×
×
Red Internacional

Derecho al aborto. ¿Por qué un pañuelo verde es el símbolo del aborto legal?

Las imágenes de los pañuelos verdes en las marchas de Estados Unidos en defensa del del derecho al aborto renuevan la pregunta de por qué el verde se transformó en un símbolo. ¿Cuál es su historia?

Celeste Murillo@rompe_teclas

Lunes 16 de mayo | Edición del día

El pañuelo verde se transformó en un símbolo del movimiento por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito, símbo de la Marea Verde argentina. En febrero de 2018, miles de chicas jóvenes respondieron a una convocatoria de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito. Nadie lo esperaba, pero la organización agotó en pocos minutos los pocos pañuelos que llevaba a cada manifestación. El 19 de febrero de 2018 se realizó el primero de muchos “pañuelazos”.

A partir de ese momento y hasta hoy, después de conquistar el derecho consagrado por la ley 27.610, el color verde es el color del aborto legal. Algo distintivo de la marea argentina fue la forma en que se conquistó esa ley. Después de décadas de lucha, un movimiento masivo que hizo de la calle su campo de batalla, ganó. En la calle ganó la fuerza que llevó el debate a la mesa familiar, a los lugares de trabajo, la escuela, la facultad y, finalmente, al Congreso.

Te puede interesar: ¡Y fue ley!: con una multitud en las calles, se legalizó el aborto en Argentina

En plena pandemia, cuando se aprobó la ley la calle estuvo presente. La victoria no se reducía a una ley (que tuvo modificaciones posteriores). Habían ganado las estudiantes de secundaria, las universitarias, las trabajadoras, las mujeres pobres, porque ese día ganaron las que luchamos no solo para que la interrupción voluntaria del embarazo no sea un crimen, sino para sea un derecho garantizado en la Salud pública, de forma gratuita y segura.

La historia empezó mucho antes

Antes de 2018, en los comercios textiles de Buenos Aires, el color verde ubicado entre el 347 C y el 3415 C de la escala Pantone se llamaba “verde Benetton”, hoy se llama “verde aborto legal”. El verde inundó todo: ropa, mochilas, accesorios, maquillaje.

Ya era un símbolo antes de ser verde. Ese trozo ya representaba la lucha en Argentina. El pañuelo blanco (originalmente un pañal de tela, utilizado en nuestro país en esa época) eran y son las Madres y las Abuelas de Plaza de Mayo, las que desafiaron a la dictadura militar y denunciaron la desaparición de sus hijas e hijos, de sus nietos y nietas.

La elección del color verde fue bastante pragmática. Fue en el Encuentro Nacional de Mujeres de Rosario de 2003 (un evento que se realiza todos los años en Argentina), cuando el reclamo del derecho al aborto legal, seguro y gratuito llegó a la tapa de diarios nacionales. Una de las integrantes de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito contó que quisieron hacer muchos pañuelos para distribuir y no consiguieron suficiente friselina (cheap fabric) violeta, el color universal del feminismo, pero sí verde. Y como el color no tenía identidad política fuerte en Argentina permitía a cualquier persona llevarlo con el objetivo de decir “estoy a favor del derecho al aborto”. Sobre esa “casualidad” se construyó un nuevo significado: el verde es el color del aborto legal.

Según los números oficiales, aproximadamente cada año la Campaña Nacional repartía (con un precio simbólico para financiar más pañuelos) alrededor de 8.000 mil pañuelos. En 2018 superaron los 200.000, los pañuelos podían conseguirse en cualquier manifestación, casi cualquier esquina del centro de las grandes ciudades y muchos kioscos.

La legalización del derecho al aborto tiene un largo recorrido en nuestro país. Una de las cosas más conocidas es que la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito presentó 8 veces su proyecto antes de que se aprobara en 2020.

Como en Estados Unidos, nuestra lucha tiene fotografías en blanco y negro porque empezó hace mucho tiempo. Con el fin de la dictadura argentina, la lucha por el aborto legal conquistó nuevos lugares de lucha. Dora Coledesky, abogada y militante, fue parte de las impulsoras de la primera organización que se propuso la legalización del aborto: la Comisión por el Derecho al Aborto.

Te puede interesar: La primera Ronda de las Madres de Plaza de Mayo

Elaboraron la primera solicitada a favor del aborto e hicieron público el debate. Viajaron a otros países para unir esfuerzos con feministas de todo el mundo y participaron en las conferencias internacionales. Idearon un lema que usamos hasta hoy: "anticonceptivos para no abortar y aborto legal para no morir". Recorrimos un camino demasiado largo.

Verde for export

Incluso cuando la Marea Verde fue derrotada en la votación del Senado de 2018, el pañuelo verde empezó a extenderse por todo el continente y más allá. Primero se expresó en solidaridad, cada vez que Argentina se movilizaba para las votaciones y pedía apoyo a su lucha, se multiplicaban los abrazos a los consulados, los “pañuelazos” en plazas de todo el mundo con caras pintadas de verde y pañuelos improvisados.

Pero fue más allá. La fuerza de la movilización argentina inspiró protestas, reuniones y movilizaciones en México, Chile, Colombia, Costa Rica, entre otros países. Las argentinas habían ganado, el derecho a decidir sobre el propio cuerpo y que ese derecho sea para todas las mujeres y personas con capacidad de gestar y no solo para las que puedan pagarla podía ser conquistado en otros países.

Te puede interesar: Miles salen a las calles en Estados Unidos en nuevas manifestaciones para defender el derecho al aborto

Los pañuelos verdes llegaron a Estados Unidos. La amenaza de revertir el fallo Roe versus Wade encendió las alarmas de todas las personas que luchan contra la opresión. Los pañuelos verdes volvieron a estar en el lugar donde tienen más fuerza: en los puentes, las plazas y las calles, en las muñecas de quienes marcharon en todo el país contra los ataques reaccionarios, en las banderas de grupos de amigas, amigos, compañeras de estudio, de trabajo y en las columnas de las trabajadoras y trabajadores que organizan sindicatos.

Como en Argentina, la única posibilidad de conquistar el derecho al aborto legal, seguro y gratuito está en las calles. La sufragista argentina Julieta Lanteri dijo en 1922: “Arden fogatas de emancipación femenina, venciendo rancios prejuicios y dejando de implorar sus derechos. Éstos no se mendigan, se conquistan”. Sigue siendo verdad un siglo después.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias