×
×
Red Internacional

DÍA INTERNACIONAL DE LAS Y LOS TRABAJADORES.Por un Primero de Mayo unitario, obrero, independiente y combativo

¿En qué situación llegamos las y los trabajadores a este 1° de Mayo? ¿Qué perspectiva de lucha necesitamos?

Este 2021, las y los trabajadores arribaremos al 1° de Mayo resintiendo las consecuencias a más de un año de pandemia y las de la crisis económica profundizada por la misma, que viene siendo descargada sobre nuestras espaldas por gobiernos y patronales alrededor del mundo.

El manejo capitalista de la pandemia ha llevado a nuevas olas de contagio que son pagadas con la salud y las vidas de las masas obreras y populares, mientras que el control de las vacunas por parte de las grandes farmacéuticas y el acaparamiento de las mismas por las grandes potencias imperialistas deja expuestos a miles de millones, frente a lo cual se alza el reclamo de liberar las patentes.

Sin embargo, ya desde antes de la pandemia comenzó a desarrollarse una nueva oleada de la lucha de clases en varios países, desde Líbano hasta Ecuador, desde Francia hasta Bolivia, desde Chile hasta EE. UU., desde Argelia hasta Hong Kong, protagonizada por la clase trabajadora, las mujeres, la juventud, el movimiento negro y amplios sectores populares. La misma perdió intensidad con las medidas de confinamiento, pero pronto las y los trabajadores esenciales comenzaron a organizarse para exigir mejores condiciones laborales, y en medio de la crisis sanitaria en Estados Unidos presenciamos el surgimiento del poderoso movimiento Black Lives Matter contra la violencia policial racista.

Más recientemente vimos, por ejemplo, las gigantescas huelgas obreras y la lucha campesina en la India, o la importante huelga de los petroleros de Grandpuits contra la empresa Total en Francia, actualmente continúa la masiva resistencia contra el golpe militar en Myanmar, con las obreras textiles a la vanguardia, y en Estados Unidos resurgen protestas ante nuevos asesinatos de afroamericanos por la policía, mientras que en países como Chile la clase obrera y la juventud vuelven a salir a las calles, por mencionar algunas de las luchas más importantes.

El ataque en México

Poniendo por delante los intereses de los grandes empresarios, la gestión de la crisis sanitaria por parte del gobierno de la 4T ha resultado en más de dos millones de contagios y cientos de miles de muertos, puestos en su gran mayoría por el pueblo trabajador.

Al mismo tiempo, el gobierno ha dejado pasar los ataques de la patronal contra nuestra clase, mientras que actúa como aplicador de los mismos bajo el discurso de la “austeridad republicana”, todo lo cual se traducen en millones de despidos, suspensiones y rebajas salariales, además de un salto en el avance de la precarización laboral.

La reforma en materia de subcontratación, acordada entre gobierno, empresarios y charros sindicales y recién aprobada en el Congreso (con mayoría del Morena), sólo regula y pone ciertas restricciones al outsourcing, pero, aunque lo restringe a sectores como limpieza, no lo elimina de conjunto, y esto a cambio de limitar el reparto de utilidades. Mediante esta regulación se pretende aumentar la recaudación fiscal, pero sin afectar las ganancias de los empresarios, mientras que las y los trabajadores directamente afectados han estado al margen de las discusiones.

Polarización política hacia las elecciones

Por otra parte, las reformas en materia energética apuntan a reducir los privilegios de las empresas privadas y a fortalecer a las paraestatales CFE y Pemex, pero estas acciones, que se presentan como medidas progresistas, no revierten los avances en la privatización del sector ni plantean un plan de transición hacia el uso de energías renovables.

Ante la aprobación de la reforma eléctrica, diversas empresas interpusieron amparos que fueron admitidos por jueces, lo que mantiene paralizada su implementación. Ese mismo derrotero se prevé para la reforma de hidrocarburos.

Hacia las elecciones, la actuación de sectores del Poder Judicial para frenar las reformas energéticas es parte de la polarización política entre el gobierno y sectores del régimen que actúan, en este caso, a favor de las transnacionales y que defienden a rajatabla las medidas neoliberales implementadas en los sexenios pasados.

Pero en donde más se viene expresando dicha polarización es en la disputa entre el Morena y el INE, que viene actuando como portavoz de los intereses de la oposición más derechista y neoliberal, hoy agrupada en la coalición Va por México, integrada por los mismos partidos del Pacto por México, responsables de aprobar las reformas estructurales del sexenio anterior.

Sin embargo, no podemos dejar de lado que el gobierno, a pesar de su retórica “progresista” y de medidas que limitan parcialmente los intereses de las transnacionales (como en las reformas mencionadas) y de asistencia social, a la par, como decíamos, deja pasar los ataques de la patronal contra las y los trabajadores o los implementa directamente, mientras que ignora o actúa en contra de los reclamos del movimiento de mujeres, apura el regreso a clases presenciales en condiciones de riesgo y avanza con los megaproyectos y con la militarización del país, utilizando a la Guardia Nacional para perseguir a nuestros hermanos migrantes, esto último como expresión de su subordinación al gobierno de Estados Unidos.

Con lucha, las y los trabajadores presentes

En este escenario, distintos sectores de trabajadores y populares vienen resistiendo y luchando contra los ataques de la patronal y el gobierno.

En la UNAM, el retraso de meses en el pago de salarios llevó a las y los docentes de asignatura y ayudantes a organizarse en asambleas para exigir sus demandas, en un proceso que ha concitado la solidaridad estudiantil, que se sostiene en más de 20 paros y que ha avanzado en plantearse la lucha contra la precarización laboral, imperante en el sector, que forma parte de una ofensiva generalizada contra la educación pública y gratuita en todos los niveles, como lo muestran la imposición de las UMA y la nueva Ley General de Educación Superior.

Las y los trabajadores del SutNotimex llevan más de 14 meses de huelga contra los despidos y las violaciones a su contrato colectivo, enfrentando la inacción de las autoridades y el sostenimiento, por parte del gobierno, de Sanjuana Martínez, a pesar de las múltiples violaciones legales en las que ha incurrido la directora de Notimex.

Entre otros sectores, también destacan las acciones del personal de salud en exigencia de vacunación, o desde el sector cultura por mayor presupuesto y contra la precarización laboral. Esto, junto a la resistencia de pueblos y comunidades contra el despojo y la depredación ambiental.

Por su parte, la Nueva Central de Trabajadores está realizando una consulta nacional contra el outsourcing y por la renacionalización de la industria energética, la cual consideramos que debe servir para impulsar la más amplia movilización obrera y popular, sin depositar confianza en la acción de las instituciones del régimen político.

Te puede interesar: Consulta contra el outsourcing y por la renacionalización de la industria energética

Una perspectiva independiente y combativa

En este marco de ofensiva contra las y los trabajadores, polarización política hacia las elecciones y retórica “progresista” del gobierno, pero también de luchas en distintos sectores, desde el Movimiento de las y los Trabajadores Socialistas consideramos indispensable levantar una política independiente desde el movimiento obrero, alternativa tanto frente a la derecha como frente al gobierno.

Asimismo, sostenemos que es necesario que las direcciones sindicales que se reivindican democráticas rompan la tregua para fortalecer, mediante la coordinación y la solidaridad, las luchas y movimientos de resistencia frente al gobierno y la patronal, tanto entre los trabajadores como en la juventud y el movimiento de mujeres.

En este sentido, llamamos a impulsar un Primero de Mayo combativo, obrero, independiente y clasista, así como antiimperialista e internacionalista, que exprese mediante la movilización unitaria una respuesta desde la clase trabajadora ante la situación por la que atravesamos las y los explotados y oprimidos, integrando ejes políticos como los que proponemos a continuación:

  •  Por aumento al presupuesto para salud, basado en impuestos progresivos a la grandes fortunas y el no pago de la deuda externa. Por la basificación, plenos derechos laborales y vacunación inmediata de todo el personal de salud.
  •  Abajo el control de las patentes de vacunas por parte de las grandes farmacéuticas. Contra el acaparamiento por parte de las potencias imperialistas. Por la liberación de las patentes.
  •  Por un regreso seguro a clases presenciales, con toda la población vacunada. En defensa de la educación pública y gratuita.
  •  En solidaridad con las luchas en curso, como la lucha docente en la UNAM y la huelga del SutNotimex. Por su resolución inmediata y favorable.
  •  Por la prohibición de los despidos, el outsourcing y toda forma de precarización laboral. Por plenos derechos laborales y sindicales para todas y todos.
  •  Contra la violencia hacia las mujeres. Por aborto legal, libre, seguro y gratuito en todo el país.
  •  Abajo todas las reformas estructurales neoliberales. Por la renacionalización de toda la industria energética, bajo control de sus trabajadores democráticamente organizados y que sea la base para el desarrollo de un plan de transición hacia el uso de energías renovables.
  •  Contra los megaproyectos. Por la desmilitarización del país y la disolución de la Guardia Nacional.
  •  Contra la subordinación al imperialismo. Por plenos derechos y libre tránsito para las y los migrantes.
  •  En solidaridad con las luchas obreras y populares en el mundo, como en Myanmar, Estados Unidos, Francia, Chile.

    Junto a plantear la necesidad de que las centrales, sindicatos y corrientes democráticas llamen a la movilización, convocamos a la conformación de un polo o bloque en la marcha del 1° de Mayo, integrado por los sectores en lucha y aquellos que acuerden con la necesidad de una posición y una perspectiva independiente y combativa como la que desarrollamos aquí. Esto como parte de la pelea que damos quienes militamos en el Movimiento de las y los Trabajadores Socialistas por poner en pie una alternativa política para el conjunto de nuestra clase, que levante una perspectiva internacionalista, antiimperialista y socialista, un partido revolucionario de la clase obrera que pelee por una Internacional de la Revolución Socialista, una herramienta fundamental para vencer, por la que luchamos las organizaciones que integramos la Fracción Trotskista-Cuarta Internacional.

    Tienes que leer: [Manifiesto] El desastre capitalista y la lucha por una Internacional de la Revolución Socialista




  • Comentarios

    DEJAR COMENTARIO


    Destacados del día

    Últimas noticias