×
×
Red Internacional

Este año, gran parte de las paritarias incluyeron conceptos "no remunerativos". Una práctica favorable a las empresas, contra el cobro pleno de la remuneración, avalada por el Ministerio de Trabajo con complicidad de las cúpulas sindicales que firman los acuerdos.

Lunes 9 de agosto de 2021 | Edición del día
Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social. Foto: Telam.

El martes pasado la Federación Argentina de Empleados de Comercio y Servicios (Faecys) y las 3 cámaras de comercio del sector cerraron la paritaria del gremio de Comercio en un 42 % anual, con el aval del Minsiterio de Trabajo. Se trata de la paritaria más grande del país ya que involucra a más de 1 millón de trabajadores del país.

Una de las cuestiones que más sobresalen es el hecho de que en la segunda quincena de agosto los trabajadores van a cobrar 4 mil pesos por única vez en concepto de “gratificación extraordinaria” que será “no remunerativa”. También el acuerdo incluye un incremento de 9 % en noviembre, que será “no remunerativo” y será incorporado al básico por convenio recién en enero del año que viene, cuando se revise la paritaria.

Pero no es el único acuerdo salarial que incluye ese tipo de conceptos. Este año, gran parte de las paritarias comprendieron una parte del incremento mediante sumas fijas o aumentos porcentuales "no remunerativos", que en ciertos casos luego de unos meses se incorporan al sueldo básico.

Por ejemplo, en el caso de los vitivinícolas, el incremento final acordado fue de 57 % (la paritaria más alta del año) que conquistaron gracias a una enorme lucha de los trabajadores autoconvocados y en unidad, pero el sindicato incorporó un 10 % de asignaciones llamadas no remunerativas.

En el caso de los trabajadores de TV por cable, cuyo sindicato es Satsaid, que este año sumó un aumento de 23 %, que fue todo no remunerativo, totalizando en 44 %.

En el caso de la UTA (unión tranviarios automotor) que son los choferes de corta y larga distancia, cerraron un acuerdo de 37,8% en cuotas, con 4 sumas no remunerativas de 17 mil pesos.

Empleados plásticos también sumas no remunerativas de 7 mil pesos. En petroleros, rurales, alimentación, trabajadores públicos provinciales, y otros tantos gremios.

En muchos casos, el sindicato se cuida de que en esas sumas sí se apliquen los aportes a al cuota sindical y la obra social. El único que se desfinancia en esos casos es el Estado y el sueldo de los trabajadores.

¿Qué significan los conceptos “no remunerativos”?

Significan montos que no tendrán aportes a la seguridad social: ni a la jubilación, ni a la obra social, ni a la ART, ni tampoco al salario bruto que sirve para el cálculo del aguinaldo, vacaciones o de la indemnización.

Quiere decir que una parte de tu sueldo está en blanco, y la otra está “blanqueada” porque aparece formalmente en los acuerdos paritarios, pero en negro porque no aplican aportes patronales ni descuentos a las y los trabajadores… ¿Raro? No sería tan raro si a eso agregamos que el propio Estado, con el Ministerio de Trabajo, avala esas prácticas homologando los acuerdos que ahorran costo salarial al empleador, le quitan beneficios a los trabajadores y desfinancian al mismo Estado y la caja de jubilados.

Hace años que esto viene sucediendo, pero este año la proliferación de acuerdos así fue mayor. Consultamos con el abogado y miembro del Centro de Profesionales por los Derechos Humanos, Matías Aufieri, qué sustento legal tienen estas sumas no remunerativas.

"Hace años se intenta naturalizar que en casi todos los gremios se cobren porcentajes del salario mediante las llamadas "sumas no remunerativas". Esto implica que sobre esas sumas no apliquen aportes patronales, ni descuentos a las y los trabajadores. Es casi comparable con una suma "en negro", explicó Aufieri.

"Incluso la Corte Suprema de la Nación en un caso de 2014 contra Cervecería Quilmes se pronunció contra la informalidad que implican las sumas no remunerativas. Existen convenios de la OIT en el mismo sentido" y agregó que "en 2018 el propio macrismo lanzó un decreto que en teoría sigue vigente, prohibiendo al Ministerio de Trabajo homologar convenios o acuerdos entre empresarios y gremios que pactaran estas sumas no remunerativas".

Ese Decreto PEN 633/2018 del año 2018, que en teoría las prohíbe, dice que estos conceptos por su naturaleza, son remunerativos. O sea, son parte de la remuneración al trabajador a cambio de haber prestado su trabajo al empleador. Los fallos declaran su inconstitucionalisdad. ¿Cómo puede ser posible que se apliquen?

"Hecha la ley, hecha la trampa", responde Matías Aufieri. "En la realidad de los últimos años, se continúa tolerando que por meses, y en el marco de la inflación galopante y permanente, se pacten aumentos a cuenta de futuras paritarias como sumas no remunerativas siempre con la justificación del carácter excepcional por unos pocos meses y luego se integrarán al salario básico. Pero para entonces, el salario ya está muy atrasado nuevamente y vuelven a estipularse nuevos aumentos en negro, con esa denominación de "sumas no remunerativas"".

O sea, esta suman se vienen aplicando siempre tomando como argumento un carácter de excepción, cosa que se multiplicó con el aval del Gobierno de Fernández con la excusa de la pandemia y apelando a un artículo de la ley de contrato de trabajo que fue muy cuestionado y debatido.

¿Cómo impacta eso en el bolsillo en números?

Para una suma de 5 mil pesos que recibe en mano el trabajador, el salario bruto debería ser de 6.025 pesos. O sea, se ahorra más de mil pesos. A eso hay que sumarle un 26 % de contribuciones patronales por otros 1.566 pesos. Ahorro total del empleador: casi 2.600 pesos.

Esto es lo que se ahorra el empleador a costa del salario del trabajador. Otro robo empresario de guante blanco.

"Esta práctica se naturaliza cada vez mas, es parte de la permanente precarización del trabajo, que incluso habilitó de manera general el actual gobierno nacional desde que comenzó la pandemia y la paralización de actividades, permitiendo que millones cobraran sólo una parte del salario y en carácter no remunerativo, sin la mayoría de los aportes, apelando al art 223 bis de la Ley de contrato de trabajo, tan cuestionado y debatido en esos primeros meses de 2020", explicó el abogado del CepProDh.

Ni favorable ni situación ineludible: es un fraude sobre el salario

Por último, Aufieri concluyó que "la práctica de la patronal y el Estado, lleva a que el salario y el trabajo se tornen cada vez mas precarios. Se consolida una extorsión y precarización constantes, que las cámaras empresarias y sindicatos entregadores le presentan a quienes trabajan como una situación ineludible".

Estado, empleadores y sindicatos presentan estas sumas no remunerativas como una situación ineludible, ¿por qué? No hay que aceptarlas.

Al igual que con los salarios en negro, buscan convencer que recibirlos es lo más conveniente diciendo que en mano el trabajador recibirá más, pero no es así, el trabajador debe recibir de bolsillo lo mismo. La diferencia es que las patronales se ahorran las deducciones y eso termina a la larga erosionando tanto el salario diferido (la jubilación) como el sueldo 13 (el aguinaldo), las vacaciones o la indemnización.


Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias