×
×
Red Internacional

DERECHO AL ABORTO.Polonia: "Nos manifestamos contra la violación de los derechos de las mujeres y por el fin del actual Gobierno"

Reproducimos la entrevista a Dagmara Zawistowska-Toczek, profesora de la ciudad de Gdansk, que cuenta el desarrollo del enorme movimiento social por el derecho al aborto que sacude a Polonia. El artículo fue publicado originalmente en Revolution Permanente, La Izquierda Diario en Francia.

Miércoles 4 de noviembre de 2020 | Edición del día

Polonia ha sido testigo de enormes manifestaciones desde el 22 de octubre del año pasado, cuando el Tribunal Constitucional decidió prohibir casi todas las posibilidades para acceder a un aborto. Este fue un gran movimiento impulsado por las mujeres y los jóvenes, pero al que se unieron ampliamente diferentes sectores de la sociedad. Un movimiento que también se ha convertido en un catalizador de la ira popular contra el gobierno ultraconservador y reaccionario del Partido de la Ley y la Justicia (PiS). Como prueba de esta enorme ira, el viernes pasado una enorme manifestación reunió a más de 80.000 personas.

Entrevistamos a Dagmara Zawistowska-Toczek, una profesora de la ciudad de Gdansk que participa activamente en el movimiento, para conocer la situación en el país.

Revolución Permanente (PR): Durante casi dos semanas los polacos se han manifestado en todo el país contra una nueva restricción del derecho al aborto. ¿Cómo se organizan las diferentes acciones en cada ciudad y en el país? ¿Existen comités o formas de organización de base en los barrios, lugares de estudio y/o trabajo?

Dagmara Zawistowska-Toczek (DZT): Todas estas manifestaciones en Polonia son acciones espontáneas, que empiezan de abajo hacia arriba, y no hay una coordinación central, ni un líder. Las protestas surgieron espontáneamente tras el anuncio del veredicto del Tribunal Constitucional sobre el aborto el 22 de octubre. La gente simplemente publica los eventos en FB, a menudo mujeres jóvenes, estudiantes, vecinos del barrio, artistas, activistas sociales locales. Por ejemplo, el Comité de Protesta Familiar ha desencadenado una manifestación en Sopot, y organizaciones culturales o bandas de música están anunciando la multiplicación de los TechnoBlocks en diferentes ciudades (una marcha al ritmo del techno).

Diferentes grupos de manifestantes se reúnen, se unen y marchan juntos pacíficamente. En Gdańsk, por ejemplo, la huelga juvenil fue la idea de un activista adolescente que invitó a estudiantes de las escuelas de Gdańsk a la manifestación. Fijaron la hora de salida (a las 16 horas, ya que de 8 a 16 horas los menores de 16 años no pueden salir sin el permiso de sus padres) y el lugar (el ayuntamiento, frente al Kuratorium - la oficina que controla a los maestros), eligieron los oradores y el recorrido de la marcha, e informaron a los medios de comunicación y a los diputados locales.

Te puede interesar: Huelga de mujeres: "En Polonia hay un incendio que surge de las mujeres, ya están hartas"

La situación es similar en las ciudades pequeñas y en la capital. Un movimiento social informal y no patidario, "La Huelga Nacional de Mujeres", interviene en las manifestaciones (nació durante las manifestaciones de 2016, las principales activistas son Marta Lempart y Natalia Pancewicz). Nosotras, mujeres vestidas de negro, nuestros maridos, hijos, hermanos, nos manifestamos contra la violación de los derechos de la mujer y exigimos el fin del gobierno de "Ley y Justicia". Esta es una maravillosa forma de democracia directa de la sociedad indignada durante la crisis.

RP: Precisamente, aunque el detonante de las manifestaciones fue el ataque al derecho al aborto, ¿cómo explica que el movimiento se haya convertido en una protesta general contra toda la política gubernamental?

DZT: Hay varias razones para esta oposición violenta a la política del gobierno de Ley y Justicia (PiS), y el proceso que llevó a esto se ha observado durante varios años. La escala de las demostraciones puede ser sorprendente. Es como un tsunami.

El factor directo es ciertamente la decepción de los polacos después de las elecciones presidenciales de este verano. Los polacos finalmente se movilizaron: la oposición en el Senado bloqueó las elecciones debido a la pandemia, y luego tuvimos una alta participación de más del 68% a pesar del Coronavirus. El opositor de Kaczyński, el carismático y joven presidente de Varsovia Rafał Trzaskowski (de la Plataforma Cívica) no tuvo casi ninguna oportunidad pero obtuvo el 48,97% de los votos (contra Duda - títere de Kaczyński - 51,03%).

El segundo factor es la política absurda del gobierno durante la pandemia: los ministros y tecnócratas (Kaczyński) tomaron decisiones estúpidas y miopes (económicas y sociales) y fueron inconsistentes. Hoy en día, los polacos moribundos están pagando el precio y la ira es enorme.

El gobierno desperdició los meses de verano y en lugar de preparar las escuelas para el aprendizaje electrónico, los hospitales y los servicios de salud para salvar a los infectados, estuvo ocupado con la campaña electoral de su presidente. Los profesores no tienen computadoras en las escuelas, no hay una plataforma educativa uniforme (todavía tiene que ser improvisada), los médicos no tienen equipamiento ni lugares en los hospitales, no hay suficientes médicos y enfermeras para hacer funcionar los respiradores - la gente pregunta por qué no se ha atendido esto durante varios meses.

Sucesivos escándalos gubernamentales con la compra de máscaras y equipamiento médico (por ejemplo, el gobierno compró 1200 respiradores por 200 millones de zlotys a un antiguo traficante de armas y nunca los recibió), la violación ostentosa por parte de los políticos de las prohibiciones aplicadas a la población, la censura de los medios de comunicación, se han convertido en la vida cotidiana de los polacos.

El tercer factor que desencadenó el movimiento fue el tratamiento de los médicos y los servicios de salud. En 2017, los médicos residentes se declararon en huelga (incluso hubo una huelga de hambre), y luego, nuevamente en 2019, anunciaron un desastre en el servicio de salud, porque el 10% de los médicos en Polonia tienen más de 70 años y los jóvenes se van al extranjero. Ahora que los médicos y las enfermeras luchan heroicamente por todas las vidas, las ambulancias están paradas 6 horas debajo del hospital y la gente muere allí, el Viceprimer Ministro Sasin declaró públicamente a principios de octubre que todo es culpa de los médicos porque algunos de ellos no quieren trabajar durante la epidemia.

Te puede interesar: Multitudinarias protestas en Polonia por el derecho al aborto: "Vamos a la huelga de mujeres"

El cuarto factor es el tratamiento que se da en este país a las mujeres y a las minorías, por ejemplo, las minorías sexuales. Salimos a la calle con paraguas y perchas el "Lunes Negro" en octubre de 2016 en unas 150 ciudades polacas, cuando la cámara baja del parlamento rechazó el proyecto de ley "Salvar a las mujeres" y reanudó el proyecto "Parar el aborto". Protestamos en menor escala cuando en julio de este año el Ministro de Justicia Ziobro declaró el comienzo del proceso de retirada oficial de la Convención de Estambul sobre la prevención y la lucha contra la violencia contra la mujer y la violencia doméstica, y el Primer Ministro Morawiecki presentó una moción al Tribunal Constitucional (que fue aceptada por los jueces del PiS) para examinar la conformidad de la Convención con la Constitución polaca.

RP: Otro símbolo que atrae mucha atención del extranjero es que los manifestantes están expresando mucho descontento con la Iglesia Católica, a pesar de que Polonia es uno de los países más católicos de la UE. ¿Por qué esta protesta contra la Iglesia?

DZT: La afirmación de que Polonia es el país más católico ya no es válida. Las estadísticas muestran el número de bautizados (unos 39 millones), y esto no tiene nada que ver con la práctica de la fe (según los informes de la Iglesia, el 20%, o unos 7,8 millones, son admitidos a la comunión cada año). Por un lado, cada vez más polacos son no creyentes y muy críticos con la Iglesia, y por otro lado, sacerdotes sabios y sensibles critican también a la Iglesia. ¿Por qué? Los polacos están cansados de que la Iglesia mezcle abiertamente la política, la educación escolar y los asuntos más importantes - la arrogancia e hipocresía de los escándalos de pedofilia.

Tras la publicación de dos importantes documentales de los hermanos Siekielski "No se lo digas a nadie" (Tylko nie mów nikomu, 2019), "Esconderse y buscar" (Zabawa w chowanego, mayo de 2020) la reacción de la Iglesia polaca ha sido lamentablemente limitada: la sociedad y las víctimas siguen esperando que los criminales con sotana sean castigados. Los sacerdotes que critican a la Iglesia tienen prohibido predicar o dejar el estado sacerdotal, y los sacerdotes que han violado a niños durante años seguirían trabajando en las escuelas, y en cualquier caso siguen predicando hoy en día, organizan oraciones para los niños, etc. Resultó que algunos obispos protegían a los sacerdotes pedófilos y los trasladaban a otras parroquias cuando sus víctimas denunciaban un delito, para que pudieran seguir haciendo daño a otros niños.

Por eso hoy en día para los polacos, la Iglesia ya no es un símbolo de fe, sino un símbolo de falsedad y codicia (compra de inmuebles de valor incalculable, honorarios por servicios sacerdotales). También es un símbolo del adoctrinamiento conservador de la derecha en las escuelas.

A esto se le suman las opiniones fundamentalistas de la Iglesia sobre el papel de la mujer y la actitud hacia las minorías sexuales. Nadie destruye iglesias durante la manifestación, ningún sacerdote es atacado, sólo una protesta silenciosa (sentarse en el altar, venir a misa con el traje de la serie "El cuento de la criada", pararse frente al cartel de la Curia Episcopal), y para los ultracatólicos es un ataque. Después del discurso de Kaczyński, los manifestantes incluso evitan las iglesias y los símbolos cristianos, pero la Iglesia tendrá que enfrentarse a esta crisis.

RP: Jarosław Kaczyński, el viceprimer ministro y hombre fuerte del país, instó a sus partidarios a "defender las iglesias". Precisamente, ¿cuál es el papel de la extrema derecha en este momento?

DZT: Los polacos interpretan el discurso de Kaczyński como un signo de debilidad y desesperación, lo que se confirma en los últimos meses de la escena política de la derecha. Sin embargo, la decisión de la corte en el caso del aborto es vista como un intento de Kaczynski de recuperar el apoyo de los miembros conservadores del PiS, así como del electorado de la Iglesia, pero esta bomba explotó en la cara de Kaczyński. Hoy en día, la Derecha Unida tiene en contra no sólo a la oposición y a los círculos liberales e izquierdistas, médicos, profesores, jóvenes, sino también a los agricultores.

Es interesante observar que los jóvenes líderes de extrema derecha (tras un alto resultado en la primera vuelta de las elecciones de su candidato Bosak de la Confederación) también están sujetos a la hostilidad de la sociedad, y en el Parlamento tienen que apartarse de la política gubernamental para conservar el resto del apoyo.

RP: Los maestros vienen de realizar una gran huelga en 2019. ¿Cuál es la situación de los profesores hoy en día? ¿Participan en las movilizaciones por el derecho al aborto, con sus propias demandas como una importante categoría de la sociedad?

DZT: La huelga de nuestros profesores ha sido formalmente suspendida y no ha terminado, desafortunadamente nuestras demandas no se han cumplido. En septiembre de 2019, la huelga se convirtió en una acción de protesta indefinida (la huelga italiana y el cumplimiento de las únicas tareas previstas por la ley). Hoy en día, los profesores participan en masa en manifestaciones contra la violación de los derechos de la mujer y contra el gobierno del PiS, y tenemos muchas razones para ello.

La crisis de la educación después de la reforma ha empeorado porque las escuelas tienen un directorio doble y trabajamos por turnos en edificios superpoblados. Enseñamos de acuerdo a dos diferentes "currículos centrales" - el antiguo, neutral, y el nuevo, altamente ideologizado. Además, miles de profesores han dejado la profesión para acogerse a la jubilación anticipada y a los beneficios de la pensión y simplemente no queda nadie para enseñar (sólo en Varsovia había 1.300 profesores al principio del año escolar), ya que los jóvenes no buscan trabajo en la escuela por 2.2166 zlotys (unos 470 euros).

Aún no se sabe qué será del bachillerato de 2023, y este caos une a los profesores y a los jóvenes, los padres, en sus protestas. Hoy en día, la escuela es un lugar de guerra ideológica y de creciente control por parte de los Superintendentes/Kuratorów (funcionarios responsables de supervisar el trabajo de las escuelas, nombrados por el Ministro de Educación).

Te puede interesar: La Iglesia en Polonia quiere crear clínicas de conversión para LGBTIs

En junio de 2020, el bachillerato no se canceló, pero las escuelas con financiación insuficiente tuvieron que comprar ellas mismas el equipo para cumplir con las medidas de protección. Los expertos recomendaron no abrir las escuelas en el otoño o al menos testear a los profesores - pero el gobierno ignoró esta recomendación. Cuando aparecieron los primeros contagios, se desató el caos en las escuelas, no había forma de enseñar normalmente. A finales de septiembre, un solo profesor transmitió la infección a varios escolares, pero el gobierno insistió en que la situación estaba bajo control, que sólo... los profesores no querían trabajar.

La elección de un nuevo ministro de educación fue percibida por los profesores como "escupida en la cara". Es un populista primitivo de derecha, que no sólo no sabe de educación, sino que piensa que las mujeres que no quieren ser madres sólo para seguir trabajando y reclamar los mismos derechos que los hombres están locas. Quiere luchar contra la supuesta difusión de la ideología de género y LGBT en las escuelas, donde los adolescentes, debido a su orientación sexual, se suicidan.

Nosotros no hacemos nuestros reclamos por separado, aunque el sindicato polaco de maestros ZNP ha criticado el nombramiento de un nuevo ministro, no hay participación oficial en la huelga y las manifestaciones de las mujeres. A nadie le sorprende que los profesores se hayan unido a las protestas, apoyamos a los jóvenes de los que estamos orgullosos, de forma espontánea, no por recomendación del sindicato. Además, nuestros directores, que son controlados por las oficinas de los Superintendentes de Educación, sólo nos apoyan extraoficialmente (nos dan permisos sin sueldo para ir a las protestas). Se pueden colgar cruces en la escuela, pero no hay carteles sobre la huelga de mujeres. El superintendente de Mazovia intervino cuando los empleados de la guardería los colocaron. Así que salimos a la calle con nuestros estudiantes para gritar con rabia.

RP: ¿Qué puede decirnos sobre el papel de la juventud en este movimiento?

DZT: Las mujeres y los jóvenes son quizás los dos grupos más perjudicados actualmente por la política del gobierno de derecha en la sociedad polaca. Los adolescentes de los años 2003-2005 son víctimas de una inútil y mala reforma educativa. He trabajado en diferentes escuelas durante 20 años y nunca he visto adolescentes tan conscientes políticamente y listos para la acción. Tras las elecciones legislativas de 2019, en las que el PiS volvió a ganar, ya no evitan las declaraciones de los partidos políticos, se han comprometido a ayudar a los maestros en huelga.

No esperan pasivamente los cambios, sino que actúan. Como mi hijo, por ejemplo, en lugar de aprender fórmulas ideológicas y libros de texto anacrónicos sobrecargados, están comprometidos con la autonomía escolar y el trabajo voluntario en las comunidades locales, en la actividad de las fundaciones, en las huelgas climáticas. Son muy conscientes y críticos de las políticas del gobierno de derecha, de los jóvenes que quieren vivir en un país libre y democrático y que actualmente están metódicamente privados de esta libertad. Naturalmente se han convertido en la fuerza motriz de las protestas.

Entrevista de Philippe Alcoy.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias