×
×
Red Internacional

El candidato de la coalición Morena-PT-PVEM fue cuestionado por permitir que Alberto Lara, líder del SIAMARM, se integre a su campaña. La abogada y diputada federal Susana Prieto, referente del SNITIS-MOM 20/32, llamó a no votar por el morenista si no retira a Lara de su equipo.

Jueves 19 de mayo | 00:57

En la próxima jornada electoral del 5 de junio se definirán cinco gubernaturas. Entre ellas la de Tamaulipas, estado actualmente gobernado por Francisco Cabeza de Vaca, del Partido Acción Nacional (PAN), quien fue investigado y condenado por vínculos con el crimen organizado, pero se mantiene impune y en funciones debido al fuero que le otorgó el congreso local.

Las candidaturas presentadas desde el pasado 3 de abril para la elección en la entidad representan a las coaliciones del PRI-PAN-PRD, la de Morena-PT-PVEM y Movimiento Ciudadano (MC).

Todas están encabezadas por personajes que militaron históricamente en el PRI, como el caso del ahora morenista Américo Villarreal, quien dirigió la política de salud para el partido tricolor durante casi 30 años hasta separarse de éste en 2016.
De igual manera, el candidato de MC, Arturo Diez, fue alcalde de Cd. Victoria por parte del PRI en el periodo 2008-2010 y fiel representante de las cámaras patronales, Coparmex y Concamin, en la región. En 2021 se afilió a Movimiento Ciudadano.

Por otro lado, Cesar Verastegui representa la alianza “opositora” a la 4T. Proviene de la cúpula de la Confederación Nacional Campesina (CNC), histórica organización de caciques campesinos del priismo.

Los tres candidatos son viejos operadores del régimen, reciclados como “fórmulas nuevas” con distinto color, pero no representan a la fuerza laboral de Tamaulipas. Gracias a ésta, la entidad concentra más de 27 mil millones de dólares en productos de exportación, el 4° mayor volumen de esta producción a nivel nacional, solo por debajo de Nuevo León, Chihuahua y Baja California.

Esto indica que la concentración de trabajadores industriales es muy alta, además de que la clase obrera tamaulipeca ya ha tenido importantes episodios de lucha sindical, que se manifestaron en las huelgas y paros en la maquila de Matamoros y el surgimiento del Movimiento Obrero 20/32 (MOM 20/32), un proceso que condujo a la formación del Sindicato Nacional Independiente de Trabajadores de Industrias y de Servicios (SNITIS); así como también en la reciente expulsión del charrismo sindical cetemista en maquilas de Reynosa y Matamoros.

Te puede interesar: Sindicalismo independiente del SINTTIA y SNITIS: Avances, potencialidad y límites

¿Por qué y para qué la presencia del charrismo sindical en un gobierno?

En un mitin del candidato morenista Américo Villareal, éste no reparó en elogios para el dirigente ’charro’ del Sindicato Industrial Autónomo de Operarios en General de Maquiladoras de la República Mexicana (Siamarm), Alberto Lara, quien fuera además diputado y militante del PAN.

Esto provocó el rechazo de miles de trabajadores que apoyan al partido guinda pero cuestionan al charrismo sindical.

Ante tales hechos, la abogada laboralista, referente del SNITIS-MOM 20/32 y diputada federal de Morena, Susana Prieto, llamó al candidato a “bajar a ese miserable del templete”, refiriéndose a Alberto Lara, ya que de no hacerlo “votaremos contra Villarreal”. Pero no dejó claro que significaría “votar en contra de Villarreal”.

La principal razón por la cual los partidos burgueses incluyen a representantes sindicales en sus campañas electorales es por su capacidad para ’comprar’ votos o desviar corporativamente el descontento obrero a su favor. Mientras que el resto del año subordinan las luchas o cualquier descontento de la clase trabajadora a la política de los gobiernos y de los patrones, o directamente actúan como grupo de choque de estos y facilitan la represión.

¿Para qué los trabajadores participamos en elecciones?

La emergencia del movimiento obrero 20/32, la conformación del SNITIS y la expulsión de la CTM en algunas fábricas y maquiladoras fueron fenómenos progresivos que expresaron el descontento de la clase trabajadora contra los patrones y sus representantes charros dentro de los sindicatos.

Sin embargo, esto se vio contenido por la integración de su asesora legal y principal referente, Susana Prieto, al partido oficial -Morena- como diputada federal. Lo cual en vez de servir para desarrollar la organización y la lucha independiente de la clase trabajadora, así como su coordinación a nivel regional y nacional, pasivizó y desvió al movimiento hacia la confianza en que a través de las instituciones del régimen y el apoyo al presidente podría lograr sus demandas.

En lugar de ello, ha continuado el ataque contra los derechos laborales tanto en el sector público como en el privado, con despidos, precarización, bajos salarios, etc., así como se viola continuamente el derecho a la libre sindicalización, mientras el presidente y su partido privilegian sus pactos con charros y patrones, como muestra el caso de Lara y Villarreal.

Te puede interesar: Panasonic Reynosa es acusada de violar derecho a la libre sindicalización

Los socialistas no consideramos incorrecto que las y los trabajadores participemos cuando sea posible en los espacios parlamentarios o de representación popular, pero no como parte de proyectos políticos ajenos a nuestros intereses, que solo buscan administrar mejor la explotación capitalista, pero no terminar con ella. Por lo que siempre terminarán pactando con los patrones y sus fieles servidores, los charros sindicales, en contra de las y los trabajadores.

Al igual que la lucha sindical, la participación electoral de las y los trabajadores debe ser bajo un programa y una política independiente de todos los gobiernos y partidos del régimen. Como una herramienta para la divulgación masiva de nuestras necesidades y demandas, que sirva para fortalecer cada lucha, así como la unidad de las y los trabajadores, frente a los partidos y candidatos patronales. Sin olvidar que será con nuestros métodos de lucha, como la movilización, la huelga y el paro, como podremos lograr mejores condiciones de trabajo y de vida, e imponer una salida a la crisis acorde a nuestros intereses históricos.

Para lo cual necesitamos construir nuestra propia herramienta política, un partido de trabajadores revolucionario, a escala nacional e internacional, que se proponga transformar de raíz este sistema para acabar con la explotación, opresión y miseria que padecemos la mayoría.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias