×
×
Red Internacional

El despliegue de la Guardia Nacional en el metro constituye una afrenta a usuarios y trabajadores que ponen en riesgo su vida al usar este transporte.

Los usuarios podemos observar un metro en decadencia: constantemente aumenta el tiempo de espera en los trenes, existen estaciones con escaleras eléctricas averiadas, pasillos sin lámparas o rotas, puentes por donde pasan los trenes del metro que pareciera que están por desmoronarse, cables de alta tensión en los pasillos, inundaciones en época de lluvias, etc. Claudia Sheimbaum sostuvo que no había reducción al presupuesto del Metro, pero los propios datos oficiales revelan que se ha visto reducido en un 17% desde 2017.

Con tal abandono no es de extrañar que sucedan tragedias como la del pasado 7 de enero en la estación Potrero, en donde lamentablemente perdió la vida Yaretzi y hubo 106 heridos según la más reciente cifra. A esto se suma la tragedia en la línea 12, vagones quemados, entre otras fallas.

Aunque Sheinbaum asegura que están investigando para dar con los responsables y anunciaron la salida del subdirector de operaciones del metro, la política de los últimos años de la 4T ha sido, siguiendo los pasos de los anteriores gobiernos neoliberales, recortar el presupuesto ignorando las advertencias de las y los trabajadores del metro respecto al riesgo que implica no dar un mantenimiento adecuado a los trenes y las instalaciones.

Por un lado, la oposición de derecha busca instrumentalizar la tragedia. Pocas horas después del choque en la Línea 3, las alcaldesas de Cuauhtémoc, Sandra Cuevas, y de Álvaro Obregón, Lía Limón, grabaron videos afuera de estaciones del Metro para culpar a la jefa de gobierno. Es evidente que la derecha buscará cínicamente hacer botín político rumbo a las próximas elecciones. Lo que no dicen es que sus partidos patronales son los mismos que impulsaron las políticas neoliberales de privatización y de desgaste de servicios básicos, como salud, educación y transporte.

La derecha incluso ha salido a decir que son “demasiados elementos” de la Guardia Nacional los que se están destinando, buscando capitalizar el descontento. Pero fueron ellos quienes empezaron con la militarización del país. Y ahora, hipócritamente buscan desviar el descontento hacia sus proyecciones electorales.

Por el otro lado, la conferencia de este viernes inició con AMLO justificando la presencia de más de 6 mil elementos de la Guardia Nacional. Según su explicación, "la Guardia Nacional es para proteger a la gente y no le hace que nos critiquen".

Sin embargo, el actuar de la Guardia Nacional ha sido denunciado en múltiples ocasiones, al llevar a cabo ejecuciones extrajudiciales y represión a activistas, como el reciente acribillamiento de dos jóvenes en Chihuahua. Por lo que nada bueno se puede esperar de la presencia de militares, solo represión y persecución contra lxs trabajadores y el pueblo.

No es con la presencia de la Guardia Nacional como se detendrán las tragedias en el Metro, sino con el aumento al presupuesto, bajo el control democrático de los usuarios y trabajadores del sistema de transporte.

Las tragedias en el metro se han acumulado en los últimos años, desde el incendio en el Puesto Central de Control (PCC) del 9 de enero de 2021 y la caída de la Línea 12 el 3 de mayo del mismo año, se ha evidenciado la falta de mantenimiento de la administración de MORENA y de los gobiernos anteriores del PRD.

Quienes nos transportamos en el Metro somos trabajadores, estudiantes y sectores populares, los que movemos la economía del país. No son los políticos al servicio de los patrones ni los empresarios quienes arriesgan su vida al trasportarse en condiciones inseguras. No podemos esperar a que sigan ocurriendo más “accidentes”, responsabilidad de sus políticas criminals y negligentes, como el que le quitó la vida a Yaretzi.

Las y los trabajadores del metro, así como los usuarios, debemos unirnos para exigir que haya una comisión de investigación independiente del gobierno y de las autoridades del metro, que pueda determinar quiénes son los responsables intelectuales, politicos y materiales de estos hechos.

Debemos exigir que el metro tenga un aumento presupuestal inmediato para mejorar la infraestructura y el servicio y darle el mantenimiento que requiere sobre la base de impuestos progresivos a los grandes empresarios, y en particular a aquellos que lucran con el transporte; esto de la mano de conquistar que la gestión del servicio quede bajo el control de los trabajadores del metro y los usuarios para garantizar la seguridad y la gratuidad de este servicio tan importante para la movilidad de la ciudad.


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias