×
×
Red Internacional

El 5 de mayo de 1882 nació Sylvia Pankhurst. Sufragista, socialista, revolucionaria, organizadora en los barrios obreros, periodista y artista.

Diego Juárez@diego_enp2

Jueves 5 de mayo | 20:56

Se cumplen 140 años del nacimiento de Sylvia Pankhurst, una emblemática luchadora por el sufragio femenino, pero su lucha no quedo solo ahí, también fue una importante socialista, organizadora de la clase trabajadora inglesa, se opuso a la Primera Guerra Mundial y apoyo la revolución de octubre.

Te puede interesar: Sylvia Pankhurst: la sufragista que persiguió la revolución

Todo esto la convirtió en la sufragista más odiada del gobierno británico e intentaron borrarla, por eso hoy hacemos un recorrido rápido por su vida.

“No era solamente por el derecho al voto, sino por una sociedad igualitaria, un esfuerzo por despertar a las mujeres sumergidas en la pobreza a la lucha por mejores condiciones sociales y que estén a la altura de los sectores más avanzados del movimiento del proletariado consciente.”

Sylvia Pankhurst nació el 5 de mayo de 1882 en Manchester, Reino Unido, en una familia acomodada, pero de tradición socialista. Su madre Emmeline Pankhurst, fundadora de la Unión Social y Política de las Mujeres, y de Richard Marsden Pankhurst, abogado y autor la Ley de la propiedad de la mujer casada de 1884.

Te puede interesar: Sylvia Pankhurst, sufragista y revolucionaria de la clase trabajadora

Creció entre mítines y reuniones donde participaban personalidades que eran socialistas, utópicos, escritores, periodistas y sindicalistas, incluso se podía encontrar a Louise Michel, referente de la comuna de París, Thomas Mann, escritor alemán, o Piotr Kropotkin, anarquista ruso, además se leían a escritores como Percy Shelley, escritor romántico inglés.

Marcada por las ideas de sus padres y por el ambiente que la rodeaba, empezó su militancia muy joven, al igual que sus hermanas, de hecho, a sus 24 años ya había renunciado a sus estudios en el Royal College y cumplía su primer arresto, por participar en la lucha por el derecho al voto femenino, donde milito en la Unión Social y Política de las Mujeres, organización fundada junto a su madre y sus hermanas.

Esta organización logró movilizar alrededor de 400 mil mujeres en Londres y ante la falta de respuesta del gobierno, esta organización opto por la vía violenta contra algunas propiedades e iglesias.

Te puede interesar: El legado de Sylvia Pankhurst en la lucha sufragista

Sylvia, en 1911, a la edad de 29 años, escribió su primer libro, Historia del movimiento de mujeres sufragistas, donde ya se empezaba a expresar las diferencias con la Unión fundada por su madre, porque consideraba que se estaba alejando de sus principios socialistas.

Además, ella fue parte de los debates que había en torno al sufragio femenino, donde aparte de la gran oposición que había en la época por diferentes sectores, ya que se seguía viendo a la mujer como alguien que solo estaba hecho para estar en casa e incluso también fue parte de las discusiones sobre si el sufragio tenía que ser para las mujeres, que contaran con una propiedad, donde se excluía a las mujeres trabajadoras y la otra posición era la del sufragio para todas las personas adultas.

Sylvia después de los viajes que hizo por Europa y Estados Unidos, le permitió realizar política de manera más independiente a su madre y sus hermanas y tuvo la posibilidad de conocer la lucha de las obreras textiles de Chicago, de ese país se fue con la amistad de la organizadora sindical Zelie Emerson, quien le ayudo a fundar el periódico El Acorazado de las mujeres y a construir una sede en el East End de Londres, como regional de la USPM, donde organizaría principalmente a las obreras y que para 1913 ya había varias delegaciones en East End, que conformabas la Federación de Sufragistas del East End, organización que para los inicios de la Primera Guerra Mundial fue expulsada de la Unión.

Te puede interesar: Sylvia Pankhurst, la sufragista que no se conformó con el voto

Las diferencias con su madre y hermanas ya se empezaban a notar desde hacía varios años atarás, desde el abandono de las ideas socialistas, incluso su hermana Christabel suspendió las actividades de la USPM por respeto a la muerte del Rey Eduardo VII, también había diferencias con la Unión porque ellas creían que sus miembros tenían que ser elegidas, con esto tratando de dejar a un lado a las obreras, por ser “débiles” por las adversidades que enfrentaban, además Sylvia estaba en contra de los métodos que ocupaba la organización de su madre como el actuar con pequeños grupos en acción directa, ya que esto no permitía ganar apoyo popular y extender el movimiento.

Además, estas acciones radicalizadas no tenían que ver con una política radical de la Unión que cada vez estaba más pegada al gobierno, que quedo demostrada ante las posiciones de la USPM ante la independencia de Irlanda y las organizaciones obreras, que con la Primera Guerra Mundial Sylvia termino de romper con la Unión y con su familia, porque Emmeline Pankhurst y Christabel terminaron apoyando la guerra entre países imperialistas y las burguesías, incluso Sylvia se escandalizó cuando se enteró de que su madre y hermana llevaron a Inglaterra una campaña de reclutamiento para la guerra.

Otro ejemplo del rol de la Unión Social y Política de las Mujeres, ante la guerra, fue que a su prensa, que se llamaba La Sufragette, cambió de nombre por el de La Brittania, que tenía como lema “Por el Rey, por el País, por la Libertad.” En cambio, Sylvia organizo una Liga por los derechos de las esposas de los soldados y marineros para lograr mejores pensiones, también hizo una campaña por igual salario, esto mientras luchaba por la paz.

Incluso Sylvia se dedicó a recorrer los barrios obreros, organizar a las mujeres trabajadoras, para luchar por sus derechos, incluso impulsó restaurantes al costo, centros de distribución del suministro de leche para niños y niñas y guarderías para las mujeres obreras, también fundo una fábrica de juguetes, para darle trabajo a las mujeres trabajadoras que no llegaban a cobrar los subsidios estatales.

Sylvia, al igual que la mayoría de las organizaciones obreras, mantuvo una posición pacifista, mientras continuó con la lucha por el voto femenino y salario igualitario, también apoyó la Revolución Rusa, posiciones que se leían en su periódico El acorazado de las mujeres y le hizo ganarse el apodo de “Pequeña señorita rusa”.
En 1918 se extendió en algunas partes el voto para algunas mujeres mayores de 30 años, Sylvia denuncio esto porque solo era para mujeres universitarias, propietarias, excluyendo a las mujeres obreras, también fue fundadora del Partido Comunista, que años después abandonaría porque rechazó las purgas estalinistas, en el 36 apoyo la revolución española y ayudo a los judíos perseguidos por el nazismo, pero para 1960 moriría sin ver resurgir al movimiento feminista de la segunda ola, que a finales de esa década surgiría de manera muy potente en todo el mundo.

Con esto podemos ver un poco de la historia de una de las luchadoras más importantes del movimiento de mujeres, que no solo se conformaba por luchar por el derecho al voto, sino por la liberación de la humanidad y la construcción de un mundo sin opresión ni explotación.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias