×
×
Red Internacional

Análisis.Muerte del dictador de Chad Idriss Déby: ¿hacia una crisis política en el Sahel?

La noticia de la muerte del presidente chadiano, asesinado el martes, que se mantuvo en el poder desde 1990, podría presagiar la desestabilización de toda la posición militar francesa en el Sahel.

Miércoles 21 de abril | Edición del día

El portavoz del ejército chadiano, Azem Bermandoa Agouna, anunció la noticia el martes a las 6 a.m. en Chad en la televisión nacional. "El Presidente de la República, Jefe de Estado, Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas, Idriss Déby Itno, acaba de dar su último aliento en la defensa de la integridad territorial en el campo de batalla. Es con profunda amargura que anunciamos al pueblo chadiano la muerte este martes 20 de abril de 2021 del Mariscal de Chad".

Una noticia que tiene el efecto de una bomba después de casi 30 años de reinado de Idriss Déby y una subordinación histórica a los intereses de Francia, habiendo llegado al poder en 1990 con el apoyo de los servicios de inteligencia y el ejército francés, donde se formó y mantuvo una larga amistad con los grandes expertos del imperialismo, incluidoJean Yves le Drian. Según Gassim Cherif, periodista del diario Survie y exiliado político chadiano, Idris Déby murió ayer en Mao, a 300 km de N’Djaména, tras un enfrentamiento con el Frente para la Alternancia y la Concordia en el Chad (FACT). "Su muerte tuvo lugar en circunstancias bastante especiales. No se supone que vaya al frente, pero después de haber intentado la misma operación que contra Boko Haram (grupo yihadista de origen nigeriano que mantiene vínculos con el ISIS y varias posiciones en el Sahel), el 26 de junio, tras lo cual se autoproclamó mariscal. Quiso volver a hacer lo mismo tras una nueva victoria electoral, sólo que esta vez los combatientes que tenía enfrente consiguieron dispararle."

https://twitter.com/StanysBujakera/status/1384511487746711552?ref_src=twsrc%5Etfw%7Ctwcamp%5Etweetembed%7Ctwterm%5E1384511487746711552%7Ctwgr%5E%7Ctwcon%5Es1_&ref_url=https%3A%2F%2Fwww.revolutionpermanente.fr%2FMort-du-dictateur-tchadien-Idriss-Deby-vers-une-crise-politique-au-Sahel

Por tanto, esta muerte en el frente se produce en circunstancias inusuales. El FACT, la fuerza rebelde afectada por el ataque, es una organización nacida en el sur de Libia. Antiguamente formaba parte de la Unión de Fuerzas para la Democracia y el Desarrollo (UFDD), que había estado en los enfrentamientos con el presidente Déby en 2016, Francia en ese momento tuvo que intervenir para, una vez más, salvar al jefe de Estado chadiano. Es una de las muchas organizaciones nacidas de la desestabilización de Libia tras la muerte de Muammar Gaddafi tras la intervención imperialista en 2011 liderada por Francia. Vinculada temporalmente al mariscal Haftar (general libio que encabeza una de las facciones rivales en el poder en Libia), la organización lidera una ofensiva en el norte de Chad desde el 11 de abril, tras el anuncio de la victoria en las elecciones presidenciales de Idris Déby. La ofensiva de nueve días fue suficiente, dada la inestabilidad actual del país, para alcanzar a la ciudad Mao y convertir la operación de Idris Déby en un drama.

Un hecho gravísimo para la posición francesa en el Sahel

La situación en Chad ya había comenzado a preocupar desde hace varios días a las principales potencias imperialistas presentes en la región. El lunes 19, el Reino Unido y los Estados Unidos habían llamado al personal de su embajada para que abandonaran el país, y Francia había pedido a sus ciudadanos que se quedaran en la capital.

El aliado histórico de Francia, Idriss Déby, siempre había sido salvado a tiempo por el ejército francés, que lo veía como el eje central de su estrategia para controlar la región del Sahel. Para Francia, Chad representa la principal base militar y operativa del país imperialista. La presencia francesa en el país permite el despliegue de la Operación Barkhane (5.100 soldados) destinada a estabilizar la región de la triple frontera entre Chad, Mali, Níger y Burkina Faso, y posibilitar la intervención en la República Centroafricana y en toda región del Sahel. Por lo tanto, no hace falta decir que Chad es un aliado central del imperialismo, aunque este país es uno de los pocos que tiene un ejército relativamente capaz hasta ahora (con armamento y entrenamiento francés) para asegurar parcialmente su propia estabilidad.

Francia habrá apoyado a Idriss Déby durante casi 30 años. La desestabilización de la región por la multiplicación de las intervenciones francesas y el mantenimiento de la miseria económica y presupuestaria de los países de la zona provocó la creación y proliferación de grupos paramilitares y facciones rebeldes. Esto fue presionando a Francia para intervenir para salvar a los dictadores en extremis que necesita para mantener sus intereses en la región, como fue el caso en 2016 y 2018 de Idriss Déby.

La ministra francesa de las Fuerzas Armadas reaccionó rápidamente a la noticia, y Florence Parly publicó poco después del anuncio un tuit entre lágrimas en homenaje a Idriss Déby. Una expresión más del cinismo del imperialismo francés que explota, oprime y apoya a los peores dictadores para defender sus intereses.

La muerte de Idriss Déby podría significar una desestabilización sin precedentes para todo el país y la región, pero también para los intereses franceses. Miembro del G5 Sahel, Chad corre el riesgo de entrar en una fase de crisis política extrema en la que Francia podría tener que intervenir para salvaguardar estos intereses. Como explica Gassim Chérif, “Francia continuará su cooperación militar con el gobierno provisional e incluso con ciertos rebeldes si es necesario. Todavía hay corrientes políticas dentro de la oposición que se benefician de la presencia francesa. La presencia militar de Francia en el país es histórica. [...] Es posible que la agitación no sea automática”. Una situación que también podría abrir brechas a disputas sobre el papel de Francia en la región, como hemos visto recientemente en Senegal o en Mali.

Chad, que hasta ahora desempeñaba un papel central en esta estrategia de control de la región para los intereses de Francia, se encuentra, por tanto, al borde de una crisis sin precedentes y es posible que ya no pueda cumplir su función de contener la proliferación de grupos islamistas armados en las fronteras de Burkina Faso, Mali y Níger. Si bien Idriss Déby había desempeñado hasta ahora el papel de un aliado difícil de reclamar en la escena internacional, su muerte abre una gran crisis para el imperialismo francés.

Mahamat Idriss Deby Itno, nuevo presidente chadiano

El nuevo presidente chadiano e hijo de Idris Déby, Mahamat Idriss Deby Itno, anunció la disolución de la asamblea nacional y del gobierno. Para él, se abre una gran crisis política que probablemente durará. De hecho, aunque el efecto de la muerte de Idriss Déby lo obligará a implementar diversas reformas de moderación para dar más espacio a la oposición oficial, nada asegura la estabilidad de esta transición.

Aunque ninguna oposición actual puede o quiere romper con los intereses franceses en la región, la transición política y los conflictos internos dentro del régimen chadiano podrían conducir a una transición compleja que requiera que todas las fuerzas chadianas se preocupen ante todo por este problema político central. En una entrevista para TV5 Monde, Kelma Manatouma señaló, por ejemplo: “Debemos esperar una situación difícil con la decisión de los militares de confiar a su hijo Mahamat Idriss Déby Itno la gestión de la transición. Se le apoda alias Kaká y es muy conocido entre el ejército chadiano, del que es general. Ocupó el jefe de la DGSI, los servicios de seguridad. Es alguien que ya es muy conocido. También trabajó en la oficina de su padre”. Sin embargo, algunos analistas temen que el ejército chadiano esté inmerso en una lucha interna por el poder: "el gran riesgo ahora es una división dentro del ejército chadiano entre los partidarios de Mahamat Idriss Déby (hijo del fallecido presidente), quien fue designado para suceder a su padre. y parte del ejército que quiere acabar definitivamente con la dinástica Déby Itno ”, escribeCheikh Dieng.

A diferencia del gobierno de Emmanuel Macron, nuestra solidaridad va sobre todo hacia la clase trabajadora y las clases populares de Chad que sufren la arbitrariedad y la miseria impuesta por el imperialismo francés y sus títeres locales como Idris Déby.

El artículo original fue publicado en Révolution Permanente.
Traducción: Salvador Soler.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias