×
×
Red Internacional

Estados Unidos. Nuestro movimiento es la cura: luchar por la atención médica significa luchar por el socialismo

El 30 de julio, los activistas marcharon y se manifestaron en Washington, DC, pidiendo un sistema de salud más humano. El médico y miembro de Left Voice, Mike Pappas, habló en el mitin sobre cómo el capitalismo y la salud no son compatibles. A continuación se muestra el texto de su discurso.

Viernes 5 de agosto | 21:20
Foto: Luigi Morris

Hola a todos. Mi nombre es Mike y soy un trabajador de la salud en la ciudad de Nueva York. Trabajo en el primer centro de prevención de sobredosis del país y en una clínica de medicina psicodélica. Antes de esto, trabajé tanto en un centro de salud federalmente calificado como en un hospital en Nueva York. También soy miembro de Left Voice, un grupo socialista revolucionario con una publicación que forma parte de una red internacional de sitios de noticias.

Para empezar, y esto no debería sorprender a nadie, pero por si acaso, voy a ser muy directo y dejar las cosas muy claras: nuestro sistema de salud es una mierda que no fomenta ni remotamente la salud o el bienestar.

Estaba trabajando en un hospital al comienzo de la pandemia de Covid-19 y vi esto de primera mano todos los días. Se hizo aún más claro a medida que avanzaba la pandemia. Observé cómo se permitía que el Covid-19 se extendiera por toda la población y se enviaba a la gente a trabajar anticipadamente, a pesar de la falta de seguridad. La pandemia mostró claramente que el sistema de salud pública en este país, si queremos pretender que tenemos uno, existe para mantener la salud solo lo suficiente como para que los cuerpos de las personas puedan resistir para ser explotados. Esto se debe a que nuestro trabajo es lo que hace que las cosas funcionen, y nuestro trabajo es lo que hace que ciertas personas en la sociedad ganen mucho dinero.

Mencioné que ahora trabajo en un centro de prevención de sobredosis en Nueva York. Todos los días trabajo con pacientes pobres y, a menudo, sin hogar. Su sufrimiento es el resultado directo de una sociedad que prioriza la acumulación de ganancias sobre la salud. La difícil situación de los pacientes con los que trabajo no tiene por qué existir. No tenemos que vivir en un mundo donde los pacientes vienen a verme literalmente con gusanos carcomiendo las heridas de sus piernas. Podemos brindarles a todos vivienda, alimentos, atención médica, etc. Pero la sociedad en la que vivimos crea una jerarquía que, en última instancia, beneficia a la clase dominante y al sistema mismo. Tiene que haber pobreza, desigualdad y un gran sufrimiento para mantener este sistema. Necesitamos gente que viva en la calle o gente que luche para pagar su alquiler o comprar sus alimentos para caminar y respirar mientras pedazos de mierda de talla humana como Jeff Bezos u otros billonarios puedan tener 15 yates y comprar su décima mansión.

Nuestros cuerpos bajo el capitalismo

Bajo el capitalismo, a medida que nuestros cuerpos se deterioran debido a las diversas formas de violencia infligidas a nivel individual, social y ecológico, el sistema encuentra formas de beneficiarse, incluso de esto.

Nuestro sistema de salud hoy existe para extraer valor monetario de aquellos cuerpos dañados por el capitalismo. Bajo este sistema, una vez que somos viejos, discapacitados o atravesamos cualquier condición que nos impida vender nuestro trabajo, somos arrojados a un lado. Bajo este sistema, somos valorados sólo por el dinero que podemos ganar para la clase dominante.

Hoy, las políticas que vemos impulsadas por la clase dominante son aquellas que sirven para mantener el sistema tal como está. Esto incluye la falta de acceso a los derechos básicos, derechos que todo ser humano merece, como un sistema de salud que realmente se preocupe por la salud.

Más recientemente, los ataques a la autonomía corporal sobre las personas trans y queer, y los ataques al acceso a los derechos reproductivos muestran lo poco que nuestra sociedad se preocupa por la salud y el bienestar de grandes porciones de la población. Estos ataques marcan una nueva fase en el esfuerzo de la derecha por hacer retroceder todo, desde el derecho a un aborto hasta los derechos de los niños trans a una buena educación.

Y estos ataques no van a terminar ahí. Ellos continuarán. Continuarán porque vivimos bajo un sistema de capitalismo que ve cada uno de nuestros cuerpos solo como algo para ser controlado y explotado en beneficio de la clase capitalista. Entonces, bajo este sistema, nuestros derechos humanos fundamentales no importan. Estamos viendo cómo bajo el capitalismo, cualquier derecho que ganamos puede ser arrebatado en cualquier momento.

Los demócratas sólo nos han traicionado

Entonces la pregunta es: ¿qué hacer al respecto? Para algunos, la respuesta es simplemente elegir políticos más progresistas. Para algunos, la pregunta de cómo obtener el sistema de salud que necesitamos tiene la misma respuesta. Pero lamento decir que incluso los políticos más progresistas de hoy, mientras sean parte de un partido capitalista, sirven al sistema capitalista. Nuestros derechos nunca se ganarán apelando a los políticos capitalistas.

Tomemos un ejemplo rápido, como la lucha por el aborto. Mientras vemos el acceso al aborto atacado por la derecha, recordemos que esto es incluso posible porque los demócratas, en lugar de codificar el dictamen Roe (que suprimía el aborto) cuando tuvieron oportunidad tras oportunidad, decidieron usar este derecho fundamental como moneda de cambio para ganar votos. Y el Partido Demócrata ha utilizado tácticas similares en torno a la “reforma” del sistema de salud. “Vote por nosotros”, dicen, “y luego tal vez ayudemos a impulsar Medicare para todos. Tal vez lo ayudemos a obtener algún tipo de sistema de salud humano”.

Bueno, ¿saben qué? Nosotros tenemos que decir, ¡al diablo con eso! No podemos permitir que un partido capitalista mantenga como rehén nuestro derecho fundamental a la atención médica. No importa qué falso lenguaje progresista pueda usar un x o y político. No podemos esperar, pedir o tener esperanzas en que los políticos capitalistas nos den el sistema de salud que necesitamos. Ya sea que se trate de la lucha por el aborto legal, seguro y gratuito o por cualquier otro derecho, debemos tomar los ejemplos de cómo otros se han movilizado en todo el mundo para ayudar a guiarnos. En cuanto al derecho al aborto, en Argentina, por ejemplo, ese derecho se ganó luchando por él en los lugares de trabajo, las comunidades, las escuelas y las calles. Debemos hacer lo mismo aquí.

El Partido Demócrata no está de nuestro lado y no nos ayudará a obtener el sistema de salud que necesitamos como clase trabajadora. Este es el mismo partido que ayudó a mantener un sistema capitalista global que creó la pandemia de covid-19, luego permitió que el virus se propagara y ahora actúa de manera similar mientras se propaga la viruela del mono.

El mismo partido que continúa dando más dinero a la institución policial racista y asesina y al ICE (Servicio de Inmigración y Aduanas), los mismos policías racistas y asesinos que perseguirán a las personas por tener abortos “ilegales”, por cierto.

El mismo partido que continúa aprobando presupuestos militares y expandiendo el complejo militar-industrial, financiamiento que luego daña enormemente la salud de las personas en todo el mundo. Y el Partido Demócrata continúa aprobando políticas para ponernos en el camino del colapso y la destrucción ecológica.

Necesitamos aceptar estos hechos y reconocer cómo actúa el partido, no como el “menor de los dos males”, sino como el cementerio de los movimientos sociales, canalizando la energía de los movimientos hacia la defensa del sistema capitalista.

Por ejemplo, fueron los demócratas quienes canalizaron la energía del movimiento Black Lives Matter para apoyar las campañas electorales. O ahora, cuando el derecho al aborto está bajo ataque, utiliza el feminismo como una palabra de moda, dejando de lado la necesidad de liberación racial, lucha y liberación queer, y lucha y liberación trans; mientras nos dice que simplemente mantengamos la cabeza baja y votemos por ellos en el próximo ciclo electoral. Son estos fracasos del Partido Demócrata los que luego ayudan a crear las condiciones en las que la derecha reaccionaria puede pasar a la ofensiva y envalentonar a los supremacistas blancos lo suficiente como para asesinar a personas negras en iglesias o supermercados. Es por eso que tanto el Partido Demócrata como el Partido Republicano son partidos del capital, partidos que finalmente apoyan y defienden un sistema que nos perjudica a todos.

Así que permítanme repetir, ninguno de los capitales de los partidos nos dará lo que necesitamos. Nuestra tarea debe ser no solo organizarnos para luchar contra el asalto de la derecha a nuestros derechos, sino también superar el obstáculo del Partido Demócrata. No ganaremos nuestros derechos por culpa de los políticos capitalistas. Ganaremos nuestros derechos a pesar de los políticos capitalistas.

Hacer que los sindicatos vuelvan a ser una amenaza

Ahora, como trabajadores, muchos de nosotros podemos ser parte de sindicatos o tener amigos o familiares en sindicatos. Se supone que los sindicatos son organizaciones de lucha de la clase obrera. Pero hoy en día, los sindicatos funcionan con demasiada frecuencia como organizaciones que operan de arriba hacia abajo, que no están controladas ni remotamente por trabajadores de base. Nuestros sindicatos deberían ser utilizados como organizaciones de lucha para movilizar a los trabajadores en los lugares de trabajo y exigir nuestros derechos. Pero en cambio, es más beneficioso para nuestros sindicatos sentarse y negociar sobre nuestros planes de salud de mierda en cada ciclo de contrato y llamarlo una victoria. Entonces tenemos que salir a rogar que x, y, o z sean cubiertos por compañías de seguros, hospitales o clínicas parasitarias.

Mantener nuestro derecho a la atención médica limitado a las negociaciones de contratos individuales en los lugares de trabajo también termina, irónicamente, por defender la atención médica basada en el empleo, lo que nos mantiene controlados y explotados por nuestros jefes. Eso hace que la gente se cuestione si se defiende y potencialmente pierde su trabajo y la atención médica para ellos o su familia o quedarse callados y seguir siendo tratados como una completa mierda.

Si queremos algún derecho, ya sea el derecho al aborto legal gratuito y seguro, el derecho a un lugar de trabajo seguro, el derecho a la atención médica universal y gratuita para todos, debemos movilizarnos donde somos más fuertes, y eso es organizarnos como una sola clase trabajadora. Tenemos que organizarnos no solo en las calles sino también en nuestros lugares de trabajo donde ejercemos más nuestro poder mayormente como una clase trabajadora, luchando con todo nuestro poder para obtener lo que necesitamos.

Aquellos que no tienen un sindicato deben seguir el ejemplo de los trabajadores de Starbucks, los trabajadores de Amazon y otros y luchar para sindicalizar nuestros lugares de trabajo. Y si tienen un sindicato, tenemos que recuperar nuestros sindicatos para convertirlos en organizaciones de lucha nuevamente, en lugar de herramientas del Partido Demócrata.

Tenemos que organizar comités de fábrica y asambleas democráticas para decidir qué queremos y cómo luchar por ello. Por ejemplo, podríamos tener comités para organizar los lugares de trabajo para exigir el aborto legal, seguro y gratuito o para luchar por un sistema de salud que nos beneficie a todos.

Más allá de Medicare para todos

Pero para ser claros, y esto puede ser difícil de escuchar para algunos, necesitamos incluso más que el Medicare Nacional Mejorado para Todos (NIMA, por sus siglas en inglés). Este debe ser solo el primer paso más pequeño. Bajo NIMA, muchas de las industrias que dañan el bienestar público seguirán existiendo, y el sistema capitalista en su conjunto seguirá existiendo. Deberíamos luchar por el NIMA, pero luego seguir luchando por un sistema de salud universal bajo el control de los trabajadores. Un sistema de atención médica en el que los parásitos ejecutivos de seguros, los ejecutivos farmacéuticos y los ejecutivos de compañías de atención médica literalmente ya no existan para sacar provecho de nuestras vidas. Un sistema de atención médica en el que cada aspecto de la prestación de atención médica esté dirigido por y para la clase trabajadora para mantener el bienestar del público, no para maximizar las ganancias.

Pero mientras luchamos por un sistema que priorice la salud y el bienestar, debemos ser claros: mientras exista el capitalismo, no podemos tener una sociedad que fomente la salud o el bienestar. Si nuestra lucha es solo para reformar o mejorar ligeramente la atención médica, fracasaremos. Pero sólo un mejor sistema de salud no impedirá que el sistema económico nos perjudique a todos y destruya el planeta. El capitalismo es una enfermedad que debemos combatir para eliminarlo por completo de este planeta.

Y esa lucha no se hará a través de ninguno de los partidos capitalistas. En cambio, esa lucha está en manos de la clase trabajadora. ¡Necesitamos un partido de la clase trabajadora, no solo aquí en los EE. UU., sino un partido revolucionario a nivel mundial que pueda luchar contra el capitalismo global y luchar por el socialismo!

Traducción de nota publicada originalmente en Left Voice, portal en inglés de la red internacional La Izquierda Diario




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias