Internacional

ESTADOS UNIDOS - BRUTALIDAD POLICIAL

Obama en contra de desfinanciar a la Policía, una de las demandas de Black Lives Matter

En sus declaraciones, Obama dijo que no debemos exigir el desfinanciamiento de la policía, en su intento de cooptar y aplastar al movimiento Black Lives Matter, consecuentemente con su apoyo a la policía y al sistema capitalista.

Viernes 4 de diciembre de 2020 | 09:32

Los candidatos políticos pierden apoyo cuando usan eslóganes "fáciles" como "quitar fondos a la policía". Eso es lo que el ex presidente Barack Obama dijo esta semana en Good Luck America, un programa de Snapchat con Peter Hamby.
Continuó diciendo: "Perdiste una gran audiencia en el momento en que lo dices, lo que hace que sea mucho menos probable que realmente consigas los cambios que quieres".

Según Obama, la única forma de acabar con el terror policial es dejar de hablar de él y dejar de luchar por él. No debemos esperar menos de un miembro de la clase dominante, y ciertamente de Barack Obama, un ex presidente de los Estados Unidos y líder de la maquinaria de guerra imperialista y racista. A pesar de la popularidad de Obama, sus comentarios no son consejos amistosos de un activista que comparte nuestros objetivos. Obama representa un estado capitalista que necesita una fuerza policial para mantener un sistema de unos pocos multimillonarios que se benefician del trabajo y la miseria de la gran mayoría de la clase trabajadora.

Su declaración es parte de una estrategia más amplia dentro del Partido Demócrata de aplastar los movimientos sociales, en este caso el movimiento Black Lives Matter (Las Vidas Negras Importan), y de persuadir a los activistas para que acepten el status quo. Obama está sugiriendo mantener la financiación y la presencia policial en su totalidad. Pero esta estrategia se extiende mucho más allá de Obama; a nivel local, los políticos del Partido Demócrata reprimen brutalmente al movimiento. Sin embargo, en todos los niveles del gobierno, los demócratas intentan cooptarlo con gestos simbólicos, como las pintadas que realizaron con la consigna "Black Lives Matter" en las calles de la ciudad, entre otros. Con esta estrategia de dos caras, los demócratas pudieron sacar parte del movimiento de las calles y llevarlo a las urnas en noviembre. El crecimiento del movimiento BLM se vio reflejado en el crecimiento de los votantes.

Biden ganó las elecciones en parte, gracias a las acciones y al activismo de la comunidad negra y las protestas antirracistas. Mientras Donald Trump le decía a los supremacistas blancos que “se aparten y se mantengan al margen”, los demócratas se apoyaron en el movimiento BLM, tuiteando y hablando sobre el racismo institucional. Biden, por ejemplo, habló en el funeral de George Floyd y viajó a Kenosha después de que Kyle Rittenhouse matara a activistas de BLM. Los demócratas también actuaron consternados cuando Donald Trump ordenó que se lanzaran gases lacrimógenos a los manifestantes en Washington, D.C., mientras ignoraban el hecho de que los funcionarios demócratas de todo el país también lanzaron gases lacrimógenos a los manifestantes. Los demócratas intentaron reclamar el voto antirracista, y mostrarse como el antídoto contra la supremacía blanca de Trump, pero sin prometer ningún cambio estructural sustancial. Y funcionó.

Contaban con la red BLM, los sindicatos e innumerables organizaciones sin fines de lucro locales para hacer campaña a favor de Biden y persuadir a la gente de que se tragara su desprecio y su política racista, y el pasado de Kamala Harris como fiscal (en ese rol aumentó las penas y la cantidad de presos), todo para "sacar a Trump". Ahora, después de haber tenido un desempeño peor de lo esperado en las elecciones de 2020, el Partido Demócrata busca responsabilizar la pérdida de votos al movimiento Black Lives Matter más que al hecho de que realizó una campaña basada enteramente en la consigna anti-Trump. Proclamaron que "nada cambiará profundamente" y prometieron más neoliberalismo, cuando fue el neoliberalismo el que creó el trumpismo, así como la crisis económica y de la salud en la que estamos ahora.

Ahora que Trump ha perdido las elecciones y los demócratas han obtenido lo que querían de BLM, los demócratas quieren sofocar el movimiento y cualquier idea de que la policía deba ser desfinanciada. ¿Quién mejor para hacer eso que el carismático primer presidente negro de los supremacistas blancos de los Estados Unidos de América? Ahora que Biden ha ganado y el movimiento ha bajado su intensidad en las calles, temporariamente, es hora de sacar a Barack Obama como el "consejero amistoso" del movimiento. Quieren mostrar a los activistas como poco realistas y convencernos de que lo mejor que podemos hacer es diluir nuestras propuestas y votar a demócratas como él en nombre del pragmatismo.

Obama ha pasado el último mes tratando de darle algo de entusiasmo al sector del " establishment " del Partido Demócrata. Su gira está destinada a hacer precisamente eso: acelerar el entusiasmo por "los buenos viejos tiempos" de la administración Obama antes del caos de los años de Trump. Está tratando de apuntalar el apoyo a la administración de Biden y al Partido Demócrata para revitalizar su gobierno neoliberal en medio de un clima social, político y económico cambiante. Pero no está claro si esta estrategia funcionará. Cada vez más personas pueden ver las intenciones de Obama.

Obama nunca estuvo de nuestro lado

Barack Obama siempre ha sido nuestro enemigo. Sobre los problemas que más afectan a los trabajadores, las personas de color, las mujeres y los pobres, ha pronunciado innumerables discursos y ha hecho declaraciones audaces sobre la necesidad de un cambio, hasta dijo que Trayvon Martin podría ser su hijo. Pero esas bonitas palabras que esconden promesas vacías pretendían tirar de los hilos del corazón de los negros y de los activistas antirracistas que realmente quieren "esperanza y cambio". Estas palabras y declaraciones audaces tienen un solo objetivo: continuar, perpetuar y legitimar el sistema capitalista racista de Estados Unidos que la presidencia y las políticas de Obama hicieron todo lo posible por defender.
Veamos algunas de las políticas de Obama:

  •  Obama supervisó y mantuvo el complejo industrial penitenciario más grande del mundo: 2,2 millones de personas. Bajo Obama, 9 millones de personas estaban en la cárcel o en libertad condicional. Al final de su presidencia, propuso algunas reformas al sistema penitenciario, pero estos intentos de apoderarse de la primera ola del movimiento Black Lives Matter no hicieron casi nada para enfrentar la brutalidad policial, incluso para los estándares burgueses.
  •  Durante su administración, Obama hizo grandes avances en el capitalismo estadounidense. Era conocido como el "Rey de los drones". Obama bombardeó más países que el presidente Bush: siete contra cuatro de Bush. Obama lanzó 72 bombas al día, el equivalente a tres por hora en 2016.
  •  En 2007, el ingreso anual promedio de las familias blancas fue de US$ 58,000. Esto se redujo a US$ 55,000 en 2013, mientras que la cifra se redujo de $ 41,000 a $ 34,000 para las familias no blancas. La brecha racial se amplió claramente durante la presidencia de Obama, que rescató a Wall Street en lugar de a la clase trabajadora. Para las comunidades de color, esto fue catastrófico.
  •  Obama deportó a 5.6 millones de personas, más inmigrantes que cualquier otro presidente en la historia de los Estados Unidos y gastó miles de millones de dólares fortaleciendo el sistema de inmigración que encierra a familias y niños en todo el país.
  •  Obama volvió a colocar a Assata Shakur, la exlíder del Ejército de Liberación Negra en la lista de los 10 más buscados por el FBI décadas después de que fuera eliminado.

    El encanto y la retórica progresista de Obama están destinados a encubrir estas políticas, y muchas más. Cada vez que la lucha contra el racismo surge en las calles, Obama sale para traer a todos de regreso a los demócratas. En sus declaraciones dijo: “Así que la conclusión es la siguiente: si queremos lograr un cambio real, entonces la elección no es entre la protesta y la política. Tenemos que hacer ambas cosas. Tenemos que movilizarnos para crear conciencia, y tenemos que organizarnos y emitir nuestros votos para asegurarnos de que elijamos candidatos que actuarán con reformas”. En otras palabras, las protestas están muy bien siempre y cuando ayuden al racista y capitalista Partido Demócrata. Solo hace unos días dijo que estaba orgulloso de sus hijas por unirse a las protestas de BLM.

    Pero usa esta retórica identificable y "socialmente consciente" para posicionarse como parte del movimiento, y luego para darse la vuelta y regañar al movimiento cada vez que amenaza con salir de los límites de la estrecha gama de actividades aceptables.

    Tomemos las declaraciones de Obama del 2016 sobre Black Lives Matter. Específicamente citó a una activista negra de Chicago, Aislinn Pulley, que se negó a reunirse con él y le dijo: “No puedes seguir gritándoles y no puedes negarte a reunirte por temor a que pueda comprometer la pureza de tu posición... El valor de los movimientos sociales y el activismo es poner los problemas sobre la mesa, y luego comenzar a averiguar cómo se resolver este problema. Luego, tiene la responsabilidad de preparar una agenda que sea alcanzable, que pueda institucionalizar los cambios que busca e involucrar a la otra parte".

    El capitalismo necesita a la policía

    Obama está en contra de “desfinanciar a la policía” porque esta misma constituye un pilar necesario del capitalismo. La policía es descendiente directa de los cazadores de esclavos, que aterrorizan a las comunidades negras y mantienen una fuerza de trabajo semiesclava en las cárceles, cuya enorme mayoría es negra y latina. La policía está destinada a defender un sistema racista de ganancias capitalistas en el que Jeff Bezos está aumentando exponencialmente su riqueza en la pandemia mientras la gente (desproporcionadamente gente de color), espera horas en las filas de los bancos de alimentos. Esto tiene una relación directa, Bezos es rico porque se beneficia de los bajos salarios de sus trabajadores y es súper rico porque casi no paga impuestos mientras el gobierno afirma que simplemente no hay dinero para ayudar a la clase trabajadora. En el próximo período, a medida que expiren las moratorias de desalojo y aumente la desesperación económica, el estado necesitará que la policía desaloje a la gente de sus hogares y sofoque las protestas.

    Para mantener la paz, es esencial tanto para los políticos como para los capitalistas, que no cuestionemos por qué los policías se presentan en las protestas vestidos con equipos de alta tecnología mientras nueve meses después de una pandemia todavía no hay suficiente PPE (Equipo de Protección Personal) para los trabajadores de la salud, o por qué no hay fondos para los desempleados, o por qué el gobierno sigue afirmando que no hay dinero para Medicare (plan de salud) para todos. La verdad es que cuando se ve el financiamiento, el dinero está ahí. Pero va a los militares, a la policía y a los bolsillos de los multimillonarios que se benefician de nuestro trabajo.

    Por eso, como socialistas, debemos luchar para abolir la policía y el sistema capitalista racista que protege.

    Abolir el capitalismo, abolir la policía

    La estrategia de Obama parece haber funcionado para los demócratas en el pasado, pero hay un sector creciente que se está radicalizando con la pandemia, la crisis económica y el movimiento Black Lives Matter, y se están intensificando para manifestarse en contra de su legado. El rechazo a las declaraciones de Barack Obama ha sido rápido y claro. Las personas que lo apoyaron anteriormente se expresaron en Twitter para denunciar su declaración y dejar en claro que ya no es tan popular dentro de la comunidad negra y entre los activistas.

    Incluso algunos políticos dentro del propio Partido Demócrata se han pronunciado, Cori Bush tuiteó: “Con el debido respeto, señor presidente, hablemos de perder gente. Perdimos a Michael Brown Jr. Perdimos a Breonna Taylor. Estamos perdiendo a nuestros seres queridos por la violencia policial. No es un eslogan. Es un mandato para mantener viva a nuestra gente. Desfinanciemos a la policía ". Ilhan Omar dijo: “Perdemos gente en manos de la policía. No es un eslogan, sino una exigencia política. Y centrar la demanda de inversiones y presupuestos equitativos para las comunidades de todo el país nos brinda progreso y seguridad".

    Tienen razón en sus críticas a Obama. Pero, a pesar de su retórica progresista, también son demócratas, y su retórica progresista también juega el papel de llevar activistas antirracistas al Partido Demócrata, el partido que actualmente está dirigido nada menos que por la “estrategia” de "dispararles en la pierna" de Biden. Obama sabe que, a pesar de sus diferencias, son útiles para el partido. Después de todo, justo después de hablar en contra del eslogan "desfinanciar a la policía", Obama dijo que Alexandria Ocasio Cortez (diputada latina y parte del ala izquierda del Partido Demócrata en Nueva York) debería tener una plataforma más amplia. Después de todo, ella es el ala más emotiva y dinámica del Partido Demócrata. Cuando llegue el momento, ella hará todo lo que esté a su alcance para movilizar a su base para personas como Joe Biden y el establishment del Partido Demócrata.

    Para los activistas de base, la lección es clara: no basta con condenar las palabras de Obama. No es suficiente condenar el historial de Obama. Es hora de romper finalmente con un partido que existe para actuar como el cementerio de los movimientos sociales.

    “Defund the police” may be “alienating,” but for whom? For the racist capitalist system that defends the police to maintain wealth inequality and exploitation. But as socialists, we have no trouble alienating them. In fact, we want to defeat their policies and the entire system they uphold. And for that task , we don’t need Barack Obama or the Democratic Party. In fact, we need to go further than even “Defund the Police.” We shouldn’t hide our goals and aims. It’s time to abolish the police and this miserable system. And that isn’t a “snappy slogan.” It’s what we fight for.
    Los republicanos, que tienen en sus filas personas que se proclaman abiertamente como supremacistas blancos tampoco son una solución, incluso si señalan la deshonestidad de los demócratas. Necesitamos nuestra propia organización política que represente a la clase trabajadora, la juventud en las calles, las mujeres, los negros, los inmigrantes, queer y no binarios, y personas de todos los sectores oprimidos. Los demócratas y republicanos representan solo al capitalismo, al imperialismo y sus intereses, incluso si envían a Barack Obama como su vocero.

    “Desfinanciar a la policía” puede ser “enajenante” (como dijo Obama), pero ¿para quién?; claramente para el sistema capitalista racista que defiende a la policía para mantener la desigualdad de riqueza y la explotación. Pero como socialistas, no tenemos ningún problema en enajenarnos. De hecho, queremos derrotar sus políticas y todo el sistema que defienden. Y para esa tarea, no necesitamos a Barack Obama ni al Partido Demócrata. De hecho, tenemos que ir más allá incluso del desfinanciamiento de la policía. No debemos ocultar nuestros objetivos y metas. Es hora de abolir la policía y este miserable sistema. Y ese no es un "eslogan ágil". Es por eso que luchamos.

    Este arículo fue publicado originalmente en Left Voice , parte de la Red Internacional de La Izquierda Diario.

    Traducción: Gloria Grinberg






    Temas relacionados

    #BlackLivesMatter   /   Brutalidad policial   /   Estados Unidos   /   Internacional

  • Comentarios

    DEJAR COMENTARIO