Géneros y Sexualidades

GÉNEROS Y SEXUALIDADES

¿Qué es la homolesbobitransfobia?

¿Qué es la homolesbobitransfobia? ¿por qué surge? Su significado social es algo que es importante revelar para terminar con los crímenes de odio que hoy nos afectan.

Diego Juárez

@diego_enp2

Miércoles 19 de junio | 22:09

Antes de entrar de lleno al tema, es importante explicar brevemente a que nos referimos con heterónorma. Se entiende por heteronórma a la imposición social que reconoce como única manera válida de relacionarse en el plano erótico y afectivo, aquella que se establece entre mujeres y hombres cisgénero. Además de establecer los roles y estereotipos asignados a cada género.

Pasemos entonces a lo que nos ocupa, respecto a la palabra homolesbobitransfobia. Si desagregamos la palabra homo hace referencia a los hombres gay u homosexuales. Aclaramos que quien lee que la palabra homosexual hace referencia tanto a hombres gay como a mujeres lesbianas, -teniendo en cuenta que la palabra tiene origen en el griego homós que significa igual o semejante-, hombres que sienten atracción sexual y/o afectiva por otros hombres.

El término Lesbo se usa aludiendo a lesbianas, o sea, mujeres que sienten atracción sexual y/o afectiva por otras mujeres. Mientras que se lee bi para mencionar bisexuales, es decir, aquellas personas que sienten atracción erótica y/o afectiva por personas de su mismo género o del género contrario. Se agrega trans, haciendo referencia las personas transgénero, aquellas personas cuya identidad de género no coincide con la que se les ha asignado socialmente.

Pero queda una palabra por explicar: fobia. En los diccionarios se define frecuentemente como: “Temor intenso e irracional, de carácter enfermizo, hacia una persona, una cosa o una situación” o más exactamente como “odio o antipatía intensos por alguien o algo”.

Para explicar este fenómeno social, nos quedaremos con la segunda definición, entiéndase pues como fobia el odio irracional. Así podemos encontrar palabras que ejemplifican esto como xenofobia, donde la palabra xeno significa extraño para referirse a los extranjeros, es decir, odio a los extranjeros.

Es decir la palabra homolesbobitransfobia, en su contexto histórico, se refiere al odio irracional que las sociedades modernas expresan contra formas de orientación e identidad sexual que no se apegan a la heterónorma. A esta opresión sobre los cuerpos se suman además otras imposiciones, como el de los estereotipos de belleza determinados.

El capitalismo y el control de la sexualidad

El filosofo francés Michel Foucault encuadró este tipo de fenómenos en el ejercicio de la biopolítica, en su famosa obra Historia de la sexualidad (vol. I), estudió el desarrollo del control sexual sobre los cuerpos por parte de las instituciones del Estado, donde se encontraban cuestiones como el control natal, la administración de la salud y la educación sexual.

Ese ejercicio del poder lo denominó precisamente biopoder, el cual es una forma de disciplinar a los cuerpos de las personas para ponerlos al servicio del capital. De esa manera se prohibía el derecho al aborto a la vez que se imponían controles poblacionales.

Así, el Estado administraba los cuerpos de la sociedad según las necesidades económicas y los requerimientos de mano de obra. En otras palabras, la reproducción es regulada, no en función de los deseos o aspiraciones de las personas, si no de la necesidad de la mano de obra para la producción según lo requirieran las ganancias de los capitalistas. Por supuesto hay que contextualizar que Foucault hablaba de la Europa del siglo XVIII y XIX, y en ese proceso la heterónorma jugaba un papel importante.

Una de las más importantes conclusiones que arroja Foucault es que el control de la sexualidad es un elemento muy importante para el capitalismo, mediante la moral victoriana, que son los valores de la clase dominante hechos reglas sociales, por esa razón se da tanta importancia a la familia burguesa y heteroparental (hombre y mujer), a la monogamia obligada (denominada comúnmente como fidelidad), amor romántico (incondicional), nacionalismo (que veía mal las relaciones con extranjeros).

Con estos elementos la burguesía ha perseguido a las demás identidades sexuales que se manifiestan fuera de la heteronórma y los valores de la familia, a la vez que la propia clase dominante tiene garantizadas las condiciones materiales para ejercer su sexualidad de forma más libre.

De hecho Foucault expresa que esta clase impone al resto de la sociedad mecanismos que ellos mismo no obedecen, hipócritamente pueden tener relaciones fuera de las normas que obligan al resto a obedecer.

En el contexto de las primeras revueltas de los obreros europeos del siglo XVIII y XIX, nacieron los hospitales psiquiátricos a la par que se crearon también los modernos sistemas penitenciarios (cárceles) y judiciales.

Así, la patologización de la homosexualidad, la bisexualidad y de las identidades sexuales no heterónormadas se convirtió en un mecanismo de represión contra la sexualidad de la diversidad sexual con el fin de disciplinarlos para el trabajo; pero estos mecanismos no se quedaron ahí, fueron extendidos a todos los países con la construcción de los Estados nacionales conforme crecía el mercado mundial, construyéndose y modificándose a lo largo de los años dependiendo de la situación que enfrentaran.

En el siglo XX surgieron revoluciones que pusieron en cuestionamiento estos mecanismos, de ahí se derivan los derechos democráticos que en algunos lugares se goza para ejercer más libremente la sexualidad. Sin embargo también existieron retrocesos que llevaron a la descomposición que vemos hoy día, manifestándose en crímenes de odio y persecución.

En pocas palabras esta homolesbobitransfobia es un mecanismo de control social mediante la sexualidad, un producto histórico de la dominación burguesa y de su forma de pensar (ideología), que se expresa en algún tipo del castigo o sanción (ya sea formal o informal) a las personas que salen de la norma. Por ejemplo en la actualidad hay países donde ser gay es completamente ilegal y se castiga con la muerte.

Hay otras naciones donde no está prohibido formalmente, como es el caso de México, pero el Estado como garante de los intereses de la clase en el poder induce y fomenta la persecución contra las personas no heterónormadas, mediante distintos tipos de mecanismos como la educación sexista en las escuelas, o permitiendo que organizaciones de derecha como lo es el Frente Nacional por la Familia se entrometan en la vida escolar.

Te invitamos a marchar contra este odio irracional y por plenos derechos para la diversidad sexual. Este 29 de junio tenemos una cita.






Temas relacionados

Transfobia   /   Homofobia   /   Sexualidad   /   Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO