×
×
Red Internacional

En un comunicado reciente el Sindicato Independiente de Trabajadores de Audi (SITAUDI) informó a las y los trabajadores sobre la programación unilateral de paros técnicos para esta semana, comenzando el día 11 de octubre y prevista para finalizar el día 15 del mismo.

Lunes 11 de octubre | 15:39

En un comunicado reciente el Sindicato Independiente de Trabajadores de Audi (SITAUDI) informó a las y los trabajadores sobre la programación unilateral de paros técnicos para esta semana, comenzando el día 11 de octubre y prevista para finalizar el día 15 del mismo.

Los paros técnicos son únicamente analizados y valorados por el área administrativa y gerencial de la empresa, en ningún momento se incluye a las y los trabajadores, no es claro si el SITAUDI dirigido por Cesar Orta tenga algún tipo de intercambio con la patronal para definir los mismos, pero podemos asumir que no, ya que estos son avisados con muy pocos días de anticipación y están ligados a la crisis internacional que afecta a múltiples empresas del ramo automotriz. Lo que sí es claro es que el sindicato poco hace para garantizar un salario real durante este proceso de paro técnico, ya que se van a cas miles con el aparente 100%, pero detrás de esta garantía la realidad es otra.

La realidad es que se están yendo con un salario al 60%, esto poco difiere de los salarios en paro técnico en empresas dirigidas por la CTM, como el caso de GM Silao, en donde se van al 55%. La patronal paga al 60% y el restante de 40% se obtiene de las prestaciones de los mismos trabajadores, ya sea por bonos o por utilidades, lo que al final crea una paradoja, sobre si es en realidad un pago al 100% o al 60%.

La realidad es que el sindicato ni está apoyando con un fondo propio emanado de las cuotas para apoyar realmente a las familias, ni tampoco está exigiendo a la empresa un pago completo, esto partiendo del hecho de que la empresa puede garantizar el pago del salario completo gracias a las gigantescas ganancias que ha acumulado en los años que lleva instalada en nuestro país y que ha disfrutado de las bondades gubernamentales para explotar trabajadores en un esquema de salario bajísimo durante todos estos años.

No obstante, se mencionará que esto es imposible por las condiciones de la pandemia y loa gastos, pero si hacemos una comparación entre salario y ganancia vemos que la empresa Audi, cerró el 2020, a pesar de la crisis sanitaria, anunciando en los medios un año exitoso gracias a la producción de su unidad Q5 que oscila entre los 900,000 y el millón de pesos, dependiéndola versión.

El Audi Q5 TSFI Secutiry, se ofrece hasta en un millón 800,000 pesos, casi rosando los dos millones, además anunciaban la construcción del Audi Q5 Sportback para el 2021, aproximadamente medio millón de estas unidades construidas y vendidas en todo el planeta, a distintos precios, pagadas en dólares y euros, mientras que aquí el salario es en pesos mexicanos, y de acuerdo al tabulador y las denuncias de compañeros trabajadores, la mayoría de los asalariados no pasan la categoría E, por lo que con la venta de uno solo de la versión Security, podría garantizarse el salario de más de 120 empleados de todo un mes.

Es por esto, que las y los trabajadores no son llamados a ser escuchados para la programación de paros técnicos, porque Audi al igual que el resto de las automotrices, cargan el costo de la crisis sobre los salarios, a pesar de que las y los trabajadores no tienen nada que ver con la crisis de los chips.

Esta crisis de chips tiene su origen en la monopolización del mercado de esta tecnología, concentrado primordialmente en dos empresas asiáticas a nivel global, que constantemente se ven beneficiadas de este monopolio y a quienes, a pesar de ser los causantes de la crisis, no les repercute en lo más mínimo, incluso crecen de la bancarrota de sus competidores pequeños.

Te puede interesar: La crisis de los semiconductores y cómo afecta la industria en México

Queda claro que la importancia de que las y los trabajadores participen de la vida política en su centro de trabajo es crucial para definir y organizar la economía, no solo en función de la ganancia de los patrones, sino también en función de que la crisis la paguen quienes la provocaron, que los representantes del sindicato asuman sus responsabilidades con los agremiados y luchen por obtener garantías favorables, sino lo pueden asumir, Orta y su equipo deben dejar el espacio para trabajadores organizados que estén dispuestos a poner al frente la defensa de las casi 5,200 familias, por encima de las ganancias.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias