el evento. Una vez que éste quede registrado, la plataforma generará la convocatoria, boletas y actas de votación que deberán utilizarse para la consulta.
La convocatoria deberá emitirse y publicarse en lugares visibles del centro de trabajo con al menos 10 días hábiles de anticipación a la fecha de la votación.

Asimismo, el patrón deberá entregar oportunamente a sus trabajadores un ejemplar impreso del contrato colectivo para que emitan su voto de manera informada; en caso de no hacerlo, el Protocolo prevé que el sindicato asuma esta obligación, con cargo al patrón. (STPS, 2019)

Y finalmente,

Cuando la mayoría de los trabajadores rechace el contrato colectivo, o el sindicato omita realizar la consulta antes del 1º de mayo de 2023, éste se tendrá por terminado, conservando los trabajadores las prestaciones y condiciones de trabajo contempladas en el contrato colectivo que sean iguales o superiores a las establecidas en la Ley. (STPS, 2019)

Es claro que estamos ante una nueva normativa laboral individual y colectiva que incluye el voto libre y secreto de los miembros de las agrupaciones sindicales para decidir sobre su contrato y representación sindical. Se busca promover la democracia sindical, independiente de los gobiernos y de las patronales para que haya una auténtica justicia para los trabajadores que mejore sus condiciones laborales. Estamos en la posibilidad de echar para atrás el tope salarial y el control de los sindicatos por parte de gobiernos y patronales que en los hechos han anulado la auténtica negociación colectiva. Ahora “los sindicatos deben convencer a las bases trabajadoras” (Carbonell, 2022), y los contratos de trabajo existentes deben pasar por el tamiz de la legitimidad a través de la consulta a las bases afiliadas.

El resultado en la UNAM es que se abre la posibilidad de decirle no al pseudo sindicalismo patronal que encarnan las AAPAUNAM. Por la vía de la reforma laboral, hoy se abre la posibilidad de quitarle a la asociación gremial de la patronal la titularidad de nuestro contrato de trabajo académico.

Hay una fecha límite para ello, el 1 de mayo de 2023, para que los trabajadores académicos tomemos la decisión de decirle no a las décadas de histórica simulación sindical de AAPAUNAM (Figueiras, 2001).

Este es un momento clave para los trabajadores académicos y requiere del esfuerzo, la discusión y la organización colectiva para implementar estrategias que nos permitan avanzar ahora que tenemos el gran paraguas de las leyes laborales vigentes.

Necesitamos poner entre paréntesis nuestras diferencias y caminar juntos en una jornada de información y concientización que culmine en el no a ese contrato laboral de académicos que simula protección pero en los hechos está alineado a las políticas autoritarias y restrictivas que el priato heredó al neoliberalismo bicolor enquistado en este modelo medieval, estratificado y profundamente antidemocrático de gestión universitaria.

Lo primero es deslegitimar el contrato y la representación de AAPAUNAM en la consulta que viene, y luego plantear una nueva contratación y representación sindical, sin olvidar que al quedar deslegitimado el contrato colectivo de AAPAUNAM, los trabajadores no estaríamos desprotegidos, no se anularían nuestros derechos laborales, pero sí quedaríamos en libertad para organizarnos y reivindicar nuestro trabajo como académicos, a través de la democracia, la libre discusión y la libre afiliación sindical.

Las demandas históricas de los académicos tendrían entonces la posibilidad real de verse satisfechas una vez que el obstáculo de las AAPAUNAM quede rebasado de la vida laboral y sindical. La regularización de la planta docente interina, la estabilidad laboral, la equidad salarial, la democratización de la estructura y formas de gobierno de la UNAM, la necesaria transparencia y fiscalización en el manejo de los recursos, la necesaria reforma estatutaria y la actualización de la Ley Orgánica entonces podrían abordarse de frente sin el obstáculo que representan las AAPAUNAM.

No podemos omitir que muchos académicos no reaccionan ante las injusticias que sufren, ya sea por ignorancia, por falta de información, ya que las AAPAUNAM no informa sobre sus derechos cuando se afilian. Otros académicos no quieren saber nada de política, o simplemente no quieren perder su chamba o tienen miedo a las represalias si expresan inconformidad con la autoridad. Muchos profesores dan por sentado que deben dar la aportación a la asociación porque "así son las cosas", ya que lo primero que se les dice al ser contratados es: “pasa a la oficina de junto para que te afilies al AAPAUNAM” y como los nuevos profesores no tienen información, solo hacen los que se les dice. Cada vez que algún profesor se ha ido a quejar de alguna injusticia con los representantes de AAPAUNAM, la respuesta genérica es "no podemos hacer nada".

El STUNAM está en la oportunidad histórica para comprometerse ahora sí con los trabajadores académicos y luchar por la titularidad de su contrato de trabajo. Es necesario que el Comité Ejecutivo del STUNAM en pleno lo reconozca y apoye a los académicos con estrategias de información masiva sobre el proceso de legitimación del contrato académico; así como generar campañas masivas de afiliación de académicos para que pueda solicitarse recuento de afiliados para asumir la titularidad del contrato colectivo. Basta de considerarnos a los académicos como afiliados de segunda, basta de cobrarnos cuotas y resignarse a que muy poco puede hacer el sindicato en la defensa de nuestros derechos. Un auténtico sindicato de institución agremia todos los sectores y en ello reafirma su carácter.

Compañeros de Comité Ejecutivo del STUNAM, ¿quieren o no quieren apoyarnos a los académicos para alcanzar la titularidad del contrato colectivo? Este es el momento.

Referencias

Te puede interesar:

Proceso de Legitimación del CCT en el STUNAM y AAPAUNAM: Por un sindicato único de trabajadores administrativos y académicos

STUNAM, AAPAUNAM y sindicatos independientes, un debate en la lucha docente

Derechos laborales y sindicalización de los profesores de la UNAM: Una revisión histórica


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias