×
×
Red Internacional

Cine y disidencias. ¿Quién dijo que la clase obrera y la diversidad sexual no tienen luchas en común?

La película que representa la huelga minera de Inglaterra en 1984, en contra de el cierre de las minas y de la primera ministra Margaret Thatcher demuestra que mediante la organización y la unidad se puede lograr lo impensado

Miércoles 7 de septiembre | Edición del día

La película “PRIDE!: Orgullo y esperanza” protagonizada por Ben Schnetzer y George MacKay fue publicada en 2014 y está ambientada en 1984.

Esta película relata el transcurso de poco más de 1 año, en el cual la organización LGSM (Lesbians and gays support the miners" sigla en inglés de “Lesbianas y Gays Apoyan a los Mineros) hace todo lo posible para recaudar dinero para apoyar la huelga del Sindicato Nacional de Mineros, también sigue el proceso de aceptación de Joe sobre su orientación sexual y su protagonismo en la organización y en la movilización minera.

Todo surge en el pride de 1984 donde Mark Ashton, el dirigente de LGSM antes de dirigirse a la marcha del pride, ve en la televisión el proceso de huelga que se está llevando por parte del sindicato de mineros en contra de el cierre de las minas de carbón y de la primera ministra Margaret Thatcher, él y su grupo habían decidido apoyar a los mineros en la causa y llevar pancartas en la marcha del orgullo, pero en ese momento piensa recaudar dinero y entregarlo personalmente a los representantes de la huelga para cubrir sus necesidades básicas. Así comienza la gran lucha que demostró el poder que se llega a alcanzar con la unidad en contextos de movilización.

LGSM se intenta poner en contacto con el sindicato de mineros para poder entregar el dinero recolectado, pero lamentablemente cada vez que llaman a alguna sede los rechazan, puesto que no quieren recibir el aporte de una organización de disidencias sexuales. Sin embargo no se rinden, y en el sur de Gales, una de las sedes del sindicato accede a recibir el dinero y comienzan a mantenerse en contacto.

En el filme se pueden apreciar muchas cosas pertenecientes a la cultura de la diversidad sexual, entre ellas está la apropiación de términos y la reivindicación de estos. Un día, en la librería en la cual se reunían fueron atacados, alguien tiró una bomba de humo y un ladrillo, rompiendo así las ventanas del lugar, el ladrillo tenía lo portada de un periódico en el cual los llamaban "pervertidos", ellos se apropian del término para organizar una convocatoria de recaudación a favor de los mineros.

Al caer en cuenta lo visible que se hicieron comenzaron a organizar el evento masivo donde gays y heteros podrían convivir y participar para apoyar a los mineros. Para tal evento imprimieron poleras y chapitas, consiguieron bandas, sistema de sonido, y lograron que esto apareciera en el periodico nuevamente. Invitaron a los mineros de Gales para que pudieran participar y ver cómo funcionaba su plan.

En la película se pueden ver los distintos ambientes en dónde la diversidad muestra una gran unidad y apoyo entre grupos oprimidos por el gobierno y la policía, por otro lado se encuentra el ambiente obrero de esos años, con grandes estereotipos y estigmas que discriminan a los personajes por sus orientaciones sexuales. Y fácilmente se puede distinguir la alta homofobia de esos tiempos que expande el pensamiento de que la orientación sexual disidente se puede contagiar y que infecciones sexuales se pueden transmitir con tan solo estar cerca o hablar con una persona homosexual.

A pesar de todas las diferencias ideológicas, los personajes logran crear lazos mediante la lucha de clases y generar un fenómeno de unidad entre dos grupos que nunca antes se habían aliado para un mismo fin.

La huelga de los mineros lamentablemente fue derrotada lo cual hizo que el poder sindical que existía se haya debilitado mucho. Sin embargo, luego de la derrota los mineros que participaron en la huelga, alrededor de 150 se unieron a la marcha del orgullo del 85’, y dejaron ver a todos los trabajadores que su lucha no es la única, mediante las consignas “Decenas de miles de mineros ya sabemos que hay más problemas más allá de la mina. Sabemos del desarme nuclear, de las reivindicaciones de los negros, de la lucha de los gays y lesbianas”.

Estos hechos hicieron que 1 año después del término de la huelga se propuso en el Partido Laborista, agregar los derechos para los gays y las lesbianas dentro del manifiesto del partido, esta propesta por primera vez fue aprobada debido al apoyo incondicional por parte del sindicato nacional de mineros.

Te podría interesar: Pride: la unión hace la fuerza, lesbianas y gays en apoyo a los mineros

Te podría interesar: El orgullo de luchar contra Thatcher


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias