×
×
Red Internacional

Educación superior. Protestan estudiantes de las UBBJ en Guerrero durante visita de AMLO

Los problemas en las UBBJ continúan, pues hasta ahora el gobierno de la 4T no ha podido cumplir las promesas a las comunidades más excluidas y olvidadas del país de recibir una mejor educación, pues el proyecto universitario del presidente no camina en buenos términos.

Miércoles 26 de octubre | 14:15

El fin de semana pasado el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), realizó una gira por el estado de Guerrero, en donde fue increpado por estudiantes de las Universidades del Bienestar Benito Juárez (UBBJ) de enfermería, en la carretera federal Tixtla-Chilapa, para exigirle tener un edificio propio para tomar clases. En las pancartas se podía leer: “Queremos hablar pacíficamente, son tres años sin escuela” y “Exigimos sede digna”.

Frente a la protesta AMLO respondió que: “Ya me comprometí con ustedes que la semana que viene va a estar la maestra Raquel Sosa para que se obtenga el terreno y se construya la universidad en Tixtla”. Tras estas declaraciones los estudiantes corearon porras, donde el presidente respondió con “vivas” a Vicente Guerrero e Ignacio Manuel Altamirano y siguió su camino a Chilapa. En esa misma situación la gobernadora del estado, Evelyn Salgado, ni siquiera se detuvo para escuchar a los manifestantes en su paso por la carretera.

Durante la manifestación Rudy José Morales Guillén, profesor de la institución, explicó que la UBBJ de Tixtla nunca ha tenido edificio desde que se fundó. Así, los mil 200 estudiantes reciben clases en grupos de diferentes escuelas, unos en la preparatoria 29 y otros en la Escuela Normal Heroínas del Sur.

El contexto de la protesta

La protesta de la comunidad de la UBBJ de enfermería de Tixtla está marcada por críticas del sector educativo a nivel nacional, estatal y local. Por ejemplo, en esa zona de Guerrero, cuando el presidente pasaba por ahí, niños de una escuela primaria de la comunidad de Xochimilco se manifestaron con pancartas para exigir la reconstrucción de su edificio, que está en malas condiciones físicas a causa de los temblores. Otro ejemplo es que, desde el lunes 17 de octubre, unos 4 mil estudiantes de ocho normales públicas están en paro de labores y tienen tomados sus edificios para exigir a la gobernadora la entrega del presupuesto para sus tareas profesionales, material didáctico y computadoras, como laptops de buena calidad.

Tres días antes, el viernes 14 de octubre, los normalistas fueron reprimidos por la policía, quien los retiró de la Autopista del Sol y varias calles de Chilpancingo, capital de Guerrero. El saldo del desalojo fue de 10 normalistas lesionados.

En la Ciudad de México, integrantes de la comunidad de la UBBJ sede Tlalpan protestaron frente a Palacio Nacional el 13 de octubre, donde al día siguiente lograron tener una reunión con Raquel Sosa, coordinadora nacional de las UBBJ, sólo que la funcionaria en vez de dialogar y resolver las demandas de los estudiantes se puso a descalificarlos y amenazarlos. Siendo que, hasta ahora, las demandas siguen en espera de ser satisfechas. Lo mismo en la sede de San José Iturbide, Guanajuato, donde alumnos, profesores y padres de familia se reunieron con las autoridades para exigir una respuesta satisfactoria a sus demandas y aquellas hicieron oídos sordos.

Te puede interesar: Raquel Sosa no resuelve demandas de los estudiantes de las UBBJ

A nivel nacional, la UNAM, el IPN, Chapingo y otras universidades iniciaron movilizaciones y paros, dando origen a la Asamblea Interuniversitaria. Las autoridades, en vez de resolver las demandas del movimiento estudiantil, se han dedicado a reprimirlo y perseguirlo, como en el caso de la FES Acatlán, donde el directos del plantel, Manuel Martínez Justo, está intentando levantar falsos contra los estudiantes para fincarles responsabilidades en destrozos en los que no tuvieron nada que ver.

Situación general de las UBBJ

Según información oficial que aparece en la página de las UBBJ, hasta el 31 de agosto del presente año las sedes oficiales son 145, de las cuales sólo 84 planteles habían sido concluidos, mientras que 10 se encontraban en nulo avance en su edificación, y el resto estaban entre 5% y 80% de avance. La matrícula que maneja esta misma página es de 37 mil 585 alumnos, en las 145 sedes; en cuanto a los profesores hay entre cuatro y 18 docentes asignados para atender grupos de entre 35 a 197 alumnos cada uno (lo cual es claramente insuficiente), incluso se presentan excesos tales como los vistos en Milatepec, Guerrero, donde hay sólo dos profesores para atender a 392 alumnos, situación que es así en buena medida por los despidos injustificados que hubo entre 2020 y 2021.

Te puede interesar: Universidades del Bienestar: despidos arbitrarios y precarización

Por otro lado, una de las cosas que sigue caracterizando a las UBBJ es la opacidad en el manejo de los recursos, pues no hay información sobre los contratos celebrados para la construcción, ni en la Plataforma Nacional de Transparencia ni en la de Compranet. Tampoco hay auditorías realizadas por la Auditoría Superior de la Federación, más que una, la primera realizada en 2019 (año en que fueron inauguradas las Universidades del Bienestar) con el número 114 de Evaluación del Desempeño. Lo mismo ocurre con las titulaciones, que si bien han salido los primeros egresados con sus títulos (son 600 según la información oficial dada por Sosa), lo cierto es que los planes de estudio señalan que todavía no han concluido los cursos registrados ante la dirección general de profesiones.

Por toda esta circunstancia consideramos importante y primordial vincular las luchas de las diversas comunidades universitarias entre sí, empezando por fortalecer la Asamblea Interuniversitaria para que exista unidad entre estudiantes y trabajadores de la educación, de todas las instituciones y todos los niveles, que permita defender los proyectos de los ataques, la opacidad, la falta de presupuesto y la represión.


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias