×
×
Red Internacional

Cuando el mundo se prepara para volver a la normalidad, China nos sorprende con una nueva cuarentena.

Miércoles 20 de mayo de 2020 | 16:54

A poco más de un mes de haber concluido la cuarentena en la ciudad de Wuhan nos sorprende la noticia de una nueva cuarentena, esta vez en el norte de China, en la provincia de Jilin, en donde más de 108 millones de personas son puestas en cuarentena por temor a un repunte en los contagios del SARS-COV-2.

Cabe destacar que en dicha provincia se habían registrado 34 nuevos casos, de acuerdo a las cifras proporcionadas por el gobierno chino. Aunque el brote no ha crecido con la misma velocidad que el brote inicial en Wuhan de diciembre pasado, la nueva cuarentena refleja el gran temor del Gobierno chino por enfrentar una situación similar.

Las medidas incluyen el aislamiento de los centros residenciales en donde se han registrado casos, en donde solo una persona por familia podrá salir a comprar insumos durante 2 horas cada 2 días. También se han detenido los servicios de entregas y se ha restringido la venta de medicamentos antifebriles para evitar que la gente esconda los síntomas.

La situación que percibe la población es de profunda preocupación y alerta. Los niños en la gran mayoría de China salen a jugar, en donde pueden, aun con mascarillas protectoras. Los médicos aun utilizan el equipo de protección en los hospitales y la industria turística sigue detenida.

Trabajadores de las provincias vecinas a Jilin se sienten inseguros al salir a trabajar, pues al norte de China está Rusia, uno de los países que más han sido afectados por la crisis sanitaria.

Lo más importante que refleja la situación es la dificultad de lograr una inmunidad colectiva o de rebaño, como estrategia para enfrentar la pandemia a nivel global y el difícil regreso a la normalidad a que nos enfrentaremos en el resto del planeta.

Así lo muestra el plan de regreso a la nueva normalidad, presentado por el ejecutivo federal en México, que antepone el bienestar económico sobre las vidas de los trabajadores, apresurando la reapertura de la industria cuando aún hay miles de nuevos casos al día, a pesar de las pocas pruebas que se están realizando.

Es por eso indispensable la organización y la lucha de la clase obrera para imponer la suspensión de actividades en toda industria no necesaria para el combate contra el covid 19, por la prohibición de los despidos y licencias con goce de sueldo al 100%, así como por pruebas masivas de detección del virus antes de cualquier reanudación de labores, y que toda empresa que viole estas medidas se expropiada con la posibilidad, mediante la discusión democrática de sus trabajadores, de reconvertirse para producir bajo control obrero los insumos necesarios para enfrentar la pandemia.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias