×
×
Red Internacional

Indignante. Produce cannabis medicinal, la detuvieron por "narco" y ahora le devolvieron tres frascos vacíos

En diciembre, por orden del juez Ariel Lijo, la odontóloga Edith Berstein de Gonnet fue detenida y le secuestraron todo lo relacionado a su tratamiento con cannabis contra la fibromialgia. Le inventaron una causa por narcotráfico. Pidió que le devuelvan parte de sus medicinas y, un mes después, la Prefectura llegó a su casa con tres frascos sin contenido. Un robo.

Daniel Satur@saturnetroc

Valeria Jasper@ValeriaMachluk

Jueves 20 de enero | Edición del día
Fotos: La Izquierda Diario

La odontóloga Edith Berstein de 59 años fue allanada por la Prefectura en su domicilio de Gonnet (La Plata) el 1° de diciembre pasado en el marco de una causa por narcotráfico (supuesta infracción a la ley 23. 737). Estuvo un día detenida y le secuestraron todo su material de trabajo más la producción de aceites de cannabis que tenía en la casa para el tratamiento de la fibromialgia que sufre desde los 14 años.

El caso tuvo repercusión en casi todos los grandes medios. A pocos días de ser liberada, en una conversación con La Izquierda Diario Berstein relató su historia personal, explicó el por qué de su dedicación a la producción del cannabis medicinal y reconoció que si esto le sucedió a ella, siendo alguien con un desarrollo profesional reconocido, es imaginable lo que les pasa a miles y miles de cultivadores y cultivadoras en todo el país. Un tema del que este diario viene dando cuenta hace años y del que pocos hablan, sobre todo quienes gobiernan, que se llenan la boca hablando de derechos y libertades pero mantienen el mismo sistema criminalizador que Macri, Bullrich y compañía.

El 23 de diciembre Edith envió a través de sus abogados un escrito al juez federal que le armó la causa penal, Ariel Lijo, en el que le pedía que le reintegraran tres de los frascos secuestrados así podía continuar con su tratamiento médico, suspendido intempestivamente el día de su detención. Dos semanas después el juez federal Sebastián Ramos, a cargo interinamente del Juzgado Nacional en los Criminal y Correccional Federal N°4, determinó “hacer lugar a la solicitud” de Berstein y ordenó al jefe a cargo del Departamento Investigaciones Narcotráfico de la Prefectura “la devolución de los tres goteros de 30 mililitros cada uno secuestrados el 1 de diciembre 2021… que se encuentran a resguardo de la dependencia a su cargo”.

El 11 de enero una delegación de esa fuerza represiva federal llamó a la puerta de la casa de Gonnet. Para su sorpresa y absoluta indignación, Edith recibió a tres oficiales que le entregaron los tres frascos… vacíos. “Puede ser que no haya entendido bien el Juzgado lo que usted quería”, le dijo inmutable uno de ellos, justificando a Ramos por estar reemplazando a Lijo en feria judicial.

Sin salir de su asombro, Edith les respondió que “esto es muy fácil, todo el mundo sabe lo que es un frasco de 30 mililitros con el contenido adentro, parece que me estuvieran tomando el pelo, ¿para esto levantaron la feria?”.

“Tenía la esperanza de que levantaran la feria judicial para tratar esto, que es un tema de salud, pero cuando vi esto rápidamente me decepcioné. Frascos vacíos o uno con un mililitro; todos toqueteados, manipulados, los guardé como prueba”, dice indignada Bernstein a La Izquierda Diario.

En relación a la causa, ella solicitó una indagatoria voluntaria. “Me gustaría estar frente al juez y explicarle en primera persona a él, que firmó toda esta locura del allanamiento, quién soy”, dice con firmeza.

Hoy Edith sobrelleva sus días con altibajos. Su salud se ha resquebrajado desde el violento allanamiento que sufrió. “Hay días en los que no me puedo mover de la cama, otros que estoy mejor. Irrumpieron en mi vida de una manera tan agresiva y violenta. Encima está todo planchado y la perspectiva es que esto va a ser largo”. Pero sabe que cuenta con la solidaridad de muchas personas que la sostienen y la acompañan en esta lucha.

Pareciera que la persecución y criminalización hacia quienes cultivan cannabis sin fines de lucro, sea con fines medicinales específicos o no, es casi “estratégica” para el Estado. El caso de Edith Berstein es emblemático por el nivel de saña que hay con ella, quien lleva años demostrando lo importante que puede ser para la salud física y mental de la población la producción personal e independiente de cannabis.

Te puede interesar: Emilio Ruchansky: "La principal actividad de la Policía es por infracciones a la ley de drogas”

Como manifestó a este medio en la entrevista de diciembre, ella nunca ocultó su actividad y cumple con las inscripciones requeridas por el Registro del Programa de Cannabis (Reprocann), dependiente del Ministerio de Salud de Nación. Pero sabe que no es suficiente y es consciente de la “suerte” que tuvo. “Yo pude volver a mi casa, ¿pero cuántos no? Hoy me toca quien visibilice esta situación y lo tomo como una responsabilidad”, sentenció entonces. Y así lo sigue haciendo.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias