×
×
Red Internacional

Las autoridades mexicanas señalan que las y los migrantes no contarán con apoyo institucional y seguirán las detenciones para expulsarlos del país, despojándolos de cualquier posibilidad para acceder a una vida digna y segura.

Diana Bruja PalaciosMaestra de secundaria, Agrupación Magisterial y Normalista Nuestra Clase

Miércoles 3 de noviembre de 2021 | 12:35

La caravana migrante, que salió de Tapachula, Chiapas, ya recorrió 120 kilómetros en tan sólo diez días y toma un descanso en Pijijiapan, municipio del mismo estado. El domingo también se frenaron para recuperar fuerzas, pues el cansancio, los pies lastimados, la deshidratación y otras condiciones en menoscabo de su salud, principalmente en niños con casos detectados por dengue hemorrágico, no les permitió continuar su viaje rumbo a la Ciudad de México (CDMX) para regularizar su estatus migratorio.

Trascendió que, durante la madrugada del domingo justo en Pijijiapan, fue asesinado el migrante cubano Cristóbal “N” y otro murió en el hospital de la zona por las heridas producidas tras disparos por elementos de la Guardia Nacional, según la fiscalía de Chiapas. Resulta trágico si pensamos que, miles de migrantes salen de sus países para buscar refugio en México, pero en el camino muchos de ellos son víctimas de organizaciones criminales y de las acciones antimigrantes de autoridades mexicanas.

Cabe señalar que septiembre cuenta con la cifra más alta de detenidos con 41 mil 225 migrantes en México y que, en nueve meses, el conteo llegó a 190 mil 476 migrantes. Además, según cifras de la Comisión Mexicana de Ayuda al Refugiado (Comar), de enero a septiembre de 2021 han llegado a la Ciudad 11 mil 400 migrantes; mientras que, de enero a octubre, el gobierno mexicano recibió 108 mil 195 peticiones de asilo, que aún no tienen respuesta.

La represión a caballo de la Border Patrol contra migrantes varados en la frontera sur de Estados Unidos, también dejó muy claro que las autoridades a ambos lados de la frontera no permitirán que crucen hacia EE. UU. o permanezcan ahí. Lo cual desató que los miles de migrantes que componen la nueva caravana, desesperados luego de meses sin respuesta a sus trámites, sin dinero, sin comida, sin un techo que los proteja de la intemperie, avancen hacia CDMX con la esperanza de regularizar su estatus en lo que continúan su viaje hacia la frontera norte.

Puede interesarte: Migración. Casi 20.000 menores migrantes cruzaron la peligrosa selva del Darién rumbo a EE. UU. en 2021

No habrá medidas excepcionales, jefa de gobierno de CDMX

Claudia Sheinbaum, jefa del Gobierno de la Ciudad, señaló que no habrá medidas excepcionales ante la llegada de miles de migrantes ni se habilitarán albergues gubernamentales, por lo que cree que no estarán mucho tiempo en la capital. Sin embargo, los migrantes han dicho ya en varias ocasiones que les urge regularizar su estancia para conseguir un trabajo, que les permita la supervivencia misma.

El gobierno mexicano, que comenzó su administración con la promesa de mantener las puertas abiertas del país a todos los migrantes, actúa subordinado al país imperialista con el que coordina medidas de mayor control y contención migratoria, con más militarización en sus fronteras, uso excesivo de las fuerzas represivas y deportaciones sistemáticas.

Al respecto, este año han sido repatriados 74 mil 300 personas, la mayoría de El Salvador, Guatemala y Honduras. Mientras que, en EE. UU. aumentó la cantidad de migrantes muertos alcanzando cifras históricas, pues la agencia estadounidense Border Patrol reportó 557 muertes en su frontera sur durante el año fiscal que va de octubre de 2020 a septiembre de 2021; lo que resulta en 254 muertes más en relación con el año fiscal anterior.

Puede interesarte: Crisis migratoria. Alto a la xenofobia: EE. UU. expulsó a 4 mil haitianos y aún hay 5 mil detenidos

¡Plenos derechos para las y los migrantes!

Las y los migrantes que se encuentran hoy en espera de que se resuelvan sus trámites para poder trabajar en México y con problemas serios de salud, es una cuestión que debe pensarse como un asunto de interés para todo el pueblo explotado y oprimido, puesto que a pesar de que sus derechos humanos están protegidos por acuerdos internacionales, la realidad es que no son garantizados por los Estados, que no sólo violan dichos convenios, sino que con sus discursos y acciones promueven la xenofobia y el racismo, despojándolos del derecho a la vida digna.

De tal manera surge la necesidad de poner en pie un movimiento de la clase obrera, tanto de Latinoamérica como de EE. UU., en unidad con el movimiento de mujeres, la juventud, el campesinado e indígenas pobres que luchan contra el racismo, la xenofobia y en favor de los derechos humanos, que somos quienes podemos imponer la resolución de las justas demandas de nuestros hermanos migrantes, para que resuelvan su estatus migratorio en el país.

Exijamos su libre tránsito y derechos plenos tan necesarios como el acceso a la salud de todos y cada uno de los migrantes. ¡Por la disolución de la Guardia Nacional! Por un mundo libre y sin fronteras.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias